Donald Trump vuelve a desafiar al coronavirus con una gira de campaña en Miami



El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, desafió al coronavirus con un viaje este viernes a Miami, uno de los epicentros mundiales de la pandemia y que está al borde del colapso sanitario, para hacer campaña: visitó un comando militar, se reunió con líderes venezolanos y cubanos y protagonizó una cena de recaudación cuya invitación costó más de medio millón de dólares. En ningún momento utilizó barbijo.

Trump aterrizó al mediodía en Miami con 39 grados de sensación térmica y saludó (sin estrechar las manos) a las autoridades de la ciudad que sí lucían tapabocas, como establecen las recientes disposiciones para contener los contagios.

El presidente visitó luego la sede del Comando Sur para supervisar los operativos contra el tráfico de drogas en Sudamérica. La unidad militar está ubicada en el Doral, una localidad donde está asentada la mayoría de la comunidad venezolana en Estados Unidos, en el condado de Miami-Dade, que actualmente sufre un dramático brote de casos de Covid19, con un 90% más de hospitalizaciones en las últimas dos semanas.

En este condado, el 33% de los tests de coronavirus da positivo, según se difundió este viernes. Además, las camas de terapia intensiva están a punto de agotarse y se ha llamado a enfermeras para que vengan desde otros estados porque el personal de la zona ya no da abasto.

Trump llegó al Doral tras una reciente polémica en la que dijo que estaría dispuesto a reunirse con Nicolás Maduro, una declaración que suscitó muchas críticas y llevó a que luego el presidente añadiera que solo se reuniría para discutir su salida del poder. Con esta visita al Comando Sur y luego una reunión con la comunidad venezolana y cubana en la Iglesia Doral Jesus Worship Center, Trump buscó apuntalar el voto venezolano que tiene cada vez más preponderancia en la Florida.

Empleados y dueños de bares y restaurantes en Miami protestan en reclamo de la apertura de sus locales, golpeados por la cuarentena mientra avanzan los casos de coronavirus en Florida. /EFE

“Vamos a luchar por Venezuela, vamos a luchar por nuestros amigos de Cuba”, dijo Trump. “Los republicanos son el partido de la libertad y los demócratas son el partido del socialismo y lo peor”, agregó el presidente, quien dijo que su rival en las elecciones, el demócrata Joe Biden, quiere “restaurar las medidas procomunistas” de Barack Obama.

Un estado clave

El estado del Sol, que a veces vota a los republicanos y otras a los demócratas, siempre es importante para ganar la Casa Blanca. Pero en los comicios de noviembre, donde Trump busca su reelección, Florida resulta fundamental para el presidente. Necesita ganar aquí sí o sí ya que, según las encuestas, viene muy atrás de Biden en otros estados usualmente muy disputados. Si pierde en Florida, (aquí va hoy unos 5 puntos abajo) las chances de reelección prácticamente estarán enterradas.

Por eso también aprovechó el viaje para juntar dinero en Hillsboro Beach, una pequeña ciudad al norte de Fort Lauderdale cuyos habitantes votaron masivamente por Trump en 2016. En la mansión particular del empresario Troy Link, CEO de Link Snacks, una compañía de snacks fabricados con carne disecada, tuvo un evento de recaudación muy exclusivo. The Washington Post dijo que las entradas llegaron a costar hasta 580.000 dólares por pareja. Esperaban recolectar en un par de horas unos 10 millones de dólares.

Un restaurant en la Pequeña Habana, el barrio cubano de Miami, que volvió a abrir pese al rebrote de casos de Covid-19 en el estado de Florida. /EFE

Además de reforzar su campaña, Trump buscó en Miami dar impulso a su idea de que el coronavirus es una realidad con la cual hay que convivir y que todo intento de marcha atrás con las medidas de reapertura es una exageración. Es claro que el presidente busca “normalizar” y dejar atrás esta pandemia que lo ha complicado enormemente y que dañó la economía, que era su principal carta para la reelección. Meterse de lleno en el epicentro del Covid19, sin barbijo, fue un enorme desafío para los expertos, incluso de su equipo, que dicen que el uso del tapabocas es fundamental.

En un comunicado enviado antes de la llegada del presidente a Miami, Biden dijo que la visita de Trump es solo “una oportunidad de foto y una maniobra de distracción de los fracasos” de su respuesta a la pandemia. Una encuesta de ABC difundida este viernes señala que crece el rechazo de los estadounidenses sobre cómo el presidente está manejando la lucha contra el coronavirus. Un 67% la desaprueba, un 9% más que hace dos semanas.

Mirá también

La visita suscitó críticas de algunos medios locales ya que un viaje de cualquier presidente significa un enorme despliegue de recursos, con preparativos médicos excepcionales para atender al presidente en caso de emergencia. La unidad médica de la Casa Blanca y el servicio secreto deben coordinar la logística con un hospital designado por cualquier eventualidad. Usualmente hay una unidad de trauma preparada y enfermeras y médicos que deben estar disponibles. Todo este operativo entorpeció el sistema sanitario local que ya está al borde del colapso.

Miami, enviada especial

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *