Estados Unidos: un escándalo familiar de Donald Trump empaña el comienzo de la convención republicana



El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, inicia este lunes una semana crucial en busca de su reelección con la convención republicana que lo tendrá como estrella absoluta durante cuatro días. Pero, cuando él tenía ya todo listo para su gran fiesta, apareció un escándalo familiar que lo complica: salieron a la luz 15 horas de grabaciones en las que su hermana mayor, una prestigiosa ex jueza, señala que el presidente es cruel, mentiroso y que no tiene principios.

En un formato virtual inédito, como consecuencia del coronavirus, la convención del Partido Republicano comienza este lunes en Charlotte, North Carolina, con la votación de la nominación de la formula Trump-Pence, y terminará el jueves en Washington DC, en una ceremonia donde el presidente aceptará la designación en un discurso desde la Casa Blanca que culminará con fuegos artificiales, según se informó.

Las luces de la convención demócrata ya se apagaron esta semana y Trump tenía todo listo para su gran show en el prime time televisivo para intentar alcanzar en las encuestas a su rival Joe Biden cuando unos audios difundidos el sábado por la noche por The Washington Post revelaron durísimas acusaciones de su hermana mayor, Maryanne Trump Barry, de 83 años. Ya no son palabras de sus rivales políticos ni de ex funcionarios que abandonaron la Casa Blanca: las balas vienen desde el seno de su propia familia y de una prestigiosa ex jueza federal de New Jersey.

Las grabaciones fueron hechas en secreto entre 2018 y 2019 por la sobrina del presidente, Mary Trump, quien el mes pasado publicó unas memorias en las que describía la “familia tóxica” en la que creció el mandatario. Ella es hija del hermano mayor del presidente, Fred Jr, que murió a los 42 años envuelto en problemas de alcoholismo. Robert, el hermano menor de Trump, murió el sábado de la semana pasada y su funeral se llevó a cabo el viernes en la Casa Blanca.

Robert había intentado bloquear en la justicia la publicación de libro, argumentando que Mary estaba violando un acuerdo de confidencialidad firmado en 2001 después de la liquidación del patrimonio de su abuelo, el patriarca Fred Trump.

Donald Trump y Maryanne Trump Barry, en una foto de 1990.

Pero sus esfuerzos fueron vanos porque el libro salió igual a la venta y se vendieron casi un millón de copias el día de la publicación, aunque la Casa Blanca lo calificó como “un libro de falsedades”.

Ese libro ya contaba con testimonios de la hermana mayor de Trump. Pero la difusión de los audios en este momento es impactante. En la serie de diálogos, Maryanne criticaba a su hermano por su política de inmigración, por la que centenares de niños fueron separados de sus padres en la frontera y enviados a centros de detención. “Todo lo que quiere hacer es atraer a su base…y su base, por Dios, si uno es religioso debería querer ayudar a la gente. No esto”, dijo en las grabaciones. “No tiene principios. Ninguno”. “Sus malditos tuits y sus mentiras, Dios mío”.

En otra parte de la conversación, Maryanne le dice a su sobrina: “Es la falsedad de todo. Es la falsedad y la crueldad. Donald es cruel”.

También se refiere a un episodio narrado en el libro en el que asegura que el presidente pagó a alguien para que hiciera en su lugar el test de admisión a la Escuela de Negocios de Wharton, en la Universidad de Pennsylvania, una de las más prestigiosas del mundo. “Entró en la Universidad de Pennsylvania porque hizo que alguien le hiciera los exámenes”, dijo Maryanne, y agregó que incluso recordaba el nombre del contratado.

Cuando se publicaron los audios, la Casa Blanca emitió un comunicado de Trump: “Todos los días hay algo más, qué importa. Extraño a mi hermano y continuaré trabajando duro por los estadounidenses. No todos están de acuerdo, pero los resultados son obvios. ¡Nuestro país estará pronto mejor que nunca!”.

​Trump buscará que estas grabaciones no empañen el comienzo de la convención, donde su familia estará en primer plano y en momentos en que busca recuperar terreno para las elecciones del 3 de noviembre frente a Biden, que le saca 7,6% de ventaja de promedio en las encuestas (aunque algunas le otorgan solo 4 puntos).

Aunque la agenda no está confirmada aún, se espera que los Trump sean protagonistas excluyentes. El lunes Trump aparecerá desde Charlotte, donde se juntarán algunos delegados para votar su nominación. El martes hablará la primera dama Melania y entre los cuatro días también habrá lugar para Donald Jr, Eric e Ivanka, los tres hijos más involucrados en la administración, y también Tiffany, abogada y la única hija que tuvo con Marla Maples. Es posible que también aparezca el yerno, Jared Kushner.

El miércoles aceptará la nominación Mike Pence y el jueves cerrará el propio Trump con un discurso desde la Casa Blanca que será seguido de una andanada de fuegos artificiales en los monumentos más importantes de Washington.

Mirá también Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2