Extreman medidas para que el conflicto mapuche no afecte la temporada de turismo en Bariloche



Después de un invierno que figuró entre los más duros de los últimos 20 años y, para colmo, sin turistas, Bariloche espera recuperarse en el verano a pesar de las restricciones que impone una temporada alta con coronavirus. La ciudad tuvo pérdidas de más $10.000 millones entre julio y septiembre. Un golpe difícil de absorber.

A partir del 4 de diciembre la localidad abre sus puertas al país. Los turistas solo tendrán que presentar un certificado médico que confirme que no son pacientes de riesgo, un seguro que cubra de la enfermedad y bajar una APP local para transitar. 

Sin embargo, al escenario pandémico se le suma el recargado conflicto de tierras que protagonizan varias comunidades mapuches en la región. Entre ellas, la de Mascardi, a 35 kilómetros de Bariloche. Justamente el lago Mascardi, su playa, su muelle y su paisaje estremecedor conforman todo un clásico de Bariloche.

La pregunta que se repite en la localidad. ¿Podrán disfrutar del sol y el agua prístina los visitantes que se acerquen al foco del conflicto? Y si los enfrentamientos se suceden ¿afectarán la imagen de la zona en el país?

Es que la violenta toma de la lof Lafken Winkul Mapu se ubica justo enfrente del muelle del lago Mascardi. Miles de personas descansan, toman sol y se bañan en las frías aguas de los lagos de la Cordillera entre diciembre y marzo. El temor de las autoridades es que la disputa, que todavía no tiene un horizonte de resolución, irradie hacia los visitantes de Mascardi y sus alrededores.

Según pudo averiguar este diario, para prevenir posibles ataques o actos de vandalismos, el ministerio de Seguridad de la Nación, que conduce Sabina Frederic, está diseñando un plan de contención no invasivo.

El dispositivo incluye la presencia de 100 agentes de Gendarmería Nacional provenientes de General Acha, La Pampa. En caso de que haya una escalada de ataques, podrían incluso apelar al Escuadrón 34 de Bariloche que cuenta con 400 efectivos distribuidos entre Villa La Angostura y Bariloche. En temporada alta, efectivos del Escuadrón 34, mantendrán el patrullaje ya reforzado entre Bariloche y el Cruce de la ruta provincial 81 hasta la entrada del Tronador, con camionetas y drones.

“(El gobierno) quiere minimizar los niveles de violencia (…) no es exterminio o nada. No estamos militarizando la ruta 40, estamos a órdenes de la justicia”, advirtió el secretario de Seguridad, Gabriel Fuks, a Radio Seis.

En un verano normal arriban a la localidad unos 250 agentes de la Policía de Río Negro desde distintas localidades de la provincia con el fin de acompañar a las fuerzas locales. Debido a las limitaciones que impone la pandemia difícilmente se romperá el techo de más 400 mil turistas que habitualmente llegan a la ciudad. Fuentes de turismo explican a Clarín que se esperan entre 150 mil y 200 mil turistas entre diciembre y marzo, en el mejor de los casos.

Tomando en cuenta el “problema” Mascardi y el número significativo de turistas, es probable que se trasladen de todos modos contingentes policiales destinados a cuidar de los visitantes, se comenta.

En la zona de Mascardi específicamente se instalaron 2 de las 5 cámaras que vigilarán las 24 horas del día el sector. En el Ministerio Público Fiscal hay radicadas 17 denuncias penales y la Policía de Río Negro registra más de 110 denuncias por agresiones y ataques, pero uno de los problemas que enfrentan los fiscales y los agentes es que no hay identificación clara de los responsables que permitan acelerar las causas. Las cámaras deberían cambiar esta realidad, imaginan las autoridades.

También existe preocupación en la dirección del Parque Nacional Nahuel Huapi ante posibles encuentros entre militantes mapuches y turistas desprevenidos en los meses por venir. En temporadas pasadas se produjeron incidentes en el área, como la del grupo de jóvenes que fue agredido y amenazado por los mapuches de la lof en febrero pasado cuando acampaban junto a la lago Mascardi a unos 100 metros de la toma.

“En lo que hace a la situación de público conocimiento en Villa Mascardi, el Ministerio de Seguridad de la Nación está aplicando un protocolo de seguridad junto con el gobierno de la Provincia, asociada a la presencia de mayor personal y el monitoreo con cámaras que se están instalando en la zona”, señaló el intendente del Parque Nacional Nahuel Huapi, Horacio Paradela a El Cordillerano.

“Nosotros, obviamente, deseamos que la gente pueda disfrutar de los lugares públicos, porque justamente son públicos. Como todas las playas del Parque Nacional que están en el lago Mascardi y en el lago Gutiérrez, por ejemplo, y deseamos que no haya ningún inconveniente”, agregó.

Este jueves pasado se desarrolló en Viedma, capital provincial, una nueva edición de la Mesa de Resolución Alternativa de Conflictos con los Pueblos Originarios, liderada por la ministra de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Marcela Losardo. Junto a ella estuvieron la ministra Frederic y la gobernadora, Arabela Carreras.

En la mesa se trazaron las líneas principales del conflicto y se ratificó la intensión de darle cuerpo al magro operativo de seguridad que rodea al predio usurpado, trascendió.

El 6 de noviembre un grupo mapuche tomó durante una hora y media la parroquia de El Bolsón en reclamo por la orden de desalojo en un terreno del Obispado de San Isidro en el mismo Mascardi impartida por la Justicia de Río Negro. Ante los continuos hechos de violencia el presbítero Mariano Caracciolo solicitó a la Justicia provincial suspender la restitución.

Aunque el proceso judicial continúa en marcha, el religioso le informó al abogado que seguía la causa, Ernesto Saavedra, que lo despide de sus funciones legales. Saavedra había presionando para que el gobierno impulsara el desalojo en Mascardi. “Hoy es un día muy triste para todos los católicos y para todos los honestos y la gente de bien”, indicaron los vecinos de la villa en relación al despido en un mensaje público. “Nos enteramos que el jueves pasado el Obispado de San Isidro a través del Vicario Mariano Caracciolo hizo cesar en sus funciones al abogado Ernesto “chino” Saavedra quien lo representaba en la causa Obispado de San Isidro sobre usurpación de los terrenos de éste en Mascardi. Esto como “premio” a que el letrado con su inmejorable gestión hizo que la justicia fallara a favor del Obispado y decidiera desalojar el predio ocupado por estos delincuentes”, agrega el texto.

Mirá también Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *