En la secundaria le hacían bullying, pero logró superarse para cumplir sus sueños



“Soy una mujer con fortaleza que va tras sus sueños”, así se presenta Milagros Capasso. Quizás en una de sus ocurrencias imaginarias ha llegado a fantasear que así terminaría el documental de su propia vida.

Es común que su mente se disperse y configure escenas cinematográficas. Sobre todo los últimos cuatro años, que la joven de 22 se anotó en la licenciatura de Artes Audiovisuales en la Universidad Nacional de las Artes (UNA) que ya está a dos meses de terminar.

Sin embargo, lo extraordinario es que a Milagros le espera algo más que un diploma universitario. Al culminar sus estudios no solo será especialista en Realización sino que también se convertirá en la primera estudiante con hipoacusia bilateral en conseguirlo.

Con su cámara. Milagros innovando en su casa para uno de sus cortometrajes académicos.

Algunos creerían que se trata de una labor inverosímil para una persona que no oye bien. Pero, al terminar la secundaria, la vecina de Villa Adelina decidió desafiarse.

No la desalentó –asegura– el hecho de utilizar audífonos intracanal por su hipoacusia. “Nunca tuve miedo por mi condición. No existen las limitaciones cuando uno se propone lograr lo que ama”, admitió a Clarín.

Durante la cursada de las 54 materias fue conformando su propia metodología: cuando no entendía algo en un grupo de estudio, preguntaba; y para seguir el ritmo de las clases, pedía permiso para registrarlas con su grabador.

“En la UNA siempre me trataron como una alumna más. Todos los obstáculos que se me presentaron eran como paredes que había que derribarlas”, aseguró, quien suele compartir sus trabajos fílmicos en su canal de YouTube.

“Soy una alumna común y corriente. Después de todo solo tengo un par de audífonos”, aseguró Milagros Capasso.

Al volver a su casa –exhausta por la jornada académica (a veces de 7 a 23)–, su madre, Silvia Cieri, la esperaba para hacer lo mismo de siempre: desgrabar en la computadora cada palabra de sus clases para que pudiera estudiarlas de un apunte comprensible.

Silvia también ideó su propia metodología para apoyarla en sus estudios: vio decenas de películas sin subtítulos para contárselas sin que perdiera detalles, transcribió su bibliografía en un lenguaje más sencillo para que pudiera decodificarla y –durante la cuarentena– le explicó con paciencia cada vez que la transmisión se tildó.

“Me dijeron que el diploma también me lo darían a mí”, aseveró entre risas. Sabe cómo ayudarla porque, antes de tenerla, se especializó como estimuladora temprana de la salud.

“Después de todo solo tengo un par de audífonos. No soy la hipoacusia que padezco”

Milagros Capasso Estudiante de la UNA

“Dicen que las madres somos intuitivas y nos preparamos antes que acontezca”, relató acerca de su cuarta hija. Ahora, quedó en contacto con la UNA para ayudar con sugerencias sobre la Ley de Discapacidad.

Al remontarse al pasado, Milagros no puede eludir su paso por la secundaria. A pesar de su excelente desempeño –donde los últimos cuatro años obtuvo el mejor promedio– sufrió la soledad. No la invitaban a jugar o estudiar, no le llegaba el regalo del amigo invisible y pasaba los recreos excluida porque la consideraban “contagiosa”. “No fue fácil”, recuerda.

Milagros junto a su amigo Juan, un compañero del UNA que también tiene hipoacusia.

Así fue como desde chica se refugió en el arte. Además de disfrutar de la música que su madre le ponía para estimular su audición, con 9 años empezó clases de baile en reconocidas academias –como la de Flavio Mendoza y la de Hugo Ávila y Lolo Rossi–. Su habilidad le brindó la posibilidad de estar en la apertura del Bailando por un sueño.

Postal. Milagros con su equipo de trabajo de la UNA, donde se especializó en Realización.

“Mi sueño justamente es empezar de abajo y llegar a ser la directora de programación en Disney, El Trece o Canal 7. Sería una gran recompensa por mi lucha cotidiana”, apuntó. diera estudiarlas de un apunte comprensible.

“En el departamento de alumnos me dijeron que fui un antes y un después. Asumieron otra mirada hacia la discapacidad”, resalta.

Mirá también Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *