Día del Inmigrante: “Ellos son un ejemplo del pasado y también del futuro”



El 4 de septiembre se conmemora el Día del Inmigrante. Recuerdo que cuando era niño mi abuelo, un hombre que vino desde Italia a la Argentina, me dijo: “Carlos, no sabés que difícil es ponerse en la cabeza de un inmigrante”.

Ciertamente no comprendía lo que me decía. Me explicaba que la gente difícilmente entendía cuando les contaba que, expulsados por la guerra, se debían separar de sus seres queridos y ver un futuro truncado. Debían enfrentarse con sueños destruidos en un viaje en barco a lo desconocido. A la par, ver a sus padres despidiendo al hijo que, posiblemente, no verían nunca más en sus vidas.

Me emociono cada vez que recuerdo a mis abuelos luchar por reconstruir un futuro, a partir de un pasado que ya no les pertenecía. Su voluntad, su entereza, sus ganas de empezar de nuevo mirando siempre para adelante. Un ejemplo, como fueron todos los inmigrantes, de templanza, de no bajar los brazos frente a las dificultades, de seguir soñando por un mundo mejor.

El ex Hotel de Inmigrantes, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hoy Museo de la Inmigración. Allí se puede conocer la historia de los inmigrantes que llegaron a la Argentina. Foto: Cecilia Profético.

Son un ejemplo del pasado, pero también del futuro. Para aquellos que por mucho menos, frente a un obstáculo, todo lo abandonan. Para los que solamente sueñan dormidos, sin darse cuenta de que soñar despierto también los mantiene vivos. Para aquellos que creen que el amor es un instante, en lugar de algo que se construye todos lo días.

Me causaba mucha gracia cuando en ocasiones decían: “Nos vamos a Italia”. Luego comprendí que irse a Italia significaba pasar el día en la Asociación de Italianos que había cerca de sus casas.

Para ellos, como para los miles de inmigrantes, sean italianos, españoles, judíos, ucranianos, polacos, iban a esos lugares para sentirse cerca del país donde habían nacido. Era como un cordón umbilical que los unía a su tierra.

Ahí se encontraban con sus paisanos, hablaban el mismo idioma, saboreaban las mismas comidas, bailaban su misma música. Algunos hasta se vestían a la usanza de aquellas regiones tan alejadas de la Argentina.

Creo que cada 4 de septiembre habría que salir al balcón y aplaudir a aquellos que ya no están y a los que todavía, con su presencia, siguen luchando y tratando de hacer grande a este país. Y aprovechar ese aplauso para agradecerles por habernos ayudado a construirlo.

Por habernos dejado, además de una cultura del trabajo, paisanos en las artes, en la poesía, en las ciencias y en otras tantas disciplinas.

Me siento muy orgulloso de ser uno de esos descendientes que habitaron suelo argentino. Vaya para ellos, mi cariño, respeto y admiración.

Carlos Lelli

farma@carloslelli.com.ar

Mirá también Mirá también

OTRAS CARTAS

Despiden a un líder del Rotary Club Internacional

Luis Vicente Giay fue presidente de Rotary Internacional. Foto: Facebook.

El pasado sábado 29 de agosto falleció Luis Vicente Giay. Luis nació el 4 de agosto de 1938 en Arrecifes, se recibió de Contador Público en la UBA, formó su propia empresa familiar, se casó con Celia Cruz de Giay y tuvieron cuatro hijos, que hoy junto a esposas y ocho nietos han formado una hermosa familia.

Luis, en 1961, abrazó al Rotary Club ingresando en su Club en su ciudad Arrecifes. Ejerció la presidencia y posteriormente en 1974/1975 fue electo por los clubes de su distrito gobernador. En 1987/1989 fue elegido director Internacional y en 1996/1997 fue ungido presidente de Rotary Internacional, único argentino que logró llegar a la presidencia de la Organización No Gubernamental más importante con presencia en más de 200 países en el mundo.

La presidencia del doctor Giay es recordada por muchas medidas de aggiornamiento y por su trabajo con la Fundación Rotaria. Fue un líder indiscutido, con reconocimiento mundial. Un hombre humilde en su vivir, cálido en el consejo y vibrante en su servicio. Fue y será un ejemplo a imitar.

Los rotarios argentinos hoy sentimos el dolor de su ausencia y la responsabilidad de continuar con sus enseñanzas, y con el lema rotario “Dar de sí antes de pensar en sí”, de la mano del lema que acompaño su presidencia: “Construyamos el futuro con acción y visión”, el cual mantiene una actualidad y vigencia que nos inspira a seguir con nuestra obra.

Luis Vicente Giay interactuó con grandes líderes mundiales. Fue nombrado Doctor Honoris Causas de muchas Universidades y tuvo destacada actuación en proyectos rotarios que lo marcaron como uno de los más importantes representantes de nuestra organización que el próximo 23 de febrero cumplirá 116 años de vida.

Querido Luis Vicente, que Dios te reciba a su diestra, y que nos sigas guiando en nuestro trabajo por y para la comunidad por la que tanto trabajaste.

Ricardo R. Pedace

ROTARY CLUB CABALLITO

Mirá también Mirá también

Reflexión acerca de las tomas de tierras

Unas 2.500 personas tomaron tierras en Guernica. Foto: AFP.

Lo que muestran en televisión en Guernica es vergonzoso, tristísimo, inconcebible. Cuesta creer que en un país que le da de comer a 400 millones de personas, y con tantas riquezas, haya gente, argentinos y de otras latitudes, que viva como el caso de la señora con cuatro niños que mostraban chapoteando en el lodo y en un refugio precario.

La mujer decía que no podía pagar un alquiler, Cosa que no extraña, ya que los sucesivos gobiernos, populistas y oligarcas, desde hace mucho no han hecho otra cosa que esquilmar al pueblo y agravar la situación de no pocos.

Pero hay algo que es necesario recalcar. Si muchos de estos seres humanos vivían la misma miseria en otro lugar, sin luz, agua ni gas y sin pagar un alquiler, (no todos son el mismo caso de la señora citada) la pregunta es: ¿porque toman y lotean otros terrenos, con dueños o no, en donde tampoco tienen luz, agua y gas? Creo que la respuesta es obvia: “alguien” los movilizó o invitó a que ocuparan ese lugar.

No hay dudas de quién es ese “alguien”, hablamos de una ideología que hace beneficencia con los pobres perjudicando a otros, utilizando el bolsillo de otros, nunca el de ellos que dicen estar tan preocupados por los mismos.

El presidente Alberto Fernández dijo que usurpar es ilegal, pero señaló que “tampoco podemos echarlos a patadas”. En medio de esa aparente contradicción, que no lo es porque avala la ocupación ilegal, sumergidos en la miseria hay miles de seres humanos que son usados, manejados, manoseados y lesionados en su dignidad a cambio de votos y vaya a saberse qué más.

Además, hay intendentes que denuncian que con esa pobre gente arriban también narcotraficantes. Lo que se dice, cartón lleno.

Miguel A. Decunto

spectre2015@yahoo.com

Mirá también Mirá también

Una historia sobre despedidas en medio de la pandemia

A fines de agosto se reabrieron, con protocolos, los cementerios en la ciudad de Buenos Aires. Foto: Maxi Failla.

Cuando la pandemia te juega en contra duele. Los derechos y obligaciones no son iguales para todos. Mi madre murió hace unos días y solo pudimos despedirla dentro del cementerio cinco personas cumpliendo con las exigencias de este duro momento: anteojos, máscara, barbijo y guantes. Hermanos, sobrinos y nietos solo permanecían en la puerta del cementerio, con dolor y sin poder acercarse.

Hace unos días murió el Padre Bachi de la Villa Palito en la Matanza (QEPD). En su despedida pude ver a miles de personas sin distanciamiento social, rompiendo todos los protocolos.

Cómo puedo comprender tanta desigualdad si nadie hace ni dice nada y todos lo vieron.

Ella, con sus alas blancas voló alto y descansa en paz. Eso es lo único que me hace bien. ¡Te amaré para siempre, madre querida!

Marta Salde

martalaestoica@gmail.com

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2