En Olivos piden salvar un árbol “mágico” tras la venta de una casona centenaria



Corrían los primeros años del siglo XX cuando una enorme casona de estilo colonial comenzaba a construirse sobre la calle Ugarte al 1845, Olivos. Un barrio que, en ese entonces, tenía características muy distintas al que conocemos hoy: reinaban las casas quintas, el puerto aún no se había construido y el asfalto llegaría recién años más tarde.

Desde aquel domicilio, la enorme residencia -finalizada en la década del ‘20- fue testigo de los grandes cambios barriales, pero no en soledad: sobre su terreno, comenzó a crecer un imponente árbol de 15 metros que tiempo después se consolidó como un emblema de la zona. Sin embargo, luego de más de un siglo de historia, los vecinos comienzan a despedirlo. Es que la casa se vendió y este será derribado, una acción que buscan detener.

Al árbol se lo conoce popularmente como “Esencio”. El nombre -y la personificación del mismo- fue gracias a la creación de Edgardo Villegas, un residente de Olivos que se encargó de darle vida al enorme tronco. A principios de los 2000 decidió alquilar aquel hogar para cumplir su sueño de poner un salón de fiestas infantiles, “Esencia”. A partir de entonces, un nuevo capítulo comenzó a escribirse en aquella casa.

Creador. Edgardo Villegas fue quien le dio vida a la casa como un salón de fiestas y personificó a “Esencio, el árbol mágico”.

“La vivienda es histórica por sí misma, pero desde la inauguración del salón lo es aún más. Me animaría a decir que el 90% de los vecinos del distrito lo conocen y aman el árbol. Incluso grandes figuras del barrio como Gustavo Cerati y Hernán Crespo festejaron los cumpleaños de sus hijos acá. Se produjo como una sensación de pertenencia con este espacio”, dice quien hoy, después de 19 años, se despide tras la venta de la casona. Y agrega: “Fue decisión de los dueños y no tengo nada que reprochar. Viví mis mejores años ahí y la gente igual. Tal es así que piden que no tiren el árbol, un cedro azul, ​y que se lo conserve en la quinta presidencial”.

Mirá también

El salón logró destacarse por sobre otros de la zona gracias a su especial temática: “Cuando visité el lugar por primera vez pensé ‘este árbol tiene que ser el protagonista de las fiestas’. Fue entonces que empecé a crear un cuento basado en él. Ahí nació Esencio (el nombre es por el del salón, que representa lo distintivo que este tiene).”, cuenta Edgardo. Y explica sobre la transformación del árbol: “Había que hacerle una cara. Como tenía una rama larga que salía para uno de los costados, decidí cortarla y convertirla en su nariz. Después le agregué los ojos y la boca. Ahí fue cuando el árbol -que está ubicado justo en la entrada del terreno- empezó a tener vida y pasó a ser uno más”.

Mirá también

En los cumpleaños se contaba la historia de “Esencio, el árbol mágico”, un cuento que aún sigue vigente en Olivos y que resurge cada vez que un niño pregunta sobre aquel llamativo arbusto. “La narración comienza con un juego de mancha entre las estrellas. Una se cae desde el cielo hasta un bosque y ahí comienza a crecer Esencio, que podía hablar, sentir y escuchar. Mientras el árbol crecía, una casa también lo hacía a su lado (el salón, llamado Esencia). Cuando contamos el cuento desde ahí adentro se genera como una mezcla entre la fantasía y la realidad. Para los niños es increíble y eso es lo característico y mágico al lugar”, relata el escritor que hoy busca sacar un libro para inmortalizar la historia en papel.

El éxito e impacto de Esencia en el barrio fue tal que, tras la noticia, muchos vecinos comenzaron a juntar firmas y protestar para que no tiren uno de los íconos zonales más queridos e importantes de los últimos años. “Sólo quienes vivimos en Olivos sabemos lo que representativo que es ese árbol. Marcó generaciones y aún lo hace, por eso debemos encontrar un lugar para llevarlo”, dice Graciela, precursora de la iniciativa.

“Queremos que la gente sepa que Esencia no se fue, sigue estando pero en otro lugar. Nos encantaría traer a Esencio a Alberdi 1620 donde estamos ahora, pero es imposible. Me hace muy feliz haberle dado vida a un ícono barrial. Quedará por siempre entre nosotros”, cierra Edgardo.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1