“Estudiar las subastas como lo hicieron los Nobel es muy importante para la economía”



Estudiar las subastas y las licitaciones desde la Economía no se circunscribe únicamente a Estados Unidos, tal como fue el caso de los dos galardonados con el Nobel este lunes. En Argentina algunos economistas investigan esta rama de la teoría de los juegos y resaltan que es una de las áreas en donde la teoría se complementa muy bien con la práctica.

Es el caso del economista Federico Weinschelbaum, profesor de la Universidad Torcuato Di Tella e investigador del Conicet, que estudia el tema de las subastas en la Argentina. En diálogo con Clarín contó que los galardonados por la Academia Sueca “son dos personas que saben muchísimo del tema. Son dos tipos grosos. Bob Wilson es pionero y hasta tenía ya dos discípulos que ya recibieron el Nobel con anterioridad, como Alvin Roth y Bengt Holmström”.

Según explicó, es de suma importancia el estudio de las subastas. Sin ir más lejos, en todos los reglamentos de los gobiernos hay tres tipos de compras: las directas, licitaciones privadas y licitaciones abiertas. Y ahí, en estas cuestiones, entender cómo se desarrollan este tipo de mercados, sirve.

Es que según dijo, las subastas y licitaciones están pensadas para donde no hay un mercado. “Entonces, o se crea el mercado ad hoc y se incorpora competencia antes de la asignación de quién va a hacer determinada obra, por ejemplo, o en bienes homogéneos surge como un intento de transparencia, como por ejemplo, en las obras públicas”, dijo.

Mencionó que, así, “una parte muy grande de las compras se hacen a través de subastas, como por ejemplo, con las nuevas tecnologías, el 4G de los celulares, el licenciamiento de las redes se hacen con licitaciones”.

Weinschelbaum aborda la temática de las subastas y licitaciones desde Argentina. Junto su colega, Leandro Arozamena, se metieron de lleno en investigar algunas de las aristas de este campo. En concreto, cómo afecta la corrupción a los distintos tipos de subastas y también la incidencia del favoritismo.

“Por ejemplo, el impacto de si el gobierno argentino define que una licitación prefiere una empresa local a otra internacional, por el efecto derrame, qué implicancias tiene”, avanzó.

El Premio Nobel de Economía fue atribuido este lunes a los estadounidenses Paul Milgrom, de 72 años, y Robert Wilson, de 83, dos expertos en diseñar procesos de subastas de productos y servicios para ayudar a compradores y vendedores encontrar un acuerdo.

La teoría económica, específicamente la rama de la microeconomía -que estudia en detalle cuestiones de contratos, precios y mercados de la economía-, hizo aportes significativos a lo que se denomina estudio de las subastas en las últimas décadas. La mayor parte de las investigaciones de Milgrom y Wilson sobre estos temas se llevaron a cabo hace ya casi 40 años, en la década de los ochenta.

El “premio del Banco de Suecia en ciencias económicas en memoria de Alfred Nobel” se les otorgó por “mejorar la teoría de las subastas e inventar nuevos formatos”, dijo el jurado de la Academia Sueca de Ciencias.

“Las subastas están en todas partes y afectan nuestra vida diaria”, dijo el jurado. En la premiación Wilson admitió jamás haber estado presente en una subasta para luego escuchar de fondo que sí en verdad había sido el caso. “Acá mi esposa me dice que compramos unas botas de ski por eBay, entiendo que eso es un proceso de subastas”.

En medio de la pandemia del coronavirus, estos economistas, ambos profesores de Stanford, recibirán el premio de 10 millones de coronas suecas (unos US$ 1,1 millón) desde sus hogares en Estados Unidos.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1