El combo de 50 medidas para que los Juegos Olímpicos se hagan cueste lo que cueste: sin la vacuna y con menos glamour



La postergación de los Juegos Olímpicos de Tokio para 2021 debido a la crisis sanitaria mundial generada por el coronavirus le costará a Japón miles de millones de dólares. Pero como el Comité Olímpico Internacional y los organizadores quieren celebrarlos sí o sí del 23 de julio al 8 de agosto, se anunció un combo de 50 medidas que apuntan a “simplificar” la cita olímpica, para que se dispute aun sin la vacuna, pero con menos glamour y lujos.

Uno de los pocos cambios que afectará a los deportistas será la cancelación de las tradicionales ceremonias de bienvenidas de las delegaciones a la Villa Olímpica. Ese acto que culmina con el izado de la bandera de cada país, muy emotivo para los participantes, no se llevará a cabo no solo por temas de presupuesto sino también como parte del protocolo de prevención del Covid-19.

También habrá un ligero retraso en la apertura de las sedes de entrenamiento, que no estarán disponibles para las delegaciones con tanta anticipación como estaba planeado. Y se apuntará a una moderación general en las sedes de competencias y en la Villa.

Ya no más. La delegación argentina, en la ceremonia de izamiento de la bandera en la Villa Olímpica de Río 2016, que no se hará en Tokio 2020. Foto Lorena Lucca

Las ceremonias de apertura y de clausura, que suelen ser los eventos de mayor espectacularidad de cada edición de los Juegos, también podrían ser alcanzadas por el plan de recortes, por lo tendrían un despliegue de menor escala.

Según confirmó Toshiro Muto, director general del Comité Organizador, se estudia cómo lograr que no sean “actos festivos de una magnitud excesiva innecesaria”.

Con la idea de respetar al máximo a los atletas y a la competencia, la mayoría de los recortes afectarán a los oficiales acreditados para la cita; es decir, a los miembros de delegaciones olímpicas que no son atletas ni entrenadores (dirigentes, por ejemplo), a los patrocinadores e invitados de los sponsors y a los representantes de gobiernos, de otras instituciones y de federaciones afiliadas al COI.

La llama olímpica es exhibicda en Tokio a la espera del relevo de la antorcha que comenzará el próximo 23 de marzo. Foto DPA

Ese grupo se reducirá entre un 10 y un 15 por ciento para bajar los costos y para disminuir la cantidad de personas involucradas y el riesgo de contagio de coronavirus. Además, se restringirá el acceso de esos acreditados al transporte oficial y habrá menos invitaciones para las ceremonias de apertura y clausura y para otros eventos especiales.

También se reducirá en un 14 por ciento el espacio destinado a oficinas de la organización. Y el público -que, al menos por ahora, podrá asistir a las competencias- tendrá menos ofertas de actividades extras disponibles en las diferentes sedes deportivas. 

El relevo de la antorcha olímpica no alterará su recorrido. La llama partirá el 23 de marzo de Fukushima y recorrerá las otras 46 prefecturas de Japón durante 121 días. Pero involucrará a menos personas y será acompañada por menos vehículos.

La Sesión del COI que se celebra en la previa de cada edición del COI también sufrirá el recorte. Se canceló la protocolar ceremonia de inauguración, que suele involucrar la actuación de músicos en vivo.

John Coates y Yoshiro Mori, presidente del Comité Organizador de Tokio, compartieron su optimismo de cara a los Juegos. Foto AFP

¿Cuánto espera ahorrar el Comité Organizador con estos recortes? Según una nota publicada por Mainichi, uno de los principales diarios de Japón, el ahorro sería como máximo de entre 1 y 2% en el presupuesto operativo oficial de 12.600 millones de dólares. 

Muto afirmó que esperan presentar cifras definitivas ante el COI en la próxima reunión virtual del organismo, el 7 de octubre. Y agregó que seguirán trabajando para incrementar los ingresos con nuevos contratos de patrocinio y para acordar nuevos recortes.

El plan de reducción de costos cuenta con el total apoyo del COI, que reiteró el optimismo de cara a la celebración de Tokio 2020, aún en un contexto de pandemia. “Todos compartimos la visión de que esto es posible, de que pueden celebrarse, porque no podemos decepcionar a una generación de atletas olímpicos. Esto es lo que nos mueve”, afirmó John Coates.

“La tarea única de organizar estos Juegos Olímpicos exige que el movimiento olímpico trabaje en unidad. Este hito ilustra nuestro compromiso colectivo”, continuó el australiano. Y cerró: “El ‘Modelo de Tokio’ no solo ofrecerá unos Juegos adecuados para un mundo pos coronavirus, sino que se convertirá en un modelo a seguir”.

La confianza de Bach

Thomas Bach aplaudió el éxito de las competencias de ciclismo celebradas en las últimas semanas. Foto DPA

El optimismo del Comité Olímpico Internacional sobre Tokio 2020 no solo se reflejó en las palabras de Coates. Durante su visita a Imola, Italia, en el cierre del Mundial de ciclismo de ruta, el presidente Thomas Bach reiteró su confianza en los organizadores para entregar unos Juegos memorables. Y aseguró que el ciclismo ayudó a alimentar su esperanza.

“Este deporte ha jugado un rol muy especial en estos últimos meses. Vimos el Tour de Francia y ahora el Mundial de ruta, dos de los eventos más complejos que se han realizado a nivel internacional. El éxito de esas competencias le dan a todo el deporte mucha confianza, porque vemos que podemos organizar grandes eventos en un ambiente seguro, incluso sin una vacuna”, analizó.

E insistió que Tokio 2020 no serán los “Juegos de la Pandemia”, como algunos comenzaron a llamarlos. “Serán unos Juegos adecuados para el mundo pos coronavirus. Nos adaptaremos a la nueva realidad que nos toca vivir, pero en Tokio veremos y sentiremos el espíritu olímpico”, afirmó el alemán.

Con información de AP y EFE

Mirá también Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1