“Es imprescindible que los dirigentes acuerden una tregua”



El coronavirus debería ser encarado como el ataque de una potencia extranjera a nuestro país y sus habitantes. Con ese enfoque, el virus debe ser enfrentado por todos y cada uno de nosotros con toda energía y sin excepción.

En ese proceso, las cuestiones prácticas para un individuo están claras: distanciamiento social, separación en metros y uso de barbijo, entre otras medidas. Además de evitar acumulación de personas en espacios reducidos con poca ventilación.

El lector afirma que “las restricciones a la vida habitual causan enormes tensiones económicas y psicológicasa”. (Foto Guillermo Rodríguez Adami)

A su vez, las organizaciones (Estado, empresas, iglesias, entre otras), al enfrentarse con contagios de individuos asintomáticos deben detectar y aislar los enfermos lo antes posible, incluyendo las personas que pudieran haberse contagiado de los anteriores.

Mirá también

Dadas esas condiciones, las dificultades para abrir una sala de cine son mucho mayores que para autorizar que las personas salgan a correr. Sin embargo, tomando en cuenta las limitaciones conocidas, cualquier aspecto de la vida habitual de los argentinos debería desarrollarse lo más ampliamente posible, para evitar tensiones humanas.

Las restricciones a la vida habitual causan enormes tensiones económicas y psicológicas. Esas tensiones serán inevitablemente mayores en algunos individuos e instituciones que en otros, por razones objetivas (tienen que cerrar su negocio, no pueden pagar los sueldos) o no (no toleran el encierro, el vecino puede contagiarlo) y se canalizarán creando conflictos de todo tipo.

Mirá también

Las medidas de equilibrio que genere el gobierno no alcanzan en sí mismas. Las tensiones afectan la conducta de la gente y, en esta guerra con el virus, es imprescindible la mayor unanimidad posible para lograr coordinación frente al enemigo común.

La autoridad no existe si las personas no la reconocen. No hay ley que pueda evitar que 30 personas celebren un cumpleaños a los besos y abrazos. Tampoco una ley puede evitar que un irresponsable convoque a la reunión, pero sí la convicción personal puede lograr que los otros 29 convocados no concurran.

Mirá también

Esto implica entre otras cosas, el respeto por quienes dan las directivas a la población. No es posible respetar la imagen de dirigentes sin barbijo abrazándose ante la televisión o atacando a adversarios políticos con acusaciones justificadas o no (el hacinamiento en las villas y la falta de recursos médicos provienen de décadas de mal gobierno) o autoelogiándose por lo bueno que hacen con el dinero de todos, sin que sus jefes los desautoricen en forma pública y tajante.

En un país afectado por la grieta, es imprescindible que todos los dirigentes de turno acuerden una tregua genuina donde se escuchen y respeten mutuamente (no vendría mal seguir con otros temas cuando se termine el virus). Si se pierde autoridad y se quiere disimular dividiendo a la población, el costo para el país de ganar la guerra contra el virus será mayor en vidas y en economía.

Enrique Burzyn

​enrique.btb@gmail.com

OTRAS CARTAS

Se queja de los aumentos de precios en cuarentena

“Los comerciantes cobran lo que quieren” , se queja el lector. (Foto: EFE/Juan Ignacio Roncoroni)

Cierta vez, mirando en la televisión las imágenes de un desastre natural que había ocurrido en un país extranjero, mi señora me preguntó: “¿Qué pasaría en nuestro país si sucediera algo así?”. Respondí: “Nos robaríamos unos a otros”. Y luego agregué: “¿Te acordás cuando fueron las inundaciones en Santa Fe y la gente tuvo que abandonar sus casas? Las imágenes de la televisión mostraban, los diarios escribían y publicaban fotografías, informando cómo algunos vándalos desvalijaban lo poco que quedaba en las casas que habían sido abandonadas”.

Mirá también

Mi hipótesis quedó confirmada en este tiempo que llevamos de pandemia. Si bien no hay casas abandonadas para saquear, el saqueo igual existe. Y se da de manera sutil: en los supermercados, en las farmacias, en las casas de comercio y en todos los lugares dónde se venden artículos de primera necesidad: nos meten los dedos en los ojos con los precios.

Mirá también

¿Por qué sucede esto? Por el mismo motivo que se producían los saqueos: el descontrol de las autoridades. Actualmente (y desde antes de la pandemia), los comerciantes cobran lo que quieren por los productos que venden. “Y lleve si quiere. Si no, déjelo en el estante que no se desvalorizará”. “La guerra es la guerra, y el que no se escondió, se j…”, decía con gran ironía un suboficial en mi paso por la Marina durante el servicio militar.

Mirá también

Hoy, esta situación cuasi bélica, irónicamente se está cumpliendo sin moderación.

Daniel E. Chávez

edchavez58@yahoo.com.ar

Sobre los que hacen más llevadera el aislamiento

Tik Tok, una de las plataformas elegidas para hacer más llevadero el aislamiento.

El 20 de marzo el Presidente declaró la cuarentena obligatoria para todo el país y nos tuvimos que quedar encerrados en nuestras casas. Pensamos que iban a ser 15 días de vacaciones y ya vamos por casi 100 en donde estamos igual o peor que antes.

Decimos que los únicos que pueden ayudar al mundo hoy en día son los médicos y los encargados de la salud. Pero mientras nos quedamos en nuestras casas, ¿qué hacemos y a quienes necesitamos para entretenernos y seguir sin salir de nuestro hogar?

Mirá también

Escuchamos música, vemos series y películas en Netflix u otras plataformas, miramos Tik Tok, en donde nos podemos quedar hasta las cinco de la mañana. Sin olvidar a Instagram. Los vivos de los artistas, actores, cantantes, bailarines, influencers, modelos y famosos hacen que los días se hagan más cortos.

Mirá también

Ellos no estudiaron para ser médicos. Su tarea ahora es entretenernos para que la cuarentena se haga menos agotadora. Todos estamos tratando de ayudar para que todos terminemos la cuarentena de la mejor manera posible, cada uno desde su parte y como puede.

María Pochat

merypochat@gmail.com

La tragedia de los Andes y el coronavirus

El avión uruguayo que cayó en 1972 en la cordillera de los Andes.

En estos momentos de tanta incertidumbre, a veces echo mano a historias de supervivencia para levantar el ánimo y cultivar la resiliencia. Una de las que más me sigue impactando es la de la recordada Tragedia de los Andes (1972), en la que un puñado de muchachos lograron resistir 72 días en medio de la cordillera hasta ser rescatados.

Mirá también

Pero hoy lo más relevante para mí de esa experiencia es el estremecedor relato de Carlitos Páez Vilaró cuando dijo: “La mejor y peor noticia que recibimos fue enterarnos que ya no nos buscaban. ¿Por qué? Porque en ese momento todo dependía de nosotros, de nuestro propio esfuerzo, de nuestro ingenio e inventiva.” De alguna manera, siento que hasta que se descubra la vacuna que derrote al Covid 19, también depende de todos y de cada uno de nosotros el resignificarnos y reinventarnos, para poder sobrevivir y acomodarnos a un mundo que distará mucho de aquel en el que vivíamos antes de la pandemia.

Irene Bianchi

irenebeatrizbianchi@hotmail.com

Aclaración:

El miércoles 24 se publicó la carta “Cuarentena. Hay que saber reconocer cuál es el punto máximo de la sociedad”, de Martina Guarnaschelli, DNI 42.567.087. Ninguna relación tiene ese escrito con su homónimo Martina Guarnaschelli, DNI 34.454.557, que se desempeña como Secretaria de Embajada del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1