Desarrollan un método que detecta y monitorea focos de coronavirus en un barrio con tests PCR de su líquido cloacal



¿Qué pasaría si se pudiera hacerle un test PCR a todo un barrio para saber si tiene focos de contagio de coronavirus? Hacerlo es posible: un equipo de ingenieros e investigadores de AySA desarrolló una técnica para hacerles test PCR a los líquidos cloacales y así buscar restos del material genético del virus. A través de pruebas sucesivas, se podrá analizar la evolución de la enfermedad en ese barrio, porque se tendrá información acerca de si la cantidad de copias del virus aumenta o disminuye en el tiempo. Esto permitirá contar con un sistema de alerta temprana y de vigilancia.

Para confirmar si una persona está contagiada de coronavirus se le realiza un test PCR (reacción en cadena de la polimerasa). Esta técnica de la biología molecular detecta el fragmento del material genético propio del virus. Y también puede usarse para “diagnosticar” un foco de contagios en un barrio, testeando muestras de sus líquidos cloacales.

Investigaciones de todo el mundo demostraron que los infectados excretan el coronavirus. Estudios realizados en Murcia (España) y en Delfh (Holanda), por ejemplo, demostraron que el ARN (ácido ribonucleico) del virus está presente en las aguas cloacales. El ARN participa en la síntesis de las proteínas y realiza la función de mensajero de la información genética.

Los científicos afirman que estos restos genéticos del Covid-19 no tienen capacidad de infectar a la población. En cambio, y aunque estén presentes en muy bajas cantidades, ayudan a detectar la presencia del virus en forma precoz. Esto serviría para lanzar una alerta temprana ante un nuevo brote. También, como una herramienta de vigilancia, para analizar su evolución.

Coronavirus SARS-CoV-2, responsable de la actual pandemia/CDC

A partir de la evolución de casos local, AySA puso en marcha el estudio, desarrollo e implementación de una metodología para detectar ese material genético del virus en el sistema cloacal de Buenos Aires. Así fue que los especialistas de la empresa estatal ya verificaron la aparición de restos de Covid-19 en muestras de efluentes cloacales​ de la Ciudad.

La metodología fue implementada por un grupo de profesionales de la empresa, encabezados por el ingeniero Alejandro Barrio, a cargo de la Dirección Técnica y de Desarrollo Tecnológico de AySA. Consiste en la detección de Covid-19 en muestras de líquido cloacal de plantas depuradoras y sistema de transporte cloacal mediante el método RT-q-PCR (PCR cuantitativa con transcriptasa reversa).

“Se trata de detectar fragmentos del material genético del virus a través de la técnica de PCR de Biología Molecular, previa preparación de la muestra”, explica el ingeniero Barrio. El método, detalla, consta de distintas etapas. Primero se toman muestras de distintas partes de la red cloacal y en las plantas depuradoras. A continuación, se concentra la muestra para obtener un pellet o aglomerado de material genético.

Las muestras se toman en las plantas depuradoras o en los puntos de descarga de cada barrio. Foto: Nora Mazzini

El siguiente paso se realiza en un gabinete de bioseguridad nivel II, que permite trabajar en forma segura con materiales contaminados por agentes patógenos, como los virus. Allí se extrae el ARN, utilizando un kit de extracción.

Después se determina la pureza del ARN obtenido y su relación con proteínas, polisacáridos y cualquier tipo de sustancia que puedan causar interferencia. Recién después se le puede hacer el test PCR. “La mayor complejidad del desarrollo radica en la preparación de la muestra por ser líquido cloacal, que es una matriz muy compleja, con muchas interferencias que deben ser eliminadas para poder detectar el virus con el equipo de PCR”, explica Barrio.

Tratamiento del líquido cloacal en la planta depuradora Norte de AySA.

El ingeniero de AySA cuenta que en Europa se están utilizando sistemas similares para detectar precozmente rebrotes de coronavirus en determinadas zonas. “La caracterización del líquido cloacal y la consecuente adaptación de la técnica son propias de cada ciudad -agrega-. El monitoreo de ciertas zonas o barrios en su punto de descarga cloacal, a través de esta metodología puede servir para vigilar la evolución, es decir el aumento o disminución de casos en el lugar”.

En esta primera etapa, que fue de desarrollo y puesta a punto de la técnica, se tomaron muestras en distintos barrios y plantas depuradoras de la Ciudad. “A futuro, la autoridad sanitaria podrá definir las zonas que quiere estudiar y monitorear con esta metodología”, concluye Barrio. En la empresa, además, anticipan que también buscan incorporar las técnicas moleculares para la vigilancia integral del recurso hídrico.

Mientras tanto, desde Aysa aseguran que no hay peligro de que el virus contamine el agua potable de la Ciudad. Por un lado, porque aseguran que es bajísima la probabilidad de que el virus llegue al Río de la Plata, y mucho menos que llegue vivo como para poder infectar. Por el otro lado, afirman que los procesos de potabilización con todas sus etapas, incluyendo la desinfección, aseguran la potabilidad del agua.

NS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1