Elecciones en Estados Unidos: “Por favor quiéranme”, le pide Trump a las mujeres



“Por favor quiéranme”, fue el ruego, medio en serio medio en broma, de un Donald Trump nuevamente en la tarima de la campaña electoral, ante un eufórico público en Johnstown, Pensilvania, en el tramo final hacia las elecciones en Estados Unidos del 3 de noviembre.

Fue el martes a la noche, en la segunda escala de una gira a toda velocidad por estados claves, depués de quedar desactivado durante unos 10 días, por haber contraído coronavirus a principios de mes. El lunes a la noche había estado en Florida.

Según The Hill, Trump hizo un llamado a las mujeres de los suburbios para que apoyen su candidatura a la reelección en medio de encuestas que muestran que su campaña se está desintegrando entre ese grupo particular de votantes en el último sprint hacia el día de las elecciones.

En Pensilvania, Trump promocionó la derogación de una regulación de la era de Barack Obama destinada a expandir las viviendas para personas de bajos ingresos en los suburbios en un intento por sofocar la discriminación racial y su apoyo a la aplicación de la ley como razones por las que los votantes suburbanos acudan en masa a su campaña.

“Hablan de las mujeres suburbanas. Y alguien dijo: ‘No sé si le gustas a la mujer de los suburbios’. Yo dije: ‘¿Por qué?’ ”, contó Trump a la multitud, aunque no aclaró con quién había hablado. “Dijeron: ‘Puede que no les guste tu forma de hablar’, pero yo me refiero a la ley y el orden, sobre tenerlos a salvo. Me refiero a mantener sus comunidades suburbanas. No quiero construir viviendas para personas de bajos ingresos junto a su casa “.

Mensaje de poder. El presidente habla con su gigantesco Air Force One de fondo. Foto: AFP

“Mujeres de los suburbios, deberían gustarme más que a nadie aquí esta noche porque terminé con la regulación que destruyó su barrio. Terminé con la regulación que trajo el crimen a los suburbios, y vas a vivir el sueño americano”, agregó. “Entonces, ¿puedo pedirte que me hagas un favor? Mujeres de los suburbios, ¿les agradaría por favor? Salvé tu maldito barrio, ¿de acuerdo?”

La petición se produce en medio de las lamentaciones del Partido Republicano de que los números de las encuestas de Trump en los suburbios y en estados cruciales en el campo de batalla condenarán su campaña de reelección.

Así que además de conquistar el corazón de las mujeres suburbanas, Donald Trump tiró todo tipo de munición contra sus rivales demócratas, a los que llamó “marxistas” y “lunáticos”, mientras Joe Biden, lo acusaba en Florida de haber tratado a los estadounidenses como “prescindibles” durante la pandemia de covid-19.

A sólo 21 días de los comicios, el 3 de noviembre, y mal posicionado en las encuestas, Trump disparó todas las estridencias exageradas de su arsenal contra los demócratas.

Dijo que el exvicepresidente estaba “asustado como un perro” durante el debate televisado entre ambos, lo calificó como “disparatado” mentalmente y afirmó que el líder demócrata era peón de comunistas.

“Le está entregando el control a socialistas y marxistas y a los extremistas del ala izquierda”, dijo Trump a una escandalosa multitud en Johnstown. “No puede enfrentarse a los lunáticos que dirigen su partido”.

Trump, de 74 años, fue más allá en su manida narrativa de que Biden, apenas tres años mayor que él, es muy frágil para ser presidente, al tuitear una foto falsa que muestra al candidato demócrata en una silla de ruedas, rodeado de personas ancianas en sillas de rueda en un geriátrico. El meme emula la leyenda de campaña demócrata “Biden por President”, con “P” tachada, con lo cual el lema se reduce a “Biden para residente”, nombre que se le da a los ancianos de los hogares.

El meme de Biden convertido en un anciano en un geriátrico, subido en las cuentas de Donald Trump en las redes sociales. Foto: Instagram @realdonaldtrump

La burla a los ancianos enfermos contrasta con las dificultades aparentes -según algunas encuestas- del presidente para retener la lealtad de los adultos mayores, un importante electorado.

En Johnstown, el magnate retomó la imagen de ‘outsider’ que mantuvo antes de su sorpresiva victoria en 2016, afirmando que estaba combatiendo a una “clase política corrupta y egoísta” en Washington, cuando él hace cuatro años que ocupa la Casa Blanca.

Pero incluso mientras deleitaba a la masa con sus mejores discursos retóricos, Trump demostró de nuevo que a pesar de marchar detrás en las encuestas, no tiene intención de cortejar a los electores demócratas en una nación profundamente dividida.

Trump llega a bordo del Air Force One al aeropuerto de John Murtha Johnstown-Cambria County, en Pensilvania. Foto: AFP

“Si ellos llegan, esto terminará siendo una versión de Venezuela a gran escala”, dijo, pintando una visión antiinmigrante de un país donde los demócratas den servicio de salud gratuito para “extranjeros ilegales”, mientras “diezman el Medicare (el sistema estatal de salud para la tercera edad) y destruyen tu Seguridad Social”.

El coronavirus, que ha costado casi 215.000 vidas en Estados Unidos, fue apenas mencionado, a pesar de que Trump estuvo tres noches hospitalizado después de dar positivo al virus principios de octubre.

“Vamos a aplastar al virus muy pronto. Está pasando ya”, dijo el presidente, pese a que una franja de estados en el país presenta un incremento en las infecciones.

“Muy pronto va a ser perfecto”, añadió.

Biden, en Florida

Biden en Florida mantuvo un evento mucho más reducido. Foto: AFP

Unas horas antes, Biden en Florida mantuvo un evento mucho más reducido en concordancia con la campaña de bajo perfil que ha mantenido, enfocándola en el manejo que Trump ha dado a la pandemia.

Igualmente o incluso más importante en los comicios que Pensilvania, Florida es un estado considerado “campo de batalla”. Ahí triunfó Trump en 2016, pero esta vez las encuestas favorecen a Biden.

El candidato demócrata cortejó a los adultos mayores, diciéndoles durante una pequeña reunión en un centro comunitario de pensionados en Pembroke Pines, al norte de Miami, que Trump “nunca ha estado enfocado en ustedes”.

Seguidores de Biden en Florida. Foto: AFP

“Su manejo de esta pandemia ha sido errático, igual que su presidencia”, dijo.

Biden recordó que Trump ha dicho que el virus -que ha golpeado duramente a los adultos mayores- “no infecta prácticamente a nadie”.

“Sos prescindible, sos olvidable, no sos virtualmente nadie. Así es como él ve esto”, dijo Biden, que a diferencia de Trump llevaba barbijo.

Trump también estuvo en Florida el lunes, en su primer mitin desde que fue hospitalizado por covid-19. Esta semana irá a Iowa y Carolina del Norte y luego volverá Florida y Georgia.

Iowa y Georgia son uno de los estados en los que Trump ganó cómodamente en 2016, pero los sondeos muestran ahora diferencias ajustadas en ambos.

Un sondeo de probables votantes de Florida publicado el martes por la Florida Atlantic University (FAU) ubicó a Biden con 51% y con 47% al presidente.

“Joe Biden sigue siendo más competitivo entre los votantes mayores que Hillary Clinton en 2016, y esa podría ser la diferencia en Florida”, dijo Kevin Wagner, profesor de ciencias políticas en FAU.

El 44% de los encuestados dijo que el manejo de Trump de la crisis del coronavirus fue bueno o excelente, mientras que el 50% lo calificó de malo o terrible.

Trump ha desairado las encuestas considerándolas “falsas”.

Más de 11 millones de estadounidenses ya han emitido sus votos de manera anticipada para las elecciones, según un conteo de Michael McDonald, profesor de la Universidad de Florida.

AFP y Clarín

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1