El misterio del pesquero que volvió de altamar con 57 enfermos de covid-19: ocurrieron cosas que aún desconocemos, dijo una funcionaria



Sigue sin resolverse el misterio acerca de cómo se contagiaron de covid-19 los marineros de un barco pesquero que estuvo más de 30 días en alta mar. Mientras la empresa responsable de la nave confirmó que alrededor de 30 de los tripulantes viajaron en el mismo avión que un hombre de 80 años que se convertiría en el primer muerto en Tierra del Fuego por la pandemia, la directora de Atención Primaria de la Salud e integrante del Centro de Operaciones de Emergencias (COE) fueguino, Alejandra Alfaro, dijo: “Hay cosas que han ocurrido arriba del barco y que todavía no sabemos”.

“Hemos aventurado muchas hipótesis y vamos a seguir trabajando con esta tripulación”, dijo Alfaro. Y siguió: “No creo que haya sido todo tan lineal y hay cosas que han ocurrido arriba del barco y todavía no las sabemos. Es una población cerrada y nos da ventaja para volver a hablar con ellos”. Entre las hipótesis no se descarta que hubiera en la tripulación enfermos asintomáticos o cursando un período de incubación más prolongado que los conocidos hasta ahora. Más, si se tiene en cuenta que antes de abordar el barco, los tripulantes cumplieron 14 días de aislamiento.

El Echizen Maru, un buque factoría de 90 metros de largo (de los denominados “colorados”), cien toneladas de capacidad y una numerosa tripulación, recaló el pasado sábado en Ushuaia​ tras anunciar su capitán desde alta mar que 57 de sus 61 tripulantes presentaban síntomas de covid-19 pese a haber estado “aislados” en alta mar durante más de un mes.

Al tocar puerto, y tras ser convenientemente aislados, se confirmó que entre los tripulantes había 57 casos de covid-19, incluyendo al propio capitán y al médico de la embarcación. Dos de los infectados están internados en el Hospital Regional de Ushuaia (uno de ellos con respirador, aunque estable), mientras que el resto se mantienen aislados a bordo del buque y son controlados diariamente por profesionales del Ministerio de Salud fueguino.

Mirá también

Lo que convierte todo en un misterio a resolver es el hecho de que los 61 marineros del barco que zarpó de Ushuaia el 6 de junio permanecieron en alta mar un total de 35 días sin haber tenido contacto con persona alguna en todo ese tiempo.

El Echizen Maru aún guarda un secreto. Nadie sabe cómo se contagió de covid-19 la tripulación (AFP).

De inmediato, se despertaron sospechas acerca de que pudieron haber tenido contacto cercano con personas de otras naves en alta mar. Pero tanto Prefectura como la empresa Pesantar, propietaria del barco, desmintieron esa versión. Se siguió el derrotero del barco en forma satelital y lo más cerca que estuvo de alguna otra embarcación fue cuatro kilómetros.

Por otro lado, desde la firma, del grupo NewSan, confirmaron que los tripulantes viajaron desde Buenos Aires a la ciudad de Ushuaia ​en el mismo vuelo de Aerolíneas Argentinas del sábado 23 de mayo en el que viajó Maximo Cardozo, el hombre que murió poco después por covid-19. Eran alrededor de 30 marineros, todos procedentes de la provincia de Corrientes, que abordaron la aeronave en Buenos Aires donde hicieron escala tras llegar desde su provincia.

Mirá también

Lidiando con un cúmulo de dudas que persisten, datos que quizá se ocultan y las imprecisiones de la propia ciencia médica, los especialistas buscan determinar cuál fue el caso cero entre los marineros que habría dado lugar a una cadena de contagios extendidos en el tiempo.

El gerente general de Pesantar, Claudio Guida, descartó que el contagio masivo en el pesquero se haya producido por un contacto con otro barco en alta mar. Por Radio Nacional Ushuaia, el ejecutivo realizó una relativa autocrítica hacia el sector de la pesca. “Hemos tenido un perfil muy bajo y pueden surgir estos rumores sin asidero”, opinó.

Guida explicó: “El barco está permanentemente monitoreado por la Prefectura Naval Argentina y por otros organismos del Estado nacional y provincial, ya que tiene un permiso de pesca de la provincia. Prefectura es la autoridad policial, y sanciona cualquier infracción. Hay áreas protegidas muy cerca, entonces esto tiene que estar permanentemente monitoreado. Hay áreas de veda, de reservas marinas protegidas”.

Mirá también

El ejecutivo explicó que el barco fue monitoreado como mínimo cada quince minutos. “En este caso, en 35 días, el barco fue monitoreado 5.900 veces, con fecha y ahora muy precisas”, detalló Guida. Y amplió: “El barco no puede entrar a un puerto sin avisar a Prefectura. Cualquier circunstancia es permanentemente comunicada a Prefectura”.

Chubut. Corresponsalía.

LGP​

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *