Dura advertencia sobre el caos financiero que causará el cambio climático



WASHINGTON – Un informe encargado por los reguladores federales que supervisan los mercados de productos básicos de la nación ha concluido que el cambio climático amenaza los mercados financieros de los Estados Unidos, ya que los costos de los incendios forestales, tormentas, sequías e inundaciones se propagan a través de los mercados de seguros e hipotecas, fondos de pensiones y otras instituciones financieras.

“Un mundo destrozado por las frecuentes y devastadoras sacudidas del cambio climático no puede sostener las condiciones fundamentales que sustentan nuestro sistema financiero”, concluyó el informe “Managing Climate Risk in the Financial System” (Gestión del riesgo climático en el sistema financiero), que fue solicitado el año pasado por la Comisión de Comercio de Futuros de Mercancías .

Esas observaciones no son totalmente nuevas, pero tienen un nuevo peso que viene con el sello del regulador de instrumentos financieros complejos como futuros, swaps y otros derivados que ayudan a fijar el precio de productos básicos como el maíz, el petróleo y el trigo.

Los bomberos en un área destruida por el incendio forestal de El Dorado cerca de Yucaipa, California. Foto Cindy Yamanaka/The Orange County Register, vía Associated Press.

Es el primer estudio de gran alcance del gobierno federal centrado en los impactos específicos del cambio climático en Wall Street.

Tal vez lo más notable es que se está publicando.

 La administración Trump ha suprimido, alterado o diluido la investigación  del gobierno en torno al cambio climático mientras impulsa una agresiva agenda de desregulación ambiental que espera que estimule el crecimiento económico.

El nuevo informe afirma que no hacer nada para evitar el cambio climático hará lo contrario.

“Esta es la primera vez que una entidad gubernamental ha examinado los impactos del cambio climático en los mercados financieros de los EE.UU.”, dijo Robert Litterman, el presidente del panel que produjo el informe y socio fundador de Kepos Capital, una empresa de inversión con sede en Nueva York.

“En lugar de decir, ‘¿Cuál es la ciencia?’ esto es decir, ‘¿Cuál es el riesgo financiero?’ ”

El ente regulador de commodities, que está integrado por tres republicanos y dos demócratas, todos ellos nombrados por el presidente Donald Trump, votó unánimemente el verano pasado para crear un grupo consultivo procedente del mundo de las finanzas y encargado de elaborar un informe sobre los efectos del calentamiento mundial en los mercados financieros.

La propuesta inicial del informe provino de Rostin Behnam, uno de los dos demócratas del panel, pero el informe está escrito por docenas de analistas de empresas de inversión, entre ellas Morgan Stanley, S&P Global y Vanguard; las compañías petroleras BP y ConocoPhillips; y la comercializadora agrícola Cargill, así como expertos académicos y grupos ambientalistas.

Incluye recomendaciones para nuevas regulaciones corporativas y la reversión de al menos una política de administración de Trump.

“Fue impactante cuando me pidieron que hiciera esto”, dijo Litterman.

“Son miembros de toda la comunidad involucrada en los mercados financieros diciendo con una sola voz, ‘Este es un problema serio, y tiene que ser abordado.'”

Un portavoz de la Casa Blanca, Judd Deere, se negó el martes a comentar el informe porque la Casa Blanca aún no lo había visto.

Douglas Holtz-Eakin, presidente del Foro de Acción Americana, una organización de investigación conservadora, que se desempeñó como asesor económico de la campaña presidencial de John McCain en 2008, dijo: “Esto fue iniciado por la administración Trump. Es el único documento de este tipo”.

Añadió: “Si niegas que esto existe, no pidas un informe sobre ello”.

El presidente republicano de la CFTC, Heath Tarbert, reconoció el riesgo del cambio climático, pero señaló que el informe también detallaba lo que los reguladores llamaban “riesgo de transición”, es decir, el daño financiero que podría sufrir la industria de los combustibles fósiles si el gobierno promulgara políticas agresivas para frenar la contaminación por dióxido de carbono.

“Agradezco el liderazgo del Comisionado Behnam en la convocatoria de varias perspectivas del sector privado sobre el importante tema del riesgo climático”, dijo Tarbert en una declaración.

“El informe del subcomité reconoce que los ‘riesgos de transición’ de una economía ecológica podrían ser tan perturbadores para nuestro sistema financiero como las posibles manifestaciones físicas del cambio climático, y que moverse demasiado rápido, demasiado pronto podría ser tan desordenado como hacer demasiado poco, demasiado tarde. Esto subraya por qué es tan importante que los responsables de las políticas hagan esto bien”.

Los autores del informe reconocieron que si Trump es reelegido, es casi seguro que su administración hará caso omiso del informe y sus recomendaciones.

En su lugar, dijeron que veían el documento como una hoja de ruta política para una administración de Joe Biden.

Las propuestas de política climática de Biden son las más ambiciosas y costosas que haya adoptado un candidato presidencial, y la mayoría de ellas encontraría resistencia en el Congreso.

Pero incluso sin legislación, podría seguir adelante con los cambios de regulación.

Lael Brainard, un gobernador de la Reserva Federal que es visto como uno de los principales contendientes a ser secretario del Tesoro en una administración de Biden, ha pedido a los reguladores financieros que traten el cambio climático como un riesgo significativo para el sistema financiero.

Al pedir cambios de política impulsados por el clima, los autores del informe compararon el riesgo financiero del calentamiento global con la amenaza que representa el coronavirus hoy en día y con los valores respaldados por hipotecas que precipitaron el colapso financiero en 2008.

