Cuarentena por coronavirus: ¿Te animás a pasear por las calles de un célebre cuadro de Van Gogh?



Ya no tenía el lóbulo de su oreja izquierda y, empujado por turbulentas alucinaciones, se había internado voluntariamente en el sanatorio mental de Saint-Remy. Miraba por la ventana de la clínica y veía los cipreses del jardín o las estrellas por la noche. Y las alucinaciones, siempre ahí, acosándolo. Lo que vio, lo que sintió y lo que pensó, lo plasmó en uno de los lienzos más célebres de la historia del arte, tal vez, su obra maestra. La noche estrellada y sus sinuosos azules fueron creados en 1889, un año antes de la muerte del genial pintor holandés Vincent Van Gogh.

El cuadro, que desde 1941 se conserva en el Museo de Arte Moderno de Nueva York, representa ni más ni menos que la vista nocturna que Van Gogh, nacido en Zundert, Holanda, en 1853, tenía desde su habitación del hospital psiquiátrico Saint Paul de Mausole, en las afueras de Saint-Remy, en Francia, donde pasó su último año de vida.

La noche, sus matices, los trazos en espiral, la vivacidad de los azules, contrastan con la tranquilidad del pueblo que se observa en un segundo plano.

“La noche estrellada”, de Vincent Van Gogh.

Vale la pena hacer la visita virtual, de poco más de dos minutos de duración, que permite adentrarse en las calles de ese pueblo, con el característico cielo vangoghiano sobre el visitante virtual, hasta llegar a una habitación. Que no es cualquier habitación: es El dormitorio en Arlés, óleo de 1888.

Mirá también

Este óleo representa el cuarto donde el pintor se alojó durante su estadía en la localidad francesa de Arlés. Hizo tres pinturas casi idénticas, de las cuales una se deterioró, otra está en el Instituto de Arte de Chicago y una más pequeña en el Museo de Orsay, en París.

“La noche estrellada en el Ródano” (1889), del artista holandés Vincent Van Gogh (1853-1890), antecedente a “La noche estrellada”. La noche y las estrellas, temas recurrentes en sus obras. / EFE

El pintor buscaba transmitir tranquilidad y sencillez mediante los colores, que así describía: “Los muros lila pálido, el suelo de un rojo gastado y apagado, las sillas y la cama amarillo de cromo, las almohadas y la sábana verde limón muy pálido, la manta roja sangre, la mesa de aseo anaranjada, la palangana azul, la ventana verde. Quise expresar un reposo absoluto mediante todos estos tonos diversos”.

“El dormitorio en Arlés”, la obra que hizo célebre la cama del artista Vincent Van Gogh.

Pero volviendo a La noche estrellada, Van Gogh, pintor postimpresionista creador de 900 pinturas y 1.600 dibujos en apenas diez años, le contó en una carta a su hermano Theo: “Esta mañana he visto el campo antes de amanecer desde mi ventana, con nada más que la estrella de la mañana, la cual era muy grande”. De ahí que pintara una serie de estrellas, casi como soles, en su cuadro: son 11 y cada una tiene su propio halo, conseguido por un juego de líneas que dan la sensación de movimiento. El pueblo, en cambio, está quieto, dormido. Arriba, el movimiento; abajo, la calma. Y agregaba: “A través de la ventana abarrotada, puedo ver un campo de trigo encima del cual, por la mañana, puedo ver el sol salir en todo su esplendor”.

El revolver con el que Van Gogh se habría quitado la vida. De fondo, unos de sus autorretratos. / AFP

Pero no pudo contra esos arrebatos alucinatorios que lo enloquecían y le impedían trabajar: Van Gogh se quitó la vida con un disparo en el pecho, mientras paseaba por el campo. Fue el 29 de julio de 1890, hace casi 130 años, y Vincent tenía 37 años.

PC

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1