El dilema de la vacuna de Pfizer contra el coronavirus: requiere “ultrafrío” y en Argentina sería poco usada



Por estas horas hay altas expectativas en la comunidad científica, y en el mundo entero, por el desarrollo de la vacuna de Pfizer contra el coronavirus, luego de que este lunes la farmacéutica norteamericana comunicara que “es un 90% eficaz para prevenir que las personas contraigan el virus”.

La fase 3 del ensayo de Pfizer involucró a 43.538 participantes de seis países. Recibieron dos dosis de la inmunización o de un placebo, con un 90% de protección contra el virus, dentro de los 28 días posteriores a la inyección. Solo 94 personas que participaron en el ensayo desarrollaron coronavirus. “No se informaron problemas graves de seguridad”, dijeron desde Pfizer.

Ahora bien: la vacuna debe almacenarse a 80 grados bajo cero. ¿Está la Argentina en condiciones de distribuir esta vacuna con esta exigencia de infraestructura y logística? “Sí, está en condiciones, es posible realizarlo teniendo en cuenta el número de dosis que el Gobierno compraría de Pfizer”, afirma Jorge Gneffer, inmunólogo, profesor de Inmunología en la UBA e investigador del CONICET.

Según el Ministerio de Salud de la Nación, el Gobierno Nacional compraría 750 mil dosis de la vacuna de Pfizer, “cantidad que permitiría la conservación y distribución de la vacuna. Tendría mis dudas si estuviésemos hablando de millones de unidades porque esta vacuna implica un costo más elevado que las otras vacunas, que podrían mantenerse a una temperatura que oscila entre los menos 4 y 20 grados bajo cero, lo cual es una diferencia sustancial”, expresa Gneffer.

La vacuna de Pfizer es la primera en arrojar datos preliminares de fase 3. Los primeros resultados muestran un 90% de efectividad.

El inmunólogo remarca que la vacuna de Pfizer cuenta con una logística más compleja y onerosa porque “debe conservarse en ultrafreezers que llegan a 70-80 grados bajo cero. Estamos hablando de freezers que cuestan entre 20 mil y 30 mil dólares cada uno, con un costo eléctrico apabullante. Ahora bien: cualquier costo es mínimo con relación al aporte de la vacuna. Pero insisto en que si a mí me ofrecen 10 millones de dosis más, las compraría y le pediría a los miembros de la comunidad científica que por favor despejen sus freezers”.

En el hipotético caso de que se confirmaran al mismo tiempo la efectividad de las vacunas rusa, china, inglesa y norteamericana, con las que el Gobierno Nacional está en tratativas, ¿qué hacer con la de Pfizer? “Claramente no sería la primera alternativa para un país tan pobre y con bolsones de pobreza como los que tenemos, Entonces, el supuesto de que salieran las vacunas en simultáneo, yo optaría por vacunas de más fácil almacenamiento y distribución”.

Lo que señala Geffner respecto del problema logístico, es algo similar a lo afirmado por Brendan Wren, profesor de patogénesis microbiana en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, que había lanzado un alerta.  “El único problema que tengo con esta vacuna en particular es realmente el almacenamiento. Necesita estar a -80 ° C para que esté disponible para su implementación en todo el mundo, (una dificultad) en países de ingresos bajos y medios”, advirtió.

Desde el Gobierno Nacional le dicen a Clarín que “el país está preparando el plan masivo de vacunación, incluidas las 750 mil dosis de Pfizer, un número pequeño y manejable comparado a las millones de vacunaciones de otros laboratorios que tendremos que llevar a cabo. Si bien todavía no se sabe cómo sería la distribución, pero estamos articulando con todas las provincias para evitar cualquier tipo de eventualidad”.

​Hasta ahora, el Gobierno confirmó su intención de compra de 25 millones de dosis de la vacuna rusa Sputnik V y ya se firmó contrato por otras 22 millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca.

Volviendo a la vacuna de Pfizer, sobre la exigencia de ser mantenida en tan baja temperatura, desde el Gobierno remarcan que “claro que es un aspecto a ser tenido en cuenta para armar la planificación y la logística pero no resulta un motivo para dejarla de lado. Nosotros seguimos dialogando con todos los laboratorios de la misma manera”.

​”Estamos en la etapa final analizando todas las ofertas y en función de eso nos estamos preparando al máximo para estar a la altura de las circunstancias para que nada esté librado al azar”, deslizan desde el Gobierno, que aún no tienen definido si las 750 mil dosis de Pfizer serían para aplicación en CABA y Gran Buenos Aires, o para el interior.

El viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, también minimizó este lunes la incidencia que tendrá esta vacuna en el plan de inmunización bonaerense. “Hay un pequeño acuerdo con Pfizer para una poquita cantidad porque la mayoría ya estaba reservada por otros países del mundo”, dijo en una entrevista radial.

¿Qué sucedería con los paros de transporte o piquetes ruteros, en caso de que la vacuna tengas que viajar a las provincias? “Estamos trabajando muy fuerte con las provincias para que los engranajes estén bien aceitados y resulte una campaña histórica de vacunación. Como dice Ginés (González García), tenemos que estar preparados al 110 por ciento. ¿Si hay infraestructura en la Argentina para una vacuna como la de Pfizer? Estamos trabajando para que, cuando se pueda, estén dadas las condiciones para aplicar las 750 mil dosis”.

DD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *