EE.UU.: boom económico antes de las elecciones



La demanda de bienes durables en EE.UU. (automotores en primer lugar) aumentó 11,2% en julio respecto al mes anterior, lo que significa que ha retomado los niveles vigentes en febrero de este año, en la etapa previa a la pandemia del coronavirus y al cierre de su economía que fue su corolario inevitable.

Los bienes durables – manufactureros – incluyen automotores, aeronaves y partes y componentes de los sectores complementarios; y el valor de su producción alcanzó en julio a US$230.700 millones, el mayor nivel a contar de febrero, en que treparon a US$246.200 millones.

La cifra de julio superó en 4,3% la prevista por el consenso de los economistas de la Reserva Federal (en junio alcanzaron a 7,7%); y con eso constituyen el tercer mes consecutivo de expansión.

Es preciso señalar que más de las dos terceras partes del aumento de la demanda de bienes durables correspondió en julio a las compras de automotores, que se elevaron más de 65% en los tres meses previos, arrastrando en forma proporcional la expansión de la industria de partes y componentes.

El auge de la manufactura en bienes durables ha sido precedido por una recuperación plena del nivel de inversión en bienes de equipo y de capital vigente hasta febrero pasado (+15% del PBI). Esto equivalió a un crecimiento de más de 3 puntos en la tasa de inversión en los últimos tres años y medio.

De ahí que la producción de bienes de equipo y de capital del transporte aumentara 35% en julio, en tanto que la de partes y componentes trepara 21,9%; y lo mismo ha ocurrido con los equipos eléctricos y aplicaciones, al igual que las computadoras y productos electrónicos.

La notable recuperación manufacturera de EE.UU. ha ocurrido cuando los activos de Wall Street experimentaron en agosto el mejor mes de los últimos 34 años: S&P500 trepó 6,8% en agosto de 1986.

Este récord histórico fue encabezado por las cinco grandes high tech: Apple, Microsoft, Amazon, Google y Facebook, cuyos activos han aumentado 56% desde marzo.

Goldman Sachs estima que las ganancias de las empresas industriales y de alta tecnología que cotizan en Wall Street han crecido significativamente en los últimos dos meses; y prevé un alza de más de 30% en relación a los valores actuales en el cuarto trimestre del año.

Las dos principales empresas de alta tecnología de EE.UU. – Apple y Amazon – superaron una cotización de US$2 billones en agosto, la mayor de su historia, y es la primera vez que este nivel es alcanzado en Wall Street.

En el caso de Apple, que duplicó su valorización en un año, el valor de sus activos aumentó 18% en agosto, en tanto que las otras “blue chips” high tech han experimentado un alza de 25% en los últimos 6 meses. Es un auge mayor al que lograron en el boom high tech de 2000, que ascendió a 18%.

El índice Nasdaq high tech de Wall Street se elevó 0,60% el mes pasado extendiendo la seguidilla de niveles máximos iniciada en enero de 2020, y que alcanzó en agosto su mejor mes de los últimos 20 años.

El alza récord de las high tech de Wall Street refleja nítidamente el formidable salto tecnológico desatado por la generalización del trabajo digital a distancia que ha sido consecuencia directa de la pandemia del coronavirus. El teletrabajo ya abarca a más de 150 millones de trabajadores estadounidenses y es un fenómeno que puede considerarse históricamente irreversible.

A través del teletrabajo y de la expansión del comercio por Internet (e-commerce) la frontera tecnológica de EE.UU. se amplió más de 30% en los primeros 6 meses del año y desató un alza de la productividad de 15% anual.

La desocupación cayó a 8,4% en agosto, con una creación de 1,87 millones de puestos de trabajo, y esto ocurrió tras haber alcanzado un nivel de 10,2% en julio. Se han creado 10,6 millones de empleos en los últimos 4 meses, lo que significa que se han recuperado en este periodo la mitad de los empleos perdidos en marzo y abril de este año (22,2 millones de empleos). La tasa de participación laboral trepó a 61,7% (61.4% en julio), pero en la franja de 25/54 años de edad aumentó a 81,4%.

El índice decisivo de la industria manufacturera (ISM) se elevó a 56% (más de 50% es expansión sostenida) lo que implica un crecimiento de 1,8 puntos porcentuales respecto a julio; y transforma a agosto en el cuarto mes consecutivo de expansión.

A esto hay que sumarle que el subíndice “nuevas órdenes” del ISM, que refleja la demanda, aumentó a 67,6%, récord histórico.

Al mismo tiempo el consumo ha crecido en términos de valor US$3,5 billones a partir de marzo, lo que implica que el PBI se estaría expandiendo – según el CBO – 22,2% anual en el tercer trimestre.

Hay que agregar que la estimación NowCast de la Reserva Federal de Atlanta es todavía mayor, con un índice de 29,2% anual en el tercer trimestre.

Esto ha ocurrido con una mejora de los salarios reales de 4% anual, superior en 1 punto al periodo previo a la crisis. Estos son los datos de la situación económica de EE.UU. cuando faltan 50 días para la elección presidencial del 3 de noviembre, la más decisiva y definitoria de la historia norteamericana.

Mirá también Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2