Diputados: el oficialismo busca aprobar este martes el impuesto a las grandes fortunas



En medio de la misión del Fondo Monetario Internacional al país -accidentada por el contagio de Covid de uno de sus miembros- el oficialismo en la Cámara de Diputados se prepara para darle media sanción este martes al proyecto de impuesto a las grandes fortunas.

El impulso al tratamiento de esta iniciativa polémica y que se demora hace meses lo tomó Máximo Kirchner la semana pasada encabezando el pedido de la sesión especial. Un gesto del kirchnerismo duro inscripto en la misma línea este domingo de la carta crítica al FMI, fijando posición diferenciada del tono de la negociación que lleva adelante el Gobierno de Alberto Fernández.

Si hay diferencias en el Frente de Todos, el tiempo de tratamiento de esta iniciativa fue fijado por el sector que sigue a la vicepresidenta, y en un contexto del otro lado de gestos de “ortodoxia” hacia el FMI, de ajustes como la nueva fórmula jubilatoria o anuncios de “austeridad fiscal” como no renovar el IFE. Todo después de la famosa carta de Cristina Kirchner tomando distancia de las decisiones presidenciales.

La sesión de este martes suma un condimento particular: el hisopado al que tuvo que someterse Sergio Massa -junto con Martín Guzmán y otros funcionarios- por su contacto con miembros de la misión del FMI con Covid.

Si bien se informó que Massa dio negativo este domingo, no quedaba claro si va a poder presidir la sesión para tratar un tema de alta tensión como es el llamado “aporte solidario y extraordinario” para morigerar el impacto de la pandemia de coronavirus. Martín Guzmán, por ejemplo, dio negativo pero avisó que seguiría en aislamiento por los días que establece el protocolo. Igual que quedó aislado el Presidente aunque dio negativo al test, tras haber estado en contacto con su funcionario contagiado, Gustavo Beliz.

La semana pasada el Frente de Todos avanzó en el pedido de la sesión por grandes fortunas cuando otras pistas hablaban de más dilaciones, como la supuesta necesidad de esperar por el texto de la reforma tributaria, o el borrador de Consenso Fiscal 2020 entre la Nación y las Provincias -que Clarín reveló hace dos semanas- que busca comprometer a los gobernadores con la sanción de este proyecto. Aunque esa negociación todavía parece estar verde, si el Gobierno logra ese compromiso servirá sobre todo para terminar de unir posiciones en el Senado, donde están representadas las provincias.

El pedido de sesión incluía el gravamen a las grandes fortunas y dos proyectos ambientales. “Máximo armó un temario buscando épica. Se olvidó del Presupuesto, que lo tuvo que incluir Massa”, expresó con ironía a Clarín un experimentado legislador, recordando que el Senado devolvió la “ley de leyes” a Diputados para que se subsanen “errores” de planillas y darle sanción definitiva. Recordó de paso que el jefe de la bancada del FdT no hizo discurso de cierre para defender el Presupuesto, una actitud inédita en un jefe de bloque.

Grandes fortunas tendría trámite allanado (necesita 129 votos por tratarse de un tema impositivo) y las firmas de aliados que acompañaron el pedido de sesión así lo anticipan.

Además de los oficialistas Máximo K., Carlos Heller, José Luis Gioja, Leonardo Grosso, Cecilia Moreau y Cristina Álvarez Rodríguez, también aparecen las del presidente del interbloque Federal, Eduardo Bucca; del bloque Córdoba Federal, Carlos Gutiérrez; Ricardo Wellbach (bloque misionero); el del interbloque Unidad Federal, José Luis Ramón; el de Juntos Somos Río Negro, Luis Di Giacomo, y Felipe Álvarez, ex Cambiemos ahora con bloque aparte.

Juntos por el Cambio anticipó su rechazo; y los dos diputados de la izquierda, Romina del Pla (PO) y Nicolás del Caño (PTS) se abstendrán, y denunciaron un “pacto del Gobierno con el FMI”.

La iniciativa ha sido criticada por inconstitucional. “Es un impuesto de acá a la China”, sostuvo Mario Negri, jefe del interbloque de JxC. Podría haber sorpresa en el bloque lavagnista, donde se dice que Graciela Camaño no quiere votarlo, aunque su par de bancada el economista Jorge Sarghini se manifestó a favor semanas atrás. “Se va a pagar un costo político y hasta un juez de paz lo va a declarar inconstitucional”, cuentan que reflexionó Camaño. El “aporte solidario” es rechazado con dureza por el Círculo Rojo, y entidades empresarias que dicen que contribuirá a frenar inversiones en el país y al clima de desconfianza empresario.

Queda por ver quién presidirá la sesión si Massa queda impedido por protocolo sanitario. Deberían ser los vicepresidentes de la Cámara, que en orden son Alvaro González (1°, Pro), José Luis Gioja (2°, Frente de Todos) y Alfredo Cornejo (3°, UCR) Nadie imagina un cambiemita al frente y debería haber un acuerdo para que sea un oficialista. 

Mirá también Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *