“En la Argentina nos habituamos a usar dos varas para medir”



Periódicamente, y cada vez con mayor frecuencia y naturalidad, la sociedad argentina nos da muestras de vivir inmersa y conforme en un doble estándar.

Hay mentes oscuras y malpensadas que encuentran en todo parcialidad y manipulación.

Se declama el rechazo al bullying, pero se acepta en los medios masivos que una conductora televisiva se burle de un corte de cabello o de un sentimiento si vienen de opositores. Pocos chistan, está bien reírse del otro, desviando la discusión .

Tribunales federales de Comodoro Py.

Los jueces denunciados de ostensible corrupción son sostenidos por el mismo gobierno que reclama sanear los tribunales. Está bien sostener a los magistrados útiles. Los mismos políticos que reclaman transparencia en el llano, cuando suben al poder protegen a los suyos involucrados en cohechos y complicidades que los han enriquecido impunemente. Para los socios, todo.

La democracia se reclama a gritos de tribuna, pero se bloquea en los sindicatos aliados, las provincias asociadas e incluso en los propios partidos políticos. La causa a veces necesita de nepotismo y mercenarios.

Mirá también

La ley debe ser interpretada en un sentido garantista para unos, pero en el opuesto para otros; incluso por el mismo intérprete, cuando aporte apoyos, votos o mano de obra libre de imperios moralistas. Las cortes serían una herramienta más de conducción social.

Las concesiones legales son para algunas facciones. ¿Serán instrumentos de venganza o sumisión?

Mirá también

La espada de la Justicia tiene filo de un solo lado y parece que la venda le cubre sólo un ojo, para la foto.

Adoramos la vida como bien supremo, pero se insiste en disponer de la de otros, según intereses de ocasión. En general, todos los valores serían relativos, individuales y coyunturales. Los bienes personales o riqueza son privilegio para algunos. En otros casos se toleran y hasta auspicia la aplicación de más o nuevos impuestos, las ocupaciones de casas y campos particulares o espacios públicos. Pareciera que la propiedad y las ganancias (ajenas) son de uso discrecional.

Mirá también

Hay pueblos originarios y aborígenes en cada vereda. A unos palos y segregación, a otros se da rienda suelta para usurpar, saquear y quemar. Hijos y entenados de la tierra.

Nos irrita la cuestión racial en el extranjero, pero se ocultan bajo la alfombra de la desinformación los casos propios de maltrato y dominación. Tal vez se trate de analizar la paja en el ojo ajeno, sin ver la viga en el propio. ¿Habrá en la agenda mediática pública algo al estilo de Halloween: “Pauta o patota”?

Por lo pronto, en el resto de la comunidad se ha instalado la descalificación y el agravio antes que el análisis racional, la confrontación antes que la discusión educada, la chicana reemplaza a la argumentación, los calificativos privan sobre los sustantivos, los rótulos sobre los conceptos, el partidismo primando sobre las ideas.

En la Argentina nos hemos habituado a usar dos varas de medida, a aceptar que el fin justifica los medios, que al amigo se le permite todo y que los otros no merecen garantías, respeto ni misericordia.

Ahí subyace la grieta. Ahí se inicia la declinación.

Alberto G. Otamendi

betogian@hotmail.com

OTRAS CARTAS

“No solamente somos cuerpos biológicos”

“Las vivencias psicológicas que ocasiona la pandemia y la cuarentena pueden desencadenar pensamientos tormentosos”, asegura la lectora.

La aparición en el mundo del Covid-19 dio lugar al surgimiento de teorías que intentan dar respuesta a su origen y tratamiento. Y se compara la guerra con la pandemia, pero en la guerra hay un enemigo visible. Este virus enfrenta a la humanidad a una catástrofe en un ataque silencioso y desconocido que nos iguala frente a lo calamitoso, sin seguridad de poder evitarlo e instalándose en el contexto social de todos los países.

Mirá también

Es una emergencia con características fantasmáticas y reales que rompió las barreras del espacio y el tiempo sometiéndonos a la incertidumbre. Sorpresivamente desorganizó nuestras rutinas alterando la cotidianeidad obligándonos a reacomodar vínculos y funciones.

Mirá también

Nos aconsejan medidas para disminuir riesgos de contagio físico. Pero no son eficaces para mitigar el miedo a la muerte, al dolor o a la enfermedad de un ser querido. Las vivencias psicológicas que ocasiona la pandemia y la cuarentena estimulan la conexión con nuestro mundo interno, pero pueden desencadenar pensamientos tormentosos.

Mirá también

Por ello es necesaria la participación de psicólogos para ofrecer contención y apertura de caminos a pensamientos para enfrentar la adversidad con mínimas consecuencias psicológicas, borrando el matiz apocalíptico que tiñe la ausencia de vacunas y teorías aún sin certezas.

Silvia Lucía Natenson

Doctora en Psicología (Mat. Nac. 92)

snatenson@gmail.com

“Saldrán a correr y otros tratarán de que no los corran”

Alberto Fernández junto a Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof en una conferencia sobre la pandemia.

Sabemos que tenemos un sistema sanitario obsoleto, frágil y capaz de colapsar con una simple gripe. También sabemos que este virus viene provocando estragos en todo el mundo. Y sabemos, aún con un encierro de casi 90 días, que cualquier decisión que el gobierno quiera tomar tiene efectos inmediatos, rápidos.

Mirá también

El gobierno viene cambiando cheques rechazados todo el tiempo y vuelve a pagar con cheques más largos. El problema lo vamos a tener cuando esos cheques se cobren y la gente salga a tratar de mantener una vida “normal”. Ya lo dijo el gobernador de la provincia de Buenos Aires “la normalidad no existe más”.

Y suman errores. No hicieron accionar los mecanismos sanitarios en las zonas más vulnerables (barrios populares, geriátricos), sacaron a los jubilados a las frías calles para cobrar las migajas de años de trabajo, se pusieron de acuerdo para que todos salgan a correr a la misma hora y por el mismo lugar y, por encima de todo eso, siguen siendo fervorosos creyentes de un Estado que habla más de lo que dice.

Mirá también

Nación, Provincia y Ciudad actuaron con miedo, lejos de la más pura fuerza que mueve al hombre: la razón. Vamos camino a 100 días de encierro, de improductividad, de deudas, de malestar psicológico, de miedo, de muchas cosas que pudimos haber evitado.

Todos saldrán a correr, otros trataran de que no los corran y muchos esperarán que ese cheque vuelva a ser rechazado para que el tiempo le gane al virus.

Jose Luis Traverso

valdanito@hotmail.com

La hojas secas en un otoño con pandemia

Hojas de otoño.

A medida que vamos avanzando en el otoño, Buenos Aires va adquiriendo la estampa más espectacular de esta estación anual. La hojarasca, que muchos consideran basura, es todo lo contrario: constituye un material vegetal riquísimo, es un buen humus potencia. Se descompondrá y enriquecerá el suelo con sus propiedades fertilizantes. Las hojas secas son un material de valor natural considerable a la hora de hacer un buen compostaje, siempre muy beneficioso para la tierra.

Mirá también

Flaco favor le hace a la naturaleza quien trata a la hojarasca como residuo contaminante, como aquellos vecinos que la queman.

Mirá también

La basura la generamos los seres humanos, y ella sí que afecta al medio ambiente. Es cierto que la acumulación de hojas puede causar perjuicios, pero si se la administra con inteligencia y buen criterio todo ese cúmulo de restos de vida orgánica puede convertirse en un potencial aprovechable: para compostar activando nuevas actividades y, seguramente, fuentes de trabajo verdes.

Patricio Oschlies

poschlies@yahoo.com.ar

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1