Diego Maradona: los detalles de la recuperación puertas adentro y un tratamiento a largo plazo que en realidad será día a día



Es una nueva vida en las vidas de Diego Maradona. Una búsqueda postergada que tuvo su primer paso este miércoles en la llegada a la casa del barrio San Andrés, del complejo Villanueva, en Tigre. Allí está Diego. En ese escenario apuntarán a una construcción integral puertas adentro, con las hijas como eje y con un círculo íntimo más cerrado. Es un rompecabezas que se armó sobre la marcha, que encastró a la fuerza y que en cualquier momento puede romperse. Mientras tanto, hay un paciente que como todo paciente, más allá del apellido, debe poner su cuota fundamental en un tratamiento que tiene dos caras: es a largo plazo y al mismo tiempo es día a día.

Las primeras horas en el nuevo hogar fueron positivas. “Pasó bien la noche y se levantó sin problemas”, cuentan a este diario. Gianinna y Jana estuvieron el miércoles con su padre hasta tarde y luego fueron a dormir a sus viviendas.

Quienes se quedaron a acompañar a Diego fueron Johny Espósito, sobrino del Diez (hijo de Mary) que ya estaba a su lado en la casa de Brandsen y en la internación en la Clínica Olivos, y Kity, una de las hermanas.

Además de los dos familares, no se movieron de la casa una enfermera de la Clínica Olivos y un asistente terapéutico que asignó Swiss Medical. La idea es que en el primer tramo del tratamiento ambulatorio Diego tenga siempre a mano la asistencia de especialistas para seguir al detalle los cuidados del postoperatorio y ante cualquier eventualidad.

Este jueves llegó a la casa y se sumó al círculo íntimo Maximiliano Pomargo, el cuñado de Matías Morla el asistente que más tiempo lleva conviviendo con Maradona desde sus tiempos en Dubai, pasando por Culiacán, Benavídez, Brandsen y ahora Tigre.

Durante la jornada Diego también recibirá las visitas del psicólogo Carlos Díaz y de la psiquiatra Agustina Cosachov que serán piezas fundamentales para apuntalar la recuperación.

En este sentido, los allegados al mejor futbolista de todos los tiempos coinciden en una paradoja: es necesario encarar un tratamiento a largo plazo para neutralizar el síndrome de abstinencia y evitar una recaída en su adicción al alcohol, que en combinación con el consumo de psicofármacos generó el deterioro anímico y físico de Diego. Pero a su vez advierten que en el Mundo Maradona, tal como se evidencia en los 60 años de vida mediatizada, todo será “día a día”.

El rompecabezas se armó el martes por la noche en una sala de la Clínica Olivos. Tal como contó Clarín, allí se reunieron las hijas de Diego, Dalma, Gianinna y Jana, Verónica Ojeda (en representación de su hijo Diego Fernando) los médicos que monitorearon su internación, Víctor Stinfale (apoderado legal del Diez) y Maxi, el asistente principal en el día a día.

El resultado del cónclave fue empoderar a las hijas. En este punto también entrarían los hijos, pero Diego Fernando es menor y Diego Junior sigue en Nápoles tras sufrir coronavirus. Los varones, desde ya, podrán visitar a su padre cuando lo deseen, pero siempre en coordinación con las chicas.

Ni siquiera habían pasado 24 horas cuando se generó el primer cortocircuito en este cambio histórico alrededor del Diez.

Para Dalma y Gianinna la foto de su padre que difundió el doctor Leopoldo Luque horas antes del alta médica fue una traición al pacto que habían hecho. Cuidado extremo, nada exposición y todas las decisiones bajo el ala de las hijas era la idea.

“Habíamos quedado que todos íbamos a preservarlo y alguien publicó una foto! Hay cosas que jamás voy a entender… ¡Me enfoco en acompañarlo porque es un camino largo y hay mucho por hacer!”, escribió enojada Dalma en Instagram.

El posteo de Dalma Maradona tras el alta de Diego Maradona. Captura de Instagram

Mientras los satélites buscan alinearse, hay un paso aún más importante: hacerle entender a Maradona que su vida cambió (o mejor dicho, debería cambiar) por completo. Que la operación por el hematoma subdural en la cabeza fue apenas una oportunidad para tomar dimensión del problema mayor de su adicción y entender que podría no haber lugar para un nuevo susto.

Hay interrogantes que aparecerán en este tratamiento que es a largo plazo y a la vez, día a día. ¿En qué ocupará su tiempo Diego? ¿Cuánto respetará las indicaciones de los médicos? ¿Cómo será la experiencia de convivir mucho más tiempo con sus hijas? ¿Durará esta tregua entre los entornos? 

Nadie tiene la respuesta. Ni siquiera Diego.

Por lo pronto, su contrato en Gimnasia está vigente hasta mediados de 2021 y no se prevén cambios: “está de licencia”, apuntan. En el televisor de la Clínica Olivos no tenían activado el Pack Fútbol así que el domingo siguió el empate del Lobo ante Vélez y luego el triunfo de Boca contra Newell’s a través de una tablet. Este jueves podrá ver a la Selección desde su nuevo hogar.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *