Freno al gasto: el Gobierno apura límites al bono de ayuda IFE y al ATP de pago de salarios



Mientras Alberto Fernández ​se prepara para endurecer la cuarentena en el Area Metropolitana de Buenos Aires, el Gobierno define cambios en la política de asistencia social para garantizar su cumplimiento.

Sin demasiado margen fiscal, apuntará a enfocar los programas de Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) sólo en el AMBA, Chaco y aquellas zonas geográficas en las que se mantienen ó deban imponerse en el futuro- fuertes limitaciones después de tres meses de aislamiento; y las recortará en el resto del país donde se pudo retomar el grueso de las actividades.

En la Casa Rosada admiten las “restricciones fiscales” y la decisión de controlar la emisión monetaria y, en consecuencia, explican la necesidad de implementar cambios en la asistencia social y “limitar el IFE y el ATP a los lugares en los que sea estrictamente necesario”.

Mirá también

Así, se acotará el universo de beneficiarios: los 8.839.044 que recibieron las dos primeras rondas del IFE y unos dos millones que el Estado y los más de dos millones de trabajadores que cobraron parte de sus salarios por el ATP.

“El diseño tiene que ser quirúrgico”, plantean altas fuentes oficiales. 

Aunque en el Gobierno repiten que hasta fin de mes tienen tiempo para decidir cómo se instrumentará, entienden que el anuncio del endurecimiento de la cuarentena tiene que estar acompañado de certezas respecto al futuro de ambos programas.

Mirá también

Por eso, el Gabinete económico que reúne cada miércoles con el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; apura el paquete de medidas.

“El Gobierno va a tomar todas las medidas que estén a su alcance para continuar protegiendo los ingresos, el trabajo y la producción en estos momentos tan difíciles de pandemia”, dijo el ministro de Economía, Martín Guzmán ante la consulta de Clarín sobre la posibilidad de renovar la IFE y el ATP. “Es fundamental proteger a las empresas y a los trabajadores para poder salir bien parados de la pandemia”, agregó.

Junto a sus pares Matías Kulfas (Desarrollo Productivo) y Claudio Moroni (Trabajo); el presidente del Banco Central, Miguel Pesce; y la titular de ANSeS, Fernanda Raverta; y Mercedes Marcó del Pont (AFIP); pulen la propuesta que le llevarán a Fernández.

Mirá también

Así, aunque evitó dar detalles de cómo se instrumentarán los cambios, el funcionario confirmó que la ayuda se mantendrá y contó que “se diseñarán las medidas de modo de tener el máximo impacto minimizando el incremento del déficit fiscal que generan, pues es fundamental para la estabilidad macroeconómica mantener el déficit fiscal bajo control“.

Para el IFE, el Gobierno dispuso una inversión de 90 mil millones de pesos para abonar $10 mil pesos a cada beneficiario, cada dos meses. Hasta el momento se dispusieron dos rondas de pagos: la segunda comenzó a pagarse este mes.

En CABA, el IFE llegó a 348.598 personas que no tienen trabajo formal ú otra prestación social, excepto los que reciben la AUH.

Provincia abarcó diez veces más: 3.220.662 de beneficiarios. Pero la realidad en territorio bonaerense también es diversa y por lo tanto ese número podría bajar. Es que 64 distritos de la provincia -todos del Interior- que ya se encuentran en la etapa 5 de la cuarentena, porque no registran casos desde hace 21 días; y hay otros 29 en fase 4, con una tasa de duplicación de casos superior a los 25 días.

Mirá también

En cambio, los 40 municipios que junto a la Ciudad integran el AMBA y en el que -según el censo 2010- se concentran 14,8 millones de habitantes, se mantienen en fase 3, pero sólo por ahora: ante el crecimiento de la cantidad de casos, en el Gobierno consideran “inevitable” que se dé marcha atrás. Por lo que en la región se pagará la tercera cuota del IFE.

En Chaco, donde el gobernador Jorge Capitanich no pudo imponer aperturas ante el inminente colapso del sistema sanitario, probablemente también vuelvan a cobrar la mayoría de los 347.639 empadronados. Lo mismo ocurrirá con otras provincias en los que se deba endurecer el aislamiento. 

Una pauta similar regirá para al ATP, destinado a empleados formales de empresas privadas y que prevé un piso de asistencia del salario mínimo vital y móvil ($16.750) y un máximo de dos.

Para un nuevo desembolso, además de las fases de la cuarentena que regirán para la IFE, se excluirán a las empresas con más de 800 trabajadores y sólo los sectores que no fueron habilitados para retomar actividades desde el inicio de la cuarentena (turismo, hotelería, entre otros) mantendrán la totalidad del aporte.

En la segunda ronda, el Estado se hizo cargo del 50% del salario de dos millones de trabajadores privados de 240 mil empresas. Una inversión que, según el informe que dio Cafiero en el Senado, totaliza 88 mil millones de pesos.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1