Final de la Champions League: París se preparó para la fiesta, pero todo terminó en lamentos, disturbios y gases lacrimógenos



Una inmensa decepción se sintió en Francia ante la derrota de Paris Saint-Germain frente a Bayern Munich, en la final de la Champions League. La fiesta en la avenida de los Campos Elíseos se arruinó. Un silencio de misa se apoderó de la capital y la gente comenzó a abandonar los bares en silencio. Hasta que un grupo de fanáticos comenzó a enfrentarse con los policías antidisturbios, que recurrieron a los gases lacrimógenos para vaciar la avenida en el Arco del Triunfo.

Se había convertido en peatonal para celebrar hasta la una de la madrugada, la hora límite en plena segunda ola del coronavirus, que este domingo tuvo 5.000 nuevos casos en Francia. Miles de personas esperaban festejar el triunfo con cánticos, bengalas y bailes. Pero fue una noche frustrante y debieron conformarse con los retos policiales -hubo 3.700 efectivos- para evitar los desbordes y alertar por el uso de protección por el virus.

“Felicitaciones a Bayern Munich por su partido excepcional y al Paris Saint-Germain. La hora de la victoria llegará para el futbol francés “, dijo el presidente Emmanuel Macron.

La Policía echa a los hinchas del Parc des Princes. Foto AFP

Kingsley Coman, un francés formado en el PSG, les quitó la esperanza de ganar por primera vez la Champions League con un impecable cabezazo. La nueva fuerza colectiva del PSG no bastó para ganar en una noche llena de esperanzas, porque la performance de sus grandes estrellas no estuvo a la altura.

Las autoridades quisieron prever este escenario de derrota y armaron un dispositivo excepcional que en la capital francesa sólo se adopta los 31 de diciembre. El temor era no solo garantizar “la seguridad sanitaria” sino prevenir atentados al orden público sobre una avenida que sufrió la destrucción de las manifestaciones de los Chalecos Amarillos. Sus comerciantes aún padecen cierres y pérdidas a causa del coronavirus.

En el estadio Parc de Princes, en Neuilly sur Seinne, 5.000 personas habían conseguido entrar al estadio. Pero no todos tuvieron esa suerte y se instalaron en la calle para seguir el match.

Miles de fans se plantaron delante de la tribuna Auteuil y lanzaron bengalas. La policía antidisturbios los dispersó con gases lacrimógenos. Un perímetro de seguridad alrededor del estadio se instaló para que los fans autorizados pudieran entrar.

Un hincha del PSG se queda quieto en plenos disturbios. Foto AFP

“Los CRS cargaron contra nosotros. Un trapo blanco había sido colocado para proyectar la imagen del partido, pero ellos lo desarmaron y nos dispersaron con gas lacrimógeno” contó Julian, que no tenía entrada .

La multitud se trasladó a los bares y restaurantes del barrio. Pero durante el entretiempo volvió a llegar la policía a dispersarlos. Los bares fueron evacuados y clausurados “por falta de respeto al distanciamiento social”.

La misma actitud adoptó la Prefectura de la Policía en los Campos Elíseos ante bares que no respetaban las obligaciones sanitarias. A las 22.30, 274 personas fueron advertidas por falta de máscaras, que en el área son obligatorias.

Al final del partido, en Parc de Princes la tensión crecía. La policía volvió a recurrir a los gases lacrimógenos porque grupos de fans del PSG arreglaron sus cuentas a las trompadas. Al ser evacuados de los bares, cerca de la puerta de St. Cloud , vandalizaron los tarros de basura de plástico y los incendiaron. Fueron perseguidos por la policía.

Aunque Neymar y Mbappé estuvieron lejos de tener su gran rendimiento, fue una noche triste pero honorable para el PSG. Bayern Munich fue eficaz y despiadado. Y fue campeón.

París. Corresponsal

Mirá también Mirá también

HS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2