En la Corte evitaron las definiciones sobre el banderazo del 8N, que volvió a reflejar las diferencias en el tribunal



La octava marcha en contra del Gobierno sumó un nuevo foco de protesta: la Corte Suprema de Justicia. Pero pese a las críticas de los manifestantes del 8N, desde el máximo tribunal evitaron definiciones tajantes. “No hablamos sobre estos temas”, dijeron desde el despacho de uno de los magistrados. En otro respondieron en la misma línea: “No hacemos declaraciones sobre la marcha”. Un tercero fue un poco más allá: “Es una marcha democrática y nadie debería verla mal”.

Más allá del silencio cortesano, la movilización dejó en evidencia la disconformidad de un sector de la sociedad con el último falló de la Corte, el que involucró a los camaristas Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi, y el juez Germán Castelli, los tres apuntados por el kirchnerismo. Y además volvió a dejar en evidencia las tensiones y diferencias dentro del tribunal integrado por Carlos Rosenkrantz, Horacio Rosatti, Helena Highton, Ricardo Lorenzetti y Juan Carlos Maqueda. “Highton, Rosatti, Lorenzetti y Maqueda. Basta de jueces cómplices”, se leía en uno de los carteles que flamearon los organizadores y que dejaba a salvo del enojo a Rosenkrantz, presidente de la Corte, el único que votó a favor de la legalidad de los traslados, al igual que había hecho en un fallo de 2018.

No son tiempos fáciles para los jueces supremos. La decisión sobre el traslado de los jueces los volvió a poner en el centro de la escena. El fallo, que devolvió provisoriamente a Bertuzzi y Bruglia es sus cargos de la estratégica Sala I de la Cámara Federal, tuvo un claro guiño a los intereses de la vicepresidenta Cristina Kirchner. Entre otros puntos, ordenó que se haga un nuevo concurso para ocupar esos lugares en el que los magistrados están habilitados a participar. Nadie cree que en el hipotético caso de ganarlo, su terna sea avalada por el Presidente Alberto Fernández y mucho menos que sus pliegos sean aprobados por el Senado, donde mandala vicepresidenta y el Frente de Todos tiene mayoría.

Una de las imágenes de la marcha del 8N contra el Gobierno en el Obelisco. Foto Germán García Adrasti.

Las tensiones en el tribunal no son nuevas, pero volvieron a recalentarse tras la aceptación del per saltum que habían presentado Bruglia y Bertuzzi para evitar sus desplazamientos. La decisión la tomó Rosenkrantz, como presidente del tribunal, e incomodó a su pares en el palacio de tribunales. De hecho, desde ese momento hasta que salió el fallo, pasaron casi dos meses de fuertes deliberaciones que incluyeron tensiones y diferencias.

Las relaciones entre los jueces no son sencillas y por lo bajo se desconfían y recriminan. Sobre todo cuando aparecen filtraciones sobre sus diferencias en los medios. Lorenzetti y Rosenkrantz mantienen una relación fría y solo condicionada a las cuestiones institucionales. Maqueda tampoco tiene buen vínculo con Rosenkrantz y en el último tiempo aparecieron tensiones entre Lorenzetti y Rosatti. Highton, que no suele involucrarse de manera directa en esas internas, es mirada con desconfianza por su histórica relación con el presidente Alberto Fernández y su buen vínculo con la ministra de Justicia, Marcela Losardo. En ese contexto salió el fallo que decidió la suerte de los jueces trasladados.

El futuro de la Corte promete capítulos con más tensiones. El máximo tribunal aún tiene que decidir sobre una impugnación presentada contra la ley que en 2006 -con impulso de la entonces senadora Cristina Kirchner- reformó la integración del Consejo de la Magistratura, que redujo de 20 a 13 sus miembros. Esa decisión es clave porque podría declarar inconstitucional esa reforma.

No es el único fallo con condimentos políticos que tiene en agenda el máximo tribunal. Aún tiene que definir sobre el recurso de amparo que presentó el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, luego de que el Presidente decidiera sacarle más de un punto de coparticipación a la Ciudad, en el medio del coronavirus, para trasladarlo a la Provincia de Buenos Aires.  

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *