Diego Torres, el hincha de Boca al que le gusta Gallardo y critica la pandemia de boludos



Es dificil de imaginar una vida sin música. En tiempos tan convulsionados y llenos de incertidumbre por la pandemia del coronavirus parece haberse vuelto más indispensable que nunca. Es entretenimiento y una compañía en medio del encierro. A 19 años de su estreno, Color esperanza, interpretada por Diego Torres, volvió a sonar en muchas partes del mundo como símbolo de que al virus se lo puede vencer entre todos.

“Es increíble lo que pasa con las canciones, sorprende. Yo creo que la gente hizo algo muy especial y parece que está más viva que nunca, que perdura. Cuando la gente las lleva a ese lugar las hace inoxidables”, cuenta Diego en una videollamada exclusiva con Clarín, desde su casa en Miami.

A raíz de todo esto, Sony Music y la organización Global Citizen junto a 30 artistas lanzaron una nueva versión de Color esperanza. Todo lo recaudado será destinado a la Organización Panamericana de la Salud (OPS), para ayudar a evitar la propagación del COVID-19.

“Color esperanza”, en su nueva versión

Diego Torres, Coti Sorokin, Lali Espósito, Rubén Blades, Angela Torres, Carlos Vives, Farruko, Camilo y muchos otros sumaron sus voces a la versión solidaria del hit.

Del video, que ya se encuentra disponible en todas las plataformas digitales, participaron varios referentes de la música latina como Camila, Camilo, Pedro Capó, Dilsinho, Farruko, Fonseca, Kany García, Leonel García, Gente De Zona, Leslie Grace, Nicky Jam, Lali Espósito, Ara Malikian, Dani Martín, Mau y Ricky, Prince Royce, Rauw Alejandro, Reik, Río Roma, entre otros.

“Estoy muy contento de que participe mi sobrina, Ángela Torres, a quien amo profundamente. Me da mucho placer que esté en esto, porque ella creció cantando esta canción”.

El tema va cambiando de género de acuerdo a quien lo interpreta, como si cada uno de estos artistas, de palos muy diferentes, hicieran propias por unos segundos nada más esta composición. 

Diego Torres afirmó que se reconcilió con Coti Sorokin, tras la discrepancia que hubo en torno a la autoría de “Color esperanza”.

“La idea era darle ese mundo diferente, para que todas la voces se lucieran. En la música, para mí no hay prejuicios; hay gustos personales, nada más. La idea era abrir, compartir y soltar la canción y que pase por los diferentes géneros y demostrar que hay una unidad con un mismo mensaje y proyecto”, cuenta Diego.

Color esperanza fue escrita originalmente por Coti Sorokin, Cachorro López y Torres. La relación entre el intérprete y Coti sufrió en el último tiempo algunos altibajos. El compositor acusó a Torres de apropiarse la autoría de la letra, durante una entrevista para La Vanguardia. Después de varias declaraciones de las dos partes, se volvieron a ver la cara, aunque sea de forma virtual, para encarar esta versión solidaria.

Mirá también

“Yo creo que con Coti nos debíamos este reencuentro. Los dos teníamos ganas de reencontrarnos. Cuando surgió este proyecto, lo convoqué, lo llamé y armamos un chat los tres, con Cachorro Lopéz. Hablamos, nos dijimos las cosas. Creo que en un momento nos alejamos mucho el uno del otro, y ahora nos despojamos de los egos para darle valor a todo lo que hicimos. Yo estoy profundamente agradecido con el aporte de Coti en esta canción y con el de Cachorro, en todo sentido”, dice Torres, quien aseguró que están reconciliados.

Diego Torres, en el 10º Festival de la Canción Popular a Orillas del Mar en Mar del plata.

La pandemia del coronavirus obligó a los artistas a reinventarse para poder estar cerca de su público y, tal vez sin buscarlo, tomaron un rol fundamental. Cada concierto en streaming, o video en vivo contando sobre sus proyectos, se convirtió en un cita obligada para los fanáticos, que ya no saben qué más hacer dentro sus casas.

“Yo creo que los artistas somos como juglares o entrenedores, yo siempre lo vivi así. Me gustaba cuando Robbie Williams decía: ‘I am an entertainer’, y yo creo que si”, reflexiona Torres.

“Es un buen momento para escribir, componer, para usar esta vulnerabilidad en el espacio creativo”, dice Diego, y adelanta que está “terminado de cocinar” varios temas, especialmente uno que tiene que ver con estos tiempo caóticos que toca vivir.

El cantante de Hoy es domigo, está aislado en su casa de Miami, junto a su mujer Débora Bello y su hija Nina (7). “Yo digo que los Estados Unidos son muchos países en uno. No es lo mismo lo que pasa en un estado y el otro. Nueva York entró con mucho contagios porque es muy cosmopolita y hay mucho turismo”, explica sobre la situación del país donde reside, el más afectado en cuanto a la cantidad de infectados.

“Hay un presidente (Donald Trump) con medidas bastante particulares y contradictorias con su mismo entorno, cosa que en la Argentina da más tranquilidad, al ver a un presidente (Alberto Fernández) en consenso con su gobernador (Axel Kicillof) y el Jefe de la capital (Horacio Rodirguez Larreta), unidos en las diferencias en un mismo discurso. Ojalá gane la conciencia sobre la inconciencia y la responsabilidad sobre la irresponsabilidad”.

A pesar de que en ese país la cuarentena es más flexible, el cantante pasa su días aislado, y sólo sale a hacer lo esencial, con barbijo y guantes. La mayor parte de las veces hace la compras por teléfono. “Acá podes salir a dar una vuelta en bicicleta, que lo hacemos para que Nina mueva las piernas. Yo puedo salir a trotar porque hay lugares donde esta permitido, con distancia, y eso me salva, porque yo soy deportista y trotador”, cuenta Diego sobre cómo son sus días en aislamiento.

Diego Torres se encuentra en cuarentena en Miami con Débora Bello y su hija Nina.

Más de 200 artistas, entre los que se encuentran Ricardo Darín y Madonna, y cinetíficos firmaron un manifiesto pidiendo que la forma de vivir en el mundo cambie. Si bien Torres no aparece entre los firmantes, tiene una ideología parecida. “Ojalá que esto nos haga dar cuenta de cuantas cosas no necesitamos, que se puede vivir de otra manera, y ojalá que nos ayude a ser un poquito mas personas, más solidarios”.

Y agrega: “Boludos y pelotudos va a haber siempre. La pandemia de pelotudos siempre es la más difícil. Aquel que no es solidario, que piensa en sí mismo, se mira el ombligo, no es consciente de los contagios, del rebrote. Esto nos deja en evidencia de qué clase de personas somos, queremos ser, o podemos ser”.

El cantante confiesa que la paternidad lo cambió completamente. Además de que Nina (7años) se convirtió en lo más importante de su vida, su manera de ser se transformó. “Cuando sos padre tenés que desarrollar una paciencia que sorprende cuando aparece. Y te encontrás respondiendo con paciencia a cosas que antes hubieras mandado a la mierda. Y te das cuenta que eso tiene un mejor efecto en tu hijo. Porque si vos le ladrás o perdés la tolerancia, la predispoción es otra”.

La llegada de Nina también logró que Diego bajara algunos cambios en las confrontaciones. “Con las redes sociales de ahora, que tocas un botón y podés opinar de todo, yo me estaría peleando con todo el mundo. No es que me haga el bueno ahora, pero entiendo que hay ciclos donde está bueno guardarse”.

Su hija continúa sus estudios y clases de piano de forma remota. “Decí que mi mujer es un soldado que está atrás, porque los chicos se distraen y hay que estar todo el tiempo”, cuenta Diego. “Nina lo lleva con mucha entereza. Pero uno le va dando sentido de la realidad de a poco. No le querés pintar una catástrofe de entrada, pero tampoco querés dejarlos a fuera. Es importante que de a poco valore la vida, los abrazos, los afectos…”

Diego Torres en el Estadio Luna Park, un escenario al que por un tiempo no podrá regresar.

Se sabe que Diego Torres es un amante del fútbol y un apasionado por Boca Juniors, sin embargo se define como un hincha objetivo, algo un poco raro para el fanático promedio. “Yo soy bostero, porque mi viejo me llevó a la cancha y le tengo un hermoso recuerdo a eso. Pero soy fanático hasta cierto punto. Me gusta (Marcelo) Gallardo por ejemplo. Me gusta lo que el tipo ha generado en su equipo, por más de que sea de River”.

A Independiente también se lo podría catalogar como el club de sus amores. El abuelo de Diego y padre de Lolita Torres, “el famoso que no la dejaba besarse en las películas”, eran de Avellaneda e hinchas del rojo. “Se extraña el deporte. Para mí es clave. Yo me siento con la guitarra a ver ESPN o Fox y me pongo a componer. Estoy escribiendo, de fondo estoy viendo Atalanta-Juventus, y paro y digo: ‘Uy, mirá ese gol’. Y después sigo escribiendo”.

Así como la inspiración para Diego Torres puede aparecer en el medio de un partido de fútbol, también le aparece en momentos menos indicados. “Una vez mi mujer se estaba descomponiendo, le faltaba el aire, y yo jodiendo empece a cantar: ‘Me falta el aire…’ Y ella me decía: ‘Boludo, me falta el aire en serio no te pongas a escribir’. Asi que la inspiración nunca se sabe como puede venir”, cuenta.

Por culpa de la pandemia, él tuvo que reorganizar su agenda. Se encontraba grabando un programa en Colombia, llamado Otro nivel, que tuvo que ser suspendido. Además, está mezclando un disco con la Filarmónica joven de Colombia y el coro de Misi, que verá la luz en la segunda mitad del 2020, mientras su producción ya comenzó a programar conciertos para diciembre. Y está expectante con la posibilidad de ir Rusia, gracias a Quédate, el tema que grabó con Agutin Leonid.

“La gente amaba a mi mamá allá, y cuando se enteraron que yo era su hijo todo se empezó a activar. Esto es muy simbólico. Creo que la vieja desde arriba dijo: ‘Reconectemos a la familia con Rusia'”. Mientras Diego hace el intento de hablar en ruso, recuerda las 14 giras que hizo Lolita Torres por ese país y las muestras de amor que ella recibía en ahí. Tantas, como para pensar en hacer una nueva versión de Color esperanza… ¡en ruso!

E.S.​

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1