El mundo encerrado: grandes fotógrafos con el ojo en la pandemia



En pausa es una exposición de fotografía atravesada por la pandemia del Covid en dos frentes: por un lado, se trata de una exhibición virtual, como tantas otras que no han podido concretarse o planificarse en formato físico. Por el otro lado, reúne las impresiones de 24 fotógrafos de 14 países en la cotidianeidad de sus cuarentenas. Organizada por el Museo de la Cárcova de la Universidad Nacional de las Artes (UNA), se podrá ver en línea desde este sábado 24 de octubre.

Lejos de lo que vemos en los medios todos los días, esta exposición reúne un grupo variado de talentos internacionales que revelan, mediante las imágenes, sus subjetividades. “No queríamos enfocar el tema médico, queríamos mostrar la mirada cotidiana, qué es lo que hizo cada uno de los artistas, cómo se refugiaron en su arte”, explica Elda Harrington, una de las dos curadoras. Ella y Silvia Mangialardi llevaron adelante una investigación de varios meses para arribar a la colección de 240 fotografías que van a presentar al mundo este sábado. “Decidimos poner el foco en los artistas que habían trabajado en lo que le pasa a la gente común, lejos de la primera línea de batalla”, nos cuenta Mangialardi. ¿Qué encontraron? De todo: sorpresa, negación, soledad, miedo, mucho aburrimiento… y también violencia.

Los enfoques para representar la “nueva normalidad” del Covid son tan variados como los artistas que componen la muestra. El famosísimo Duane Michals (Estados Unidos) participa con un video, “muy irónico, sobre las cosas que nos pasan”, según Mangialardi. La fotógrafa argentina Andrea Guedella, quien mediante los autorretratos reflexiona sobre los arquetipos sociales femeninos, en este caso trabaja la vuelta de muchas mujeres a las labores domésticas. Cristina Esperanza (España), al sufrir el Covid en carne propia, descubrió su cama como un universo en sí mismo; a partir de esto, resignifica las fotografías de camas de todo el mundo de su serie Home Sick.

Pequeños comercios. La foto del italiano Gabriele Galimberti.

El italiano Gabriele Galimberti retrata a los pequeños comerciantes y su “revancha” contra los grandes supermercados a partir de la pandemia. El brasileño Lalo de Almeida trabaja el incremento de la pobreza extrema en su país. El renombrado Simon Norfolk (Nigeria, Inglaterra) trabaja los exteriores desolados; frente a un Londres vacío, reflexiona: “Nunca imaginé el apocalipsis tan silencioso como para escuchar en Piccadilly el canto de un mirlo”.

Mundos íntimos, paisajes desolados

La cámara fotográfica, en tanto dispositivo, siempre implicó una cierta distancia —pero también una cierta proximidad— entre el sujeto y el objeto retratado. Ahora, a la mediación del lente se suma la distancia social, en el caso de las fotografías que recorren el exterior, mientras que en el otro opuesto se construye una proximidad casi claustrofóbica desde aquellos que dedicaron este período “en pausa” a retratar la intimidad entre sus cuatro paredes.

Encierro. La foto de María Gutiérrez en “En Pausa”.

Así, la relación interior/exterior cambió por completo. Desde marzo de 2020, los espacios fotografiados adquieren una nueva veladura de significación: un paisaje urbano libre de personas no es la calma de un domingo por la mañana, sino una instantánea del apocalipsis transitorio que estamos atravesando.

Asimismo, una fotografía intimista de una situación cotidiana ya no captura el descanso, el ocio del hogar, sino ese continuo interminable del encierro, hogares convertidos en jaulas, en prisiones, pero al mismo tiempo en refugios frente a un exterior peligroso.

Es el caso de Mohammad Shahnewaz Khan, un reconocido fotoperiodista de Bangladesh que había sido llevado por su cámara a situaciones extremas de todo el mundo. De pronto, la cuarentena lo llevó a donde nunca se había encontrado por demasiado tiempo: en el frente de batalla de su propio hogar, jugando con sus cuatro hijos, pasando tiempo en su casa, mirando el exterior colgado de las rejas de su ventana. A su trabajo en cuarentena le puso La vida en la jaula.

Ver esta publicación en Instagram

El Museo de la Cárcova presenta la Exposición internacional de fotografía “En pausa” / “On hold”, realizada en formato virtual, con la participación de fotógrafos y fotógrafas de todo el mundo. Curadoras: Elda Harrington y Silvia Mangialardi. Inauguración: sábado 24 de octubre a las 11 h por Facebook Live @ LaCárcova-UNA Cierre: 31 de marzo de 2021. 🌎 museodelacarcova.una.edu.ar/en-pausa En pausa / On hold es una exposición fotográfica con más de 240 obras que ponen de manifiesto el arte en tiempos de pandemia. 24 fotógrafos de todo el mundo asumieron una mirada tragicómica, irónica; otros recurrieron a refugiarse en sus fantasías, otros salieron a atestiguar lo que sucedía en un mundo en pausa. Con curaduría de Elda Harrington y Silvia Mangialardi. La inauguración será transmitida en vivo por Facebook desde @ LaCárcova-UNA con la participación de artistas, curadoras y autoridades del Museo y de la UNA. 🗓 Evento online (link en bio) Artistas: Lalo de Almeida (Brasil), Augusto Brázio (Portugal), Luca Bonacini (Italia), Cristina Esperanza (España), Carolina Franco (Argentina), Julia Fullerton-Baden (Alemania-UK), Gabriele Galimberti (Italia), Andrea Guedella (Argentina), María de la Paz Gutiérrez (Argentina), Yonggeun Jang (Corea), Michelle Luke (Estados Unidos), Duane Michals (Estados Unidos), Simon Norfolk (Nigeria-UK), Jun Michael Park (Corea), Geandy Pavón (Cuba), Eleonora Ronconi (Argentina), César Ruiz (Argentina), Alfredo Sarabia (Cuba), Mohammad Shahnewaz Khan (Bangladesh), Lisa Sorgini (Australia), Viktoria Sorochinski (Ucrania-Canadá), Gaia Squarci (Italia), Svetlana Tarasova (Rusia), Shin Woong-jae (Corea). #enpausa #onhold #muestravirtual #exposicioninternacional #fotografia #museodelacarcova #lasartesconectan #creamosmundos #una

Una publicación compartida por Museo de la Cárcova (@museodelacarcova.una) el 20 de Oct de 2020 a las 1:45 PDT

Pero no todo en la cotidianidad del encierro es calma. Algunas de las obras destacan el lado más oscuro de la pandemia: la violencia familiar. Es el caso de la obra —en este caso audiovisual— de Gaia Squarci (Nueva York), quien compartirá con los espectadores de En pausa el testimonio de una mujer que atravesó esta problemática durante su confinamiento. La intención no es tocar fibras sensibles, según aseguran las curadoras, sino mostrar distintos enfoques de forma responsable: “Queríamos poder mostrar estos temas en un contexto significativo, no como golpes bajos”, explica Mangialardi.

Nuevas barreras, nuevos vínculos

En pausa es evidencia de que, así como en los últimos meses se elevaron barreras físicas impensadas, las conexiones virtuales crecieron y se multiplicaron. Esto, sin ir más lejos, permitió que se estrecharan los vínculos con este heterogéneo grupo de fotógrafos de los cinco continentes.

Nueva realidad. La foto de la ucraniana Victoria Sorochinski.

Como lo ameritan estos tiempos, a su vez, esta exhibición contará con inauguración virtual. El encuentro se va a dar el sábado 24 de octubre a las 11  por tres canales: Facebook Live, el micrositio del Museo de la Cárcova y su cuenta de Instagram. Van a charlar las curadoras, algunos de los artistas expositores —aquellos cuyos husos horarios lo permitan—, representantes de la UNA y del Museo de la Cárcova, y uno de los expertos colaboradores internacionales. Y, si bien en casos como este se pierde la cercanía física de las inauguraciones tradicionales, “la emoción puede estar muy cerca”, asegura Elda Harrington.

Mangialardi, por su parte, explica cómo llegaron al nombre de la muestra: “Pensamos que el arte es un gran refugio, y queríamos mostrar cómo se refugiaron los artistas, cómo transitaron esta etapa. La cuarentena no fue un tiempo perdido, fue una pausa para bucear adentro de uno mismo”.

Dónde verlo

En el sitio del Museo de la Cárcova: 

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA





Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *