Gabriela Mandato fue a dar a luz, se enteró de que tenía coronavirus y vivió un calvario



Es actriz, vedette, conductora y durante muchos años fue conocida por ser una de las bailarinas principales del ciclo Pasión de Sábado. Pero este año, Gabriela Mandato recibió la mejor noticia de todas: se convertiría en mamá después de muchos años de búsqueda.

Sin embargo, lo que soñaba como el momento más feliz se terminó convirtiendo en horas de verdadera angustia e incertidumbre. Es que poco antes de ir al hospital para recibir a su hijo por cesárea, a Gabriela se le hizo un hisopado y detectaron que tenía coronavirus.

Allí comenzó su calvario. En la clínica CEMIC le explicaron que su marido no podría entrar a la sala de partos para presenciar la llegada de Ignacio, así llamaron a su bebé.

“Estuve nueve meses cuidándome, sin ir a trabajar, no sé cómo llegué a contagiarme”, se lamentó Gabriela en El run run del espectáculo, el ciclo de Crónica TV conducido por Fernando Piaggio. “Me dijeron que mi marido era contacto estrecho y que para ellos era positivo también así que me tenía que buscar a alguien que me acompañe. Fue muy duro todo, fui llorando a hacerme la cesárea”, recordó vía Zoom, desde su casa y con su bebé en perfecto estado de salud.

A pesar del mal momento que vivió, Gabriela Mandato se declaró feliz por el nacimiento de Ignacio, su primer hijo.

Pero lo peor se dio en las horas posteriores al nacimiento de Ignacio. “Fue horrible, me trataron muy mal. Me pusieron en una sala de aislamiento con mi hijo, solos los dos, nadie nos decía nada. ¡Lo mal que trataron al nene! No lo querían venir a atender. Me decían que primero veían a los nenes que estaban sanos, y mi bebé dio covid negativo”, relató indignada Mandato, con lágrimas en los ojos.

Y agregó: “Nos dejaron encerrados en una habitación, sin poder salir, no nos dejaban entrar cosas. Encima a mí no me salía la leche, yo me daba cuenta de que el nene no estaba bien. Entonces les decía que viniera alguien a verlo, pero nada… El nene bajó de peso más de lo común porque nadie me lo vino a ver”.

En ese momento de su descargo, muy enojada, la vedette también le dedicó unas fuertes palabras al staff médico del centro en el que decidió tener a su hijo. “Las enfermeras sí entraban y lo pesaban, a ellas las mandan al muere, pero los médicos tenían pánico. ¿Por qué no se dedican a otra cosa?”, reclamó.

Desesperada, Gabriela contó que tuvo que hacer una escena para que finalmente alguien se hiciera cargo de revisarlos tanto a ella como a su bebé recién nacido.

“Me llamaban por teléfono, me preguntaban si estábamos bien y nada más. No revisaban al nene, no me miraban la herida… Entonces empecé a los gritos, con los puntos de la cesárea, y recién ahí vinieron”, contó Mandato en Crónica.

Y ya sobre el final terminó diciendo: “Sufrí discriminación, por supuesto, pero no me importa que me discriminen a mí. Lo que más me dolió es que discriminaron a mi bebé. Porque a mi nene no lo tocaba nadie, le tenían miedo. Nació el lunes a las 11 de la mañana, lo revisaron rápido en ese momento, nos dejaron aislados y lo vinieron a ver recién a la noche. Fue muy horrible, no entiendo el protocolo sanitario, se deberían cuidar mejor estas cosas”.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *