Elecciones en EE.UU. ¿Por qué Donald Trump suspendió el festejo previsto para la noche del martes?



En el marco de la promesa de una “jornada épica”, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, trabajaba para organizar la “fiesta nocturna” del 3 de noviembre en el Trump International Hotel de Washington tras los comicios de ese día. Pero este viernes se anunció repentinamente que el evento se canceló.

Y, según trascendidos, el magnate pasará toda la noche de las elecciones en la Casa Blanca, rodeado de algunos miembros de la familia y de los asesores más confiables.

El brusco cambio de planes podría estar ligado al conflicto de intereses por el uso del prestigioso hotel familiar, en el histórico e impresionante edificio que alguna vez albergó la antigua oficina de correos de Washington

Algunos hablaron de temores por posibles aglomeraciones, aunque también emergieron sospechas de que detrás de la decisión esté la conciencia de Trump de una posible debacle, o al menos la convicción de que la noche de las elecciones será dura.

Por eso el presidente no quiere distracciones y, sobre todo, quiere marcar el territorio, sin moverse ni un minuto del edificio que los demócratas están decididos a recuperar y al que no pretende ceder fácilmente.

El frente del Trump International Hotel en Washington, en una imagen de abril pasado. La fiesta prevista allí para este martes fue suspendida. Foto: BLOOMBERG

Las encuestas consideran que el candidato demócrata, Joe Biden, encabeza las preferencias y puede ser capaz de ganarle a Trump hasta en fortalezas como los estados de Texas y Georgia, incluso cuando el exvicepresidente predica precaución y dice que no da nada por sentado.

“Trabajaremos por cada voto hasta el último minuto”, aseguró Biden.

Mientras, el presidente se siente cada vez más cercado por la pandemia de coronavirus, repitiendo que los 9 millones de contagios en Estados Unidos son solo el resultado de los múltiples chequeos.

“Lo estamos haciendo mucho mejor que Europa”, aseguró, mientras en Estados Unidos se habla de unos 90.000 casos nuevos y un promedio de mil muertes al día.

Seguidores de Donald Trump esperan al presidente para un acto de campaña, este viernes, en Waterford, Michigan. Foto: BLOOMBERG

Precisamente ese empeoramiento de la situación podría socavar las últimas esperanzas de Trump.

Porque el boom de casos concierne al menos a 24 estados del país, la mayoría de ellos en los que el presidente pretende intentar una remontada: Pensilvania, Carolina del Norte, Wisconsin, Michigan, los cuatro en los que el lunes Trump tiene previsto cerrar su campaña electoral.

Mientras, Biden, también en Michigan con el ex presidente Barack Obama durante el fin de semana, celebrará el evento final en su estado, Pensilvania, en la víspera de la votación.

Más de 84 millones de estadounidenses ya votaron por anticipado, y de ellos 54 millones lo hicieron por correo, aunque -y éste es uno de los grandes dilemas de estas elecciones- al menos 38 millones de boletas para el voto postal aún no han regresado.

“Se espera que las elecciones terminen el 3 de noviembre”, reiteró Trump en Twitter, calificando de “locura” la decisión de la Corte Suprema de permitir en un estado clave como Carolina del Norte que los votos por correo puedan contarse hasta nueve días después de las elecciones del martes.

Trump, encerrado en la Casa Blanca, está decidido a luchar.

Mientras, si no aceptara una posible derrota, los sindicatos están dispuestos a salir a las calles para una huelga general de trabajadores, algo nunca visto en la historia reciente de Estados Unidos.

Mirá también Mirá también

Por Ugo Caltagirone, ANSA

CB​

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *