El Presidente posterga una gira por las provincias y avanza con otro anuncio económico



Tenía definido día y destino pero Alberto Fernández redefinió, el fin de semana, su agenda y no viajará este lunes a Mendoza, provincia donde se mostraría con Rodolfo Suárez, gobernador radical, que enfrenta un pico crítico de casos de coronavirus y ocupación de camas UTI.

En 20 días, la provincia entró en una espiral grave que la ubicó entre las provincias con más confirmados, casi a la par de Córdoba, y entre las que registra los niveles más altos de ocupación de terapia intensiva, junto a Jujuy y Río Negro.

Por ese panorama, Suárez fijó la semana pasada un plazo para definir si dispone o no nuevas restricciones. Desde la gobernación se habló de que si en diez días no empezaban a bajar los casos, podrían volver a fase 1.

Fernández postergó para la semana próxima la visita a Mendoza que forma parte de una gira que, en otra escala, lo llevaría a Salta y Jujuy, otro de los distritos con datos críticos en materia de COVID-19.

Hay, detrás, un criterio general: aunque planteó la idea del botón rojo -es decir endurecer la cuarentena-, Fernández cree que cada gobernador debe resolver, según su leal saber y entender, qué es lo más conveniente para su provincia en materia de táctica sanitaria.

Hay un poco de política -que cada uno pague el costo de lo que decida- y otro poco de logística: Nación no está en condiciones de disponer medidas que luego deben hacer cumplir los gobernadores.

Con Suárez tuvo, hace 20 días, una experiencia puntual: según el cuadro epidemiológico de Nación, la situación se estaba agravando y era recomendable tomar medidas pero el gobernador pidió expresamente que lo dejen seguir con su esquema. Fernández aceptó.

Mirá también

El viernes, ya con el viaje en duda, el Gobierno concretó un envío de equipos e insumos sanitarios para la lucha contra el coronavirus: 30 respiradores, 40 monitores, 50 bombas de infusión y 3.000 kits de protección personal.

Salud, según el detalle oficial, ya envió 71 respiradores y equipamiento para trabajadores de la salud. En la provincia hay, a datos del viernes, 100 paciente con COVID-19 bajo cuidados críticos y la ocupación de camas UTI, en Mendoza capital y su conurbano, está cerca del 90%.

En términos políticos Mendoza es tierra hostil para Fernández, donde el gobierno provincial instaló la idea de “discriminación” en el envío de fondos.

Fernández ensayó, por varias vías, un diálogo fluido con Suárez pero se topó, dicen en Casa Rosada, con la influencia que Alfredo Cornejo ejerce sobre el gobernador, que expresa el ala dura de Juntos por el Cambio.

En Olivos deslizan que la suspensión del viaje responde también a una recomendación de reducir la exposición del Presidente, en momentos de alta circulación del COVID-19.

Por eso, aunque la preparación avanza, había alguna duda sobre la visita de Fernández a una industria el martes donde continuará con la saga de anuncios económicos que arrancó la semana pasada en Ezeiza durante el acto del Día de la Industria.

Ese día, el ministro de Desarrollo Productivo, anunció un paquete de medidas que tendrán, este martes, un nuevo episodio: empezará, ahora, la saga de medidas sectoriales, con primer paso en la industria.

Forma parte del paquete de 60 medidas post pandemia que comenzó la semana pasada, un quiebre entre dos episodios que el Gobierno anudó con la intención de recuperar la agenda positiva: los datos del canje de deuda y un mega plan de Seguridad para el conurbano.

Mirá también Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2