Entre sus siete hijos y ayudar a la Cruz Roja, cómo es la cuarentena de Maru Botana en su casa de General Pacheco



Si algo resurgió como terapia o pasatiempo para muchas personas que atraviesan la cuarentena por el coronavirus fue la cocina. Así, chefs reconocidos de nuestro país se convirtieron casi en terapeutas y docentes full time a través de las redes sociales.

Desde su casa de General Pacheco, Maru Botana, ícono de la gastronomía y la TV, dice que la pandemia fue también un antes y después para ella. “Con el decreto de aislamiento se siente mucho el aumento de interés de las personas por la cocina”, dice, y cuenta que además de responder pedidos o consultas y multiplicar su contenido en redes, se decidió a impulsar una misión solidaria para ayudar a combatir al coronavirus​.

Como si le sobrara el tiempo para trabajar en sus restaurantes, producir videos y planear actividades junto a sus siete hijos, Maru también colabora con la Cruz Roja en una creativa propuesta solidaria.

Entre su trabajo y la familia, contribuye con la Cruz Roja en “Remates Mágicos”.

Se trata de “Remates Mágicos”, un aplicación digital que busca recaudar fondos para la salud pública. A través de sorteos, remates y donaciones, el público concursa por compartir momentos con referentes del deporte, las artes y, en el caso de la cocinera, la gastronomía. “Voy a compartir con los ganadores una espectacular tarde de cocina en mi taller”, adelanta Maru.

Entre el proyecto de la Cruz Roja y sus videotutoriales, dice que se convirtió en una experta en redes sociales. En su cuenta de Instagram reúne más de 1 millón de seguidores, a quienes les contesta preguntas e ideas.

“Se generó un ida y vuelta muy fluído. A mí me encanta, hace poco había comenzado con las recetas por Instagram y, con la pandemia, la gente empezó a estar más atenta a todo lo que posteo. Me preguntan por recetas o recomendaciones sobre qué cosas comprar. La gente quiere aprender”, cuenta.

Mirá también

Como lo explica la chef, en muchos hogares la cocina se convirtió en la forma de escaparle al aburrimiento. En el caso de los Botana-Solá, sin embargo, aburrirse es cercano a lo imposible. Aficionados a las artes culinarias desde que son chicos, sus siete hijos se muestran ayudando a su mamá a perfeccionar sus recetas mientras prueban nuevas actividades.

Deporte, cocina y arte. Las principales actividades de la familia en cuarentena.

“La familia ha intentado un montón de cosas nuevas desde que hacía calor. Estaban con el tema del skateboard y juegos de obstáculos afuera. Ahora, que hace frío estamos metidos adentro. Hay mucho arte, desteñido de remeras y juegos con los perros. Son varios, pero logran convivir perfecto”, explica la cocinera.

Mirá también

Además de la gastronomía, la familia comparte la afición por el deporte. Maru, que es embajadora de reconocidas marcas deportivas, es amante del running y de moverse constantemente. Ahora, desde su casa en Tigre, cuenta que descubrió dos cosas nuevas: las clases virtuales y el ejercicio en familia.

“Hay mucho arte, desteñido de remeras y juegos con los perros”, dice la chef.

“No puedo empezar un día sin entrenar. Desde subir y bajar escaleras, hasta hacer clases de aerobic o steps. De esa forma pude reemplazar el running, y motivarme. Además, en casa los chicos también se coparon. Cada uno con su clase, compartimos lo que entrenamos y nos divierte”, cuenta.

Mirá también

Es por esa motivación interna de estar en constante movimiento, que desde la habilitación del delivery en los lugares gastronómicos, Maru no lo dudo. Las cocinas de sus locales porteños se reactivaron y ahora pasa sus tardes – y a veces incluso sus noches – trabajando para sus clientes. “Estoy muy feliz de poder seguir cocinando”, revela. 

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1