Efecto coronavirus: por qué la próxima temporada de dengue puede ser más benévola



El Día Internacional contra el Dengue, que se celebra este miércoles, llega con una cuota de optimismo. Por estadística y por las limitaciones para viajar debido al coronavirus, se espera que la próxima temporada sea más benévola que la anterior. Aunque los expertos coinciden: no hay que relajarse.

Las entradas del virus durante el verano suelen estar asociadas a los movimientos migratorios con los países limítrofes. Por ejemplo, las visitas a familiares en Navidad o Año Nuevo y los viajes durante las vacaciones. Ahí es cuando ingresan los casos de dengue importados.

“Esto no ha sucedido durante todos los años. Las grandes epidemias de la Argentina fueron en el 2009, luego pasaron siete años (2016) y después pasaron otros cuatro años (2020)”, explica Nicolás Schweigmann, director del Grupo de Estudios de Mosquitos de Exactas UBA.

Envases con larvas del Aedes aegypti, mosquito transmisor del virus dengue. Foto AFP

Venimos de una temporada récord. El brote del 2019-2020 provocó la mayor cantidad de casos de la historia argentina, con 56.492 confirmados. La cifra es un 24% mayor a la contabilizada en el período 2015/2016. Y también se registró el mayor número de fallecidos por dengue en el país.

Ahora bien, como la última gran epidemia fue el verano pasado, “por una cuestión estadística, es de esperar que en este verano no haya transmisión del virus dengue”, dice Schweigmann, aunque aclara que esto “va a depender muchísimo de la situación en los países de América del Sur”.

“Es posible que esta temporada sea más benévola”, coincide Raquel Gleiser, investigadora del CONICET y profesora de la Universidad Nacional de Córdoba, aludiendo también a que el dengue tiene la característica de que ocurran brotes epidémicos, seguidos de períodos inter-epidémicos con menos casos.

A eso, ella le suma el factor turismo. “Si continúan las limitaciones para viajar debidas a la pandemia de covid-19, el riesgo de casos podría ser incluso menor, ya que en gran parte del país los inicios de los brotes se relacionan con casos importados”, comenta la bióloga.

“No obstante, no estamos libres de riesgo de dengue ya que el mosquito vector (aedes aegypti) está presente y es abundante en gran parte del país”, remata Gleiser. En ese sentido, Schweigmann explica que cada vez está más presente y en abundancias mayores, “y eso  es lo que prepara al país para que, si llega a entrar el virus, cada vez sea peor”. 

Efectos de la pandemia

La pandemia del coronavirus y todas las restricciones que trajo no fueron indiferentes para la prevención y el monitoreo del dengue.

Según Gleiser, las acciones preventivas “seguramente” aflojaron, ya que personal del área de salud que trabajaba en vigilancia y control de dengue (monitoreo del mosquito aedes aegypti, por ejemplo) se asignó a actividades relacionadas con el covid-19.

Además, por el distanciamiento social se complican los tratamientos focales, que en resumen son aplicaciones de insecticida en manzanas con personas infectadas de dengue.

Por su parte, Enrique Casanueva, jefe de Infectología Infantil del Hospital universitario Austral, menciona la “posible subnotificación de casos” debido al agotamiento de los servicios de salud.

Durante la cuarentena, se detectaron varios casos dengue en el barrio de Flores. Foto Rafael Mario Quinteros.

También señala el problema de la consulta tardía ante los signos de alarma, debido a las medidas de confinamiento o al temor de la gente a exponerse al covid-19 en los hospitales.

Otro aspecto a considerar –según Casanueva- es la sobrecarga de los laboratorios para la confirmación de casos graves y la falta de insumos para la vigilancia virológica.

Para Marcelo Abril, biólogo y director ejecutivo de la Fundación Mundo Sano, la proliferación de mensajes vinculados al covid-19 puso en segundo plano la comunicación de medidas de prevención del dengue. “Aprovechemos el ‘quedémonos en casa’ y transformémoslo en acciones de ordenamiento de nuestros domicilios”, propone.

En ese sentido, el Consejo Publicitario Argentino, con asesoramiento de Fundación Mundo Sano y creatividad de agencias Independientes, está lanzando una campaña digital con el concepto “Que te piquen las ganas de prevenir el dengue”.

Lo que podés hacer en casa

* Vaciar piletas y recipientes con agua estancada, cacharros, macetas, marcos de ventana, canaletas, y juguetes.

* Colocar boca abajo recipientes vacíos, baldes, tachos, y frascos.

* Eliminar latas, envases y objetos que no sean de utilidad y puedan almacenar agua.

Vecinos de Avellaneda descacharran camiones con objetos que podrían ser criaderos del mosquito. Foto Lucía Merle.

* Tapar los tanques de agua y las piscinas. Fregar bien fuerte los bordes de las piletas de lona.

* Mantener secas las herramientas, posa macetas y marcos de ventana.

* Cambiar el agua de floreros y bebederos, cada dos días.

* Proteger puertas y ventanas con mallas metálicas. Poner mosquiteros en dormitorios y cunas.

Mirá también Mirá también

AS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2