Estados replegados y potencias débiles, los efectos del coronavirus en la geopolítica



Si hiciéramos caso a las especulaciones futuristas expuestas en el cine, el mundo en el 2019 tendría que parecerse a la sociedad robotizada y crepuscular que nos dibuja Blade Runner (1982), o quizá al superpoblado y contaminado mundo de Soylent Green (Cuando el destino nos alcance, 1973), cuyo argumento transcurre en 2022. Sin embargo, a comienzos del 2020, la película que mejor retrata nuestro mundo actual es Contagio (2011), en la que un virus desconocido se expande desde China al resto del mundo y provoca una pandemia global.

El coronavirus SARS-CoV-21 es ciertamente menos peligroso que el que describe Contagio. Sin embargo, tiene un componente igual de perverso, ya que se expande de manera “sigilosa”: tarda en mostrarse, puede ser asintomático, es tremendamente infeccioso debido a su gran “afinidad” a las células humanas, y en algunos casos, presenta un asolador pico virémico al final del período de incubación, que obliga a muchas hospitalizaciones de larga duración.

La metáfora del “cisne negro” encaja perfectamente con el actual contexto: si bien la posibilidad de una pandemia a escala global había sido contemplada por los analistas en las dos últimas décadas, una de la enorme magnitud de la actual no era una de las hipótesis consideradas más probables. Es más, no era descabellado pensar que en el caso que se produjera, el sistema internacional actual sería capaz de combatirla de manera efectiva, como sucedió en el caso de otros coronavirus precedentes.

Mirá también

Igual que ya hiciera la muerte negra (o peste bubónica) en el siglo XIV -en aquella ocasión en la dirección contraria, desde Europa hacia Asia– la epidemia se ha propagado a través de la Ruta de la Seda. Sin embargo, en esta ocasión la expansión del covid-19 ha sido mucho más veloz, y por vía aérea: se ha extendido por el hemisferio norte en pocas semanas, afectando de forma severa a las regiones más envejecidas del mundo (Madrid tiene el récord europeo de esperanza de vida al nacer). Y mientras que a comienzos de abril de 2020 el mapa de expansión de la pandemia se solapaba con el de las rutas aéreas era de prever que a medida que avanzaran las semanas, su impacto sería aún más global.

El escritor Nassim Nicholas Taleb, que ya nos había advertido de manera temprana del potencial dramático del virus, recuerda que “los sistemas complejos interconectados tienen algunos atributos que hacen que determinados acontecimientos se produzcan en cascada y fuera de control, produciendo resultados extremos”.

Según el autor, el quiebre en la política global que producirá la pandemia del Covid-19 es comparable ala caída del Muro de Berlín, en noviembre de 1989. /AP

Esta pandemia es la prueba de estrés perfecta para la sociedad global contemporánea y, debido a su naturaleza brutal y masiva, constituye una verdadera sorpresa estratégica, equiparable a la caída del Muro de Berlín en 1989 o la crisis financiera del 2008.

Incógnitas y temores​

Estamos todavía muy lejos del final de la crisis, y son muchas las incógnitas que siguen abiertas. De momento, todo el mundo ve en esta crisis motivos suficientes para confirmar sus certezas o sus temores según el prisma de quien las interprete tanto en Oriente como en Occidente, tanto en la derecha como en la izquierda.

Mirá también

Podemos extraer del conjunto algunas tendencias que parecen más probables que otras: el repliegue de la globalización; el declive del populismo –y sin embargo el éxito del soberanismo y la revancha de las fronteras–; el retorno con fuerza del poder público; el advenimiento de las sociedades de la vigilancia y la proliferación de las conductas aislacionistas; el riesgo de acciones políticas o militares oportunistas… Y también podemos apostar a que ningún polo de poder importante emergerá de la crisis como un Estado o modelo hegemónicos.

Por Bruno Tertrais, subdirector de la Fondation Pour la Recherche Stratégique

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *