Cuarentena por coronavirus: ¿seguro que “La cabaña del Tío Tom” es un libro para chicos?



Era 1852 y se publicaba en los Estados Unidos La cabaña del tío Tom. ¿Se acuerdan? Un esclavo manso y tranquilo, otro que hará todo por su libertad. Lo leímos como un libro para chicos, en la famosa Colección Robin Hood. Pero ojo,.

Mirá también

Su autora, Harriet Beecher Stowe, nos acerca a ese esclavo tranquilo, adaptado, que ha hecho su vida en la plantación. Sin embargo Stowe -que era abolicionista- señalaba cómo la esclavitud atentaba contra las familias: una madre, Eliza, saca de sí misma fuerzas sobrenaturales para escapar con su hijo cuando amenazan con venderlo.

Sin embargo, en su libro Mujeres, raza y clase (1981) una luchadora negra, Angela Davis, la critica: “El personaje femenino principal es una parodia de la mujer negra en la que la autora realiza una transposición ingenua, desde la sociedad blanca a la comunidad de esclavos, de la figura materna elogiada por la propaganda cultural de la época”, dice.

La cabaña del Tío Tom, una edición tradicional

Y trata de entender por qué lo hace: “Tal vez esto pudo deberse a las esperanzas de Stowe en que las lectoras blancas de su novela se descubrieran a sí mismas en Eliza. Podrían admirar su elevada moralidad cristiana, sus firmes instintos maternales, su delicadeza y su fragilidad”.

En dibujitos. “La cabaña del Tío Tom”, un dibujo animado de 1947

La mujer como sinónimo de madre es lo que casi un siglo y medio después hace ruido. Cuenta Davis: “El coraje materno de Eliza es deslumbrante. Cuando en el curso de su fuga llega a un infranqueable río de aguas deshelándose, con el cazador de esclavos pisándole los talones, esconde a Harry y armada de esa fortaleza que Dios dispensa sólo a los desesperados, con un grito salvaje y un salto descomunal, pasó por encima de la corriente turbulenta para alcanzar la placa de hielo (…). Gritando alocada (…) saltó a otra placa y a otra; ¡tropezando, brincando, resbalando, levantándose de nuevo!”

Puede haber en la novela esclavos dóciles y esclavos rebeldes, pero queda clara la crítica a la institución. Porque es claro que el amo malo es malo. Pero lo radical es que hasta el amo más bueno un día tiene problemas de plata y te vende el hijo. Vale la pena volver