Gerardo Morales y el caso Jujuy, que pasa su “peor momento”: “El coronavirus nos viene arrinconando”



Después del anuncio del presidente Alberto Fernández de la apertura escalonada de la cuarentena, los gobernadores de Jujuy, Río Negro y Chaco contaron la situación de sus provincias, que son las más castigadas por el coronavirus después del Área Metropolitana de Buenos Aires.

El discurso más enfático fue el del mandatario jujeño Gerardo Morales, quien dio detalles del avance del virus en su provincia, que hasta hace algunas semanas parecía encaminarse hacia una flexibilización total y ahora pasa por “el ojo de la tormenta”, según el dirigente radical.

Morales puso énfasis en enviarle un mensaje a los distritos con pocos casos, a los que les pidió no relajarse porque, según remarcó, nadie ha “ganado esta guerra”.

“El coronavirus nos viene arrinconando y matando mucha gente. Lo mejor que podemos hacer es seguir trabajando unidos”, destacó Morales. Reconoció el gobernador jujeño que “nunca” pensó que iban “a tener casos con la potencia que ha llegado a la provincia en este último mes”.

“El caso Jujuy viene bien contarlo porque después de tres meses sin casos hemos tenido tres orígenes del brote y ahora estamos en el ojo de la tormenta y en el momento más complicado”, insistió.

Actualmente, la provincia tiene 640 casos confirmados y, según Morales, el 70% de los activos son asintomáticos.

Antes que Morales habló la gobernadora de Río Negro, Arabella Carreras, quien también especificó la situación de su provincia, que actualmente tiene “218 casos activos y 944 casos de personas que se han recuperado”. El primer caso confirmado en Río Negro fue el 6 de marzo.

Mirá también

Después de señalar que “todavía no se ha visto estresado el sistema de camas de terapia intensiva”, advirtió que es en General Roca donde “se están produciendo la mayor cantidad de casos en estos días y se está trabajando muy intensamente ahí”.

Por último fue el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, quien dio detalles de la situación de la provincia, que es la más afectada después del AMBA.

Mirá también

“Uno participa en este evento con el dolor de los que nos dejaron, con lo que eso significa. La sensación de que siempre se puede hacer más para proteger la vida”, sostuvo Capitanich, quien precisó que actualmente 2.793 casos confirmados y 122 víctimas fatales.

“Ahora estamos focalizados en detectar, cuidar y aislar. Es la fórmula. Sé que falta y que no alcanza a reparar los problemas preexistentes, pero lo vamos a hacer entre todos. Nos enfrentamos a una pandemia que obviamente es muy compleja de resolver. Esto se resuelve con todos; con solidaridad”, insistió Capitanich.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *