El DT récord del fútbol argentino y su cuarentena junto al utilero del club



“Perdoname, flaco, que no atendí antes, pero lo de este pibe me mató. Anoche me dormí un rato como a las cinco de la madrugada. No pude dormir. Todavía ni lo llamé al pibe… Tengo miedo de que esté mal. No puedo creer que esté pasando esto”, dice Pablo Vico, técnico de Brown de Adrogué, del otro lado de la línea. La referencia es al caso positivo de covid-19 de Matías Rodríguez, el juvenil del Tricolor que hace bastante que se entrena con la Primera si bien todavía no debutó. “Estuve por ponerlo tantas veces -cuenta el Bigotón-. Y ahora todo esto. Me pone muy mal, flaco. Estas cosas me ponen muy mal”, insiste Vico que, en el momento de la entrevista, acaba de enterarse del hecho.

Todavía no sabe, en cambio, que el CIES, Observatorio de Fútbol vinculado a la FIFA, lo ubicó en el octavo puesto entre los técnicos de todo el mundo que más tiempo llevan dirigiendo a un mismo equipo. Es la ubicación más alta para un DT argentino, por encima de Diego Simeone.

Pero su preocupación pasa por el caso del chico Rodríguez que conmociona a Adrogué, pero también sacude al fútbol. Y el técnico lo sufre en carne propia. “Me siento amargado. Es un pibito que nosotros queremos mucho y tiene futuro… Y el hermanito que también está complicado, juega en la Sexta acá.”, sigue el Bigotón.   

¿Cuantas sagas se podrían escribir sobre Pablo Vico si fuera el protagonista de una serie? Seguramente, no estaría en la cabeza de ningún guionista que un DT del fútbol argentino se mantuviera tanto en el cargo como el eterno Bigotón que vive, literalmente, dentro del club, arrancó dirigiendo el baby fútbol y desde marzo de 2009 es el técnico de la Primera de Brown de Adrogué.

Parece que el amor con el Bigotón es eterno. A pesar de la pandemia que pone serios interrogantes sobre cuando regresará el fútbol, el contrato que vence el 30 de junio será ahora hasta diciembre de 2021. Un hecho inédito en el fútbol doméstico: más de 12 años al frente del mismo equipo.

Mirá también

“No es tan dificil ponerse de acuerdo cuando conocés a la gente: tardamos 15 minutos en acordar todo”, resume Vico. “El presidente del club (Adrián Vairo) me permitió estar siempre acá. Pasamos muchas cosas juntos: momentos muy lindos y de los otros también. Y elegimos, seguir pasándolos. Cuando no te juntás se empiezan a hablar boludeces, pero una vez que lo hacés, todo sale solo”, admite el DT.

La casa de Vico está pegada a la utilería, al vestuario y a metros, el túnel para salir directamente a la cancha de Brown. “Desde la concentración al pasto son unos 72 o 73 pasos”, cuenta el Bigotón que conoce cada rincón como si fuera propio: 23 años viviendo en el Lorenzo Arandilla. “Es mi casa de siempre”, infla el pecho. El buffet del club, que está a metros del alambrado, lleva el nombre del DT.

“Para mí vivir acá es algo normal. Es mi casa. La cuido y la respeto. Aparte, tené en cuenta que tanto yo como el resto del cuerpo técnico somos hinchas de Brown. Es nuestra casa. Somos todos una familia”, dice el Bigotón.

La pandemia, el parate, el aislamiento, obligaron al técnico de 64 años a recluirse entre su casa y el “patio del fondo” que es la cancha. Comparte su tiempo con los utileros, Luis Giúdice y su ayudante, Mario Villar.

“Los primeros 65 días la pasé mal: tenía mucho miedo a contagiarme. Estuve muy asustado y angustiado por lo que se estaba viviendo. Peleamos contra un guerrero al que no le conocemos la cara”, admite.

Pablo Vico, DT de Brown de Adrogué. (Foto: Luciano Thieberger)

“Ahora estoy saliendo un poco más -cuenta Vico-. A veces agarro el auto y me voy a recorrer el centro de Adrogué. Y veo un mundo de gente, viejo. ¿Cómo es la cosa? ¿Quién toma los recaudos necesarios como para que esto no siga indefinidamente? Pero bueh…”, protesta.

Una charla con Vico, es adentrarse en el barrio, en el ascenso en estado puro. “Me levanto tipo 9 de la mañana y desinfecto cada rincón de mi casa. Luego voy un rato al gimnasio y después me preparo para almorzar lo que haya cocinado Luis (el utilero) o lo que me traiga Yésica (la hija), o haya preparado Claudio (el yerno). Ellos se ocupan de que yo pueda comer todos los días, porque de cocina no entiendo nada (se ríe)”, cuenta.

El coronavirus hizo que la pelota a nivel mundial se detuviera. Y aunque hay varias ligas que ya retomaron sus respectivos torneos, el fútbol argentino abre cada vez más interrogantes.

El propio Chiqui Tapia, Presidente de AFA, aseguró que se podría volver a los entrenamientos cuando se entre en fase cuatro. Por ahora, no se puede predecir una fecha. Y se habla de la idea firme de suspender los descensos. Pero Vico desconfía, al menos en lo que respecta a su categoría.

Mirá también

“Yo no creo que saquen los descensos. Qué equipo, después de esto, contratará jugadores si no hay descensos. Dicen que la AFA les va a pagar un sueldo mínimo a los que queden libres: unos 28.000 pesos. Y ¿quien va a mantener a una familia con eso? No viejo, no van a sacar los descensos, acordate”, opina.

Lo cierto es que con la economía de los clubes devastadas, el regreso será un camino muy duro y Brown de Adrogué no le escapa a esa problemática: “Es un momento complicado. Para el club y para la mayoría de los muchachos a quienes que se les termina el contrato ahora, el 30. Hace 23 años que estoy acá y jamás viví una cosa así. Nunca”, enfatiza Don Ramón.

De los contratos actuales, sólo dos tienen vigencia posterior al 30 de junio: Santiago Echeverría y Alberto Stegman, quien viene recuperándose de una operación de ligamentos cruzados.

Mirá también

El resto quedaría en libertad de contratación y ya hay varios futbolistas que se sabe que no continuarán, porque cobran salarios elevados o porque los préstamos se vencen. Brian Gómez, Leandro Sapetti, Cristian Amarilla, Elías Contreras, Iván silva y Juan Manuel Requena, son algunos de los futbolistas que no seguirán parte del Tricolor. Es una lista que, seguramente, seguirá engrosándose.

“Lo lógico sería tratar de dejar una base de jugadores para que cuando arranquen los entrenamientos haya con quiénes hacerlo. Tengo que charlarlo con el presidente y en los próximos días se dará. Hay que ponerse de acuerdo para formar al nuevo Brown”, anticipa.

El técnico récord del fútbol argentino ya tiene arreglada su continuidad Brown. En lo que depende de él, otra cosa sería prácticamente imposible.

“Si algún día me toca dar un costado como técnico, me gustaría ser mánager del club -cierra-. En realidad de acá no me quiero ir nunca. Y si eso se tiene que dar será porque me lleva un club de Primera. De otra manera no me voy”. 

JT

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1