Una diferencia crucial, dijeron, es que en el caso del cambio climático, es probable que la volatilidad y las pérdidas financieras se extiendan a lo largo del tiempo, ya que afectan a diferentes regiones y mercados.

Las compañías de seguros podrían retirarse de California tras los devastadores incendios forestales, y el valor de las viviendas podría caer en picada en las costas y en las llanuras de inundación.

En el Medio Oeste, los bancos podrían limitar los préstamos durante o después de sequías prolongadas que reduzcan drásticamente el rendimiento de las cosechas.

Todos estos problemas se verán exacerbados por el cambio climático, pero es poco probable que se vean afectados de una sola vez.

“Los mercados financieros son realmente buenos en la gestión del riesgo para ayudarnos a proporcionar crédito, para que la economía pueda florecer”, dijo Leonardo Martínez-Díaz, un editor del informe que se desempeñó como funcionario de alto nivel en el Departamento del Tesoro durante la administración de Obama.

Pero, agregó, el sistema se rompe “cuando ya no es capaz de gestionar el riesgo, cuando es invisible, no es capturado por el precio de las acciones”.

“Eso es lo que vimos en la crisis financiera de 2008, y es tan relevante ahora en el cambio climático como lo fue entonces en los valores respaldados por hipotecas”, dijo.

Entre los primeros de esos riesgos que ya invaden los mercados, los autores del informe dicen que están la caída de los precios de las viviendas y el aumento de las tasas de morosidad de las hipotecas en regiones donde los incendios forestales y las inundaciones están empeorando.

“El cambio climático está relacionado con la devaluación del valor de las viviendas”, dijo Jesse Keenan, autor del informe y profesor de bienes raíces en la Universidad de Tulane en Nueva Orleans.

“Si en tu ciudad, tu casa está devaluada, eso hace más difícil para tu gobierno local recaudar dinero”, dijo.

“Ese es un conjunto de riesgos que podría llevar a un contagio y a una mayor inestabilidad en los mercados financieros”.

El informe advierte que las condiciones meteorológicas extremas podrían provocar oscilaciones en los precios de los productos básicos agrícolas y que la volatilidad de los mercados provocada por el clima podría afectar a los fondos de pensiones y de jubilación, que invierten en toda una serie de clases de activos.

“El cambio climático es uno de los tres principales riesgos para nuestro fondo”, dijo Divya Mankikar, autor del informe y gerente de inversiones del Sistema de Jubilación de los Empleados Públicos de California, el mayor fondo de pensiones públicas del país.

“Pagamos pensiones y beneficios de salud a más de 2 millones de empleados estatales actuales y antiguos. Así que el pago se hace en décadas.”

El informe hace varias recomendaciones concretas para inocular el sistema financiero contra posibles daños.

Hace hincapié en la necesidad de poner un precio a las emisiones de carbono, lo que a menudo se hace ya sea mediante impuestos o a través de un sistema de comercio de emisiones que pone un tope a las emisiones de carbono y asigna créditos que los contaminadores pueden comprar y vender bajo ese tope.

El informe pide que se revoque una norma propuesta por el Departamento de Trabajo de la administración Trump que prohibiría a los gestores de inversiones de jubilación considerar las consecuencias ambientales en sus recomendaciones financieras.

“Si hay alguna clase de inversionistas que deberían pensar en el largo plazo, son los fondos de jubilación y los fondos de pensión”, dijo Nathaniel Keohane, autor del informe y economista del Environmental Defense Fund, un grupo de defensa.

El informe sugiere que el Consejo de Supervisión de la Estabilidad Financiera, un organismo dirigido por el Departamento del Tesoro creado a raíz de la crisis de 2008, incorpore los riesgos climáticos en su informe anual y en sus comunicaciones con el Congreso.

Sugiere que la Reserva Federal y otros importantes reguladores financieros se unan a coaliciones internacionales que se centren en las amenazas climáticas.

El informe también sugiere que los reguladores bancarios deberían poner en marcha un programa piloto de pruebas de estrés sobre el riesgo climático.

Tales pruebas de estrés, que evalúan cómo los balances de los bancos y el sistema más amplio se desempeñarán en los malos escenarios económicos relacionados con el clima, se han estado desarrollando en Gran Bretaña y en otras partes de Europa.

Los autores también recomiendan que otro regulador financiero, la Comisión de Valores y Bolsa, refuerce sus actuales requisitos para que las empresas que cotizan en bolsa revelen los riesgos para sus resultados finales asociados con el cambio climático.

Coca-Cola ha señalado en sus divulgaciones financieras que la escasez de agua provocada por el cambio climático plantea un riesgo para sus cadenas de producción y su rentabilidad. Pero muchas otras empresas “sólo marcan la casilla” en ese requisito, dijo Keohane.

Esas divulgaciones también deberían incluir el riesgo para los resultados finales de las empresas que plantean las futuras políticas destinadas a mitigar el cambio climático, como los impuestos o los reglamentos sobre la contaminación por dióxido de carbono, que podrían perjudicar a los productores de combustibles fósiles.

“Si se fija el precio del riesgo del carbono, esto añadirá un costo a la industria del petróleo y el gas”, dijo Betty Simkins, autora del informe y profesora de finanzas en la Universidad Estatal de Oklahoma en Stillwater.

“Pero necesitan estar preparados para esto. Es mejor que las compañías revelen el riesgo y estén tan financieramente aptos como sea posible.”

c.2020 The New York Times Company

Mirá también Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2