El coronavirus podría robarles a los españoles seis meses de vida



Seis meses de vida. Es lo que la epidemia de coronavirus podría descontar de la esperanza de vida de los españoles.

Lo postulan dos investigadores, uno del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y otro del Instituto Nacional de Estadística, que se concentraron en simular cómo repercutiría la sobremortalidad que el Covid-19 está provocando en la esperanza de vida de la gente.

España se jacta de contar con uno de los valores más elevados de Europa y del mundo a la hora de hablar de esperanza de vida. Según los últimos datos de Eurostat, el instituto de estadísticas de la Unión Europea, un español tiene una expectativa de vida de 83,5 años al nacer (en 2018). Las mujeres suelen vivir más que los varones: la esperanza de vida para las españolas es de 86,3 años mientras que para los hombres, de 80,7.

Según un informe presentado por la Organización Mundial de la Salud hace un año con las estadísticas sanitarias de todo el planeta, la esperanza de vida de los argentinos era de 76,9 años, casi cinco años más que los 72 que representaban la media mundial. Se estimaba que, en Argentina, una mujer viviría 80,3 años y un varón, 73,5.

“La esperanza de vida es el número medio de años que a un individuo le queda por vivir considerando las tasas de mortalidad de cada edad que se observan en un período analizado. Su objetivo es describir el comportamiento coyuntural de la mortalidad de la población residente de cada sexo en un territorio y momento dado”, explica a Clarín Antonio Abellán, investigador científico del Departamento de Población del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y autor del estudio junto a Rogelio Pujol Rodríguez, del Instituto Nacional de Estadística.

Mirá también

“España sufrirá una fuerte caída. Calculamos 0,5 décimas de esperanza de vida a los 65 años, es decir, medio año de promedio perdido -estima Abellán-. Y habrá una fuerte recuperación. La esperanza de vida del año siguiente se calculará con los datos de mortalidad de ese nuevo año, donde se espera que las muertes sean las habituales. En líneas generales se puede decir que ante eventos o acontecimientos extraordinarios, ante emergencias, los países menos preparados siempre responden con movimientos más virulentos en asuntos sanitarios, pero también económicos y sociales.”

La simulación del estudio consistió en trasladar los datos de la mortalidad provocada por la epidemia de coronavirus en España durante su brote más agudo, que se dio entre marzo y abril, al escenario de 2018, un año completo en datos poblacionales y de defunciones por edad.

Por qué hicieron el estudio

“Con nuestro artículo queríamos llamar la atención sobre dos aspectos: que la pandemia era una emergencia importante, que la gente debe concienciarse, que el distanciamiento social era una medida útil, mientras llega la vacuna y medicamentos eficaces, y que se trata de una emergencia y una excepcionalidad, y que una vez superada, la esperanza de vida de España volverá a sus anteriores valores, que la sitúan entre los países del mundo con valores más altos”, dice Abellán.

Mirá también

El documento refleja esta intención así: “Tiene como objetivo ofrecer información sobre el comportamiento de la esperanza de vida, por edad y sexo, ocasionado por esa sobremortalidad y concienciar a la gente de la necesidad de persistir en las medidas de distanciamiento social que se han demostrado eficaces en la contención de los contagios, de la enfermedad y de los fallecimientos”.

El investigador aclara que la esperanza de vida no suele presentar altibajos. “Suele seguir una tendencia, sin altibajos, y suele ser positiva, se van ganando años continuamente. Sólo las emergencias sanitarias, las catástrofes naturales o los acontecimientos bélicos, es decir, cuando hay mortalidad catastrófica no esperada, se alteran negativamente la tendencia en cualquier país -subraya Abellán-. En España, con tendencia creciente en la esperanza de vida, como sucede en Argentina, aunque con ganancias cada vez más pequeñas, puede sufrir un extra de mortalidad pero al año siguiente se recuperará.”

La debilidad del virus por atacar a las generaciones que más han vivido fue confirmada por la ciencia. El mundo entero ya habló de la vulnerabilidad de nuestros mayores ante posibles contagios.

Mirá también

“La pérdida de esperanza de vida se centra en las personas mayores con fuerte diferenciación con el resto de la población -dice la investigación-. Y llama la atención el diferente comportamiento ante la muerte, según sexos: la pérdida de esperanza de vida en los hombres de edad es muy superior a la pérdida en mujeres. Esta desigualdad entre sexos es un poco más amplia en las edades de 60 a 79 años.”

Dice Abellán: “Se conoce que ha habido exceso de mortalidad, según el Sistema de Monitorización de la Mortalidad en España, pero no se puede afirmar categóricamente que todo el exceso es debido a covid, aunque se supone. Se llama exceso a la diferencia entre muertes diarias reales y las muertes esperadas, según la media de los últimos años. La clasificación final de cada causa de muerte se conocerá en un año”.

Se incrementó el riesgo de muerte

Otro aspecto poco feliz de la proyección que realiza el estudio señala que, como consecuencia de la pandemia, se incrementó el riesgo de muerte: “En el ejercicio de simulación realizado, los hombres que alcanzan el grupo de edad 80-84 tienen ahora una probabilidad de morir del 30 por ciento”, señala el trabajo y aclara que la probabilidad o riesgo de muerte se puede definir como la probabilidad de morir a una edad determinada de quien haya sobrevivido hasta dicha edad.

El estacionamiento del tanatorio de Collserola (Barcelona), se convirtió en un tanatorio de campaña durante los peores días del brote en España. / EFE

Un 87 por ciento de las personas que fueron diagnosticadas con Covid-19 por el sistema de salud español y murieron a causa de la infección que les provocó el virus tenía más de 75 años. El Ministerio de Sanidad informó, además, que todas las comunidades autónomas registraron fallecidos que tenían más de 100 años.

El propósito del estudio, sin embargo, no es sumar oscuridad en el ánimo ya espeso de un país que lleva tres meses pulseando con la pandemia. “En alguna proyección se estima que España seguiría a la cabeza del ránking (de países con esperanza de vida más alta) hacia 2040”, aclara la investigación, con esperanza.

“La magnitud de la pérdida no se conocerá lógicamente hasta el final del brote de la enfermedad -subraya el estudio-. Aún no se conoce la duración del brote, ni los enfermos afectados, ni la mortalidad final provocada por esta infección, pero se observa un aumento considerable de la mortalidad en España, que tendrá impacto en la esperanza de vida de las tablas de mortalidad que se calculen con referencia a 2020.”

Madrid. Corresponsal

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1