Hablar sin escuchar: “Es evidente la falta de diálogo en los medios”



Observo con preocupación que en los últimos tiempos en los medios de difusión gráficos, radiales y televisivos se produce una forma conducta en la que se hace muy evidente la falta de diálogo. La situación ocurre respecto a temas cruciales que afectan a toda la comunidad como pueden ser pandemia, seguridad y economía, entre otros.

Esta falta de diálogo, que a mi entender se extiende a otros espacios, ha dado lugar al denominado “soliloquio”, término que refiere alguien que habla solo. Dicho sea de paso, cuando era niño esa circunstancia despertaba miedo, se asociaba a la locura. El que hablaba solo era considerado un loco.

Las formas modernas de comunicación (Facebook, Twitter, Instagram, entre otras redes sociales), favorecen que las personas se expresen sin considerar las respuestas del otro. Un número notable de gobernantes utilizan esta modalidad. Basta remitirse a cualquier pregunta específica que hace un periodista y la forma evasiva y elegante con que el entrevistado la elude.

“Las formas modernas de comunicación favorecen que las personas se expresen sin considerar las respuestas”, dice el lector. En la foto, una imagen del documental El dilema de las redes Sociales.

Aun más allá del ámbito de la información, cuando se mantienen posiciones rígidas, inflexibles, se recortan datos o se acomodan los conceptos a las ideologías, se crea y desarrolla la tan mentada grieta y el diálogo se fractura.

Si el monólogo es el destino, por mi parte elijo a Tato Bores que sigue siendo vigente y, ciertamente, mucho más divertido.

Jorge Eduardo Dimov

Médico Psicoanalista

jorgedimov@yahoo.com.ar

OTRAS CARTAS

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela. Foto: Reuters /Eduardo Munoz.

La Asociación Nuevos Derechos del Hombre desea expresar su complacencia por la decisión del Gobierno Nacional de haber modificado su posición expuesta la semana pasada por el Representante Permanente de nuestro país ante la Organizacion de Estados Americanos (OEA) respecto del excelente informe sobre la situación de los Derechos Humanos en Venezuela, presentado por la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos y ex-presidenta de Chile, Michelle Bachelet.

La acción sistemática de denuncia sobre la violación de los Derechos Humanos en la Argentina y en algunos países del mundo realizada y protagonizada por el presidente Raúl Alfonsín desde 1983, no debería haber sido quebrantada por ningún gobierno de nuestro país. La defensa de esos derechos identificados como propios de las sociedades civilizadas no puede ser abandonada ni negada por ningún gobierno representativo y democrático de la comunidad internacional.

Venezuela, nación americana que protagonizó junto con la Argentina el proceso de independencia de América del Sur, debe volver cuanto antes a un régimen de libertad y justicia social para el bien de su pueblo soberano.

Raúl A. Ricardes

Presidente Asociación Nuevos Derechos del Hombre

aricardes@hotmail.com

“No les interesa el destino de la Argentina”

Winston Churchill, primer ministro de Inglaterra durante la Segunda Guerra Mundial.

En una película que vi Winston Churchill, primer Ministro inglés, se opone a la invasión a Normandía. Lo hace por su derrota en Gallipoli. Igual quiere embarcarse para acompañar a sus soldados. El Rey Jorge VI le pide que no vaya, porque Inglaterra lo necesita en Londres y su muerte sería un duro golpe. Esos hombres tenían contradicciones y enfrentamientos, ideas diferentes, dudas y defectos.

Pero fueron patriotas que no se dedicaban a enriquecerse a espaldas del reino. Se ocuparon de atender los intereses de Inglaterra. Con errores, mezquindades y veleidades, como todo humano, la dirigencia de Inglaterra venció a la máquina de guerra de la Alemania nazi. Quiero decir que, aunque no simpatizo con la política inglesa hacia nosotros, ellos siempre trabajaron para su país, por eso fueron imperio.

Nosotros tenemos una casta de inútiles, soberbios, arrogantes, ladrones que hunden a nuestro gran país. No les interesa el destino de Argentina sino sus cuentas bancarias, son tan mediocres que sus jugadas quedan rápidamente al descubierto, aunque a ellos no les importa, se esconden debajo del vestido de una mujer, que es un desastre para la patria.

San Martín tampoco desembarcaría hoy. Él hace 200 años que emigró y, de estar vivo, seguiría en Francia. Dios salve a nuestra nación.

Esteban Tortarolo

etortarolo@gmail.com

Pide una vuelta ordenada a las clases

La discusión sobre la vuelta a clases en plena pandemia de coronavirus continúa. Foto: Ministerio de Educación de San Luis.

Ninguna autoridad nos preguntó a los padres qué ocurre con los jóvenes en casa. O en la calle, o en la esquina, cuando no hay espacio en casa ni acceso a la tecnología y la conectividad, como les ocurre a muchas familias.

La apatía, el desgano, el desinterés, la falta de motivación y creatividad, la ausencia de esperanza en el futuro, el deseo junto al miedo a salir y encontrarse con otros, el no sentirse parte, la negativa a conectarse a clase y a los grupos, el abandono definitivo de la escuela, son sólo algunas de las conductas que observamos.

La mayoría del alumnado tendrá, seguramente, años por delante para volver a socializar y compartir en la escuela.

¿Pero los que están por egresar? ¿Los de 6° y 7° años? ¿Qué posibilidad de recupero tendrán de éste, su último año, con todo lo que social y afectivamente significa?

¿Por qué no se considera la vuelta parcial y progresiva de éstos alumnos en los meses que restan del año? ¿Por qué no salir del todo o nada, todos o ninguno? ¿Por qué no permitir que aprendan a salir, a cuidarse y a cuidar del otro en el encuentro con sus pares?

Estoy convencida de que la función más importante de la escuela secundaria es la de propiciar la socialización. Espero se busquen los caminos y los protocolos necesarios para que lo siga siendo.

Margarita Mrozek

margaritamrozek@gmail.com

“Las bibliotecas pueden trabajar perfectamente”

Biblioteca Ricardo Güiraldes. Foto: Lucía Merle.

Desde marzo las bibliotecas están cerradas y las personas de más de 60 años, encerradas. Esto significa que los bibliotecarios no podemos trabajar en forma presencial y que los mayores, que hoy en día son los que interactúan con las bibliotecas, tampoco pueden gozar del beneficio psicológico y cultural de la lectura.

Lamentablemente hoy las bibliotecas no son centros de aglomeración y nadie se acuerda de ellas ni de nosotros los trabajadores.

En momentos cruciales, donde ni siquiera funcionan normalmente las escuelas, la biblioteca siempre es el recurso más democrático para estar en contacto con la lectura y las distintas formas de información. Con protocolos correctos, las bibliotecas pueden trabajar perfectamente. Que alguien nos tenga en cuenta.

Susana Milla

susanalmilla@hotmail.comom

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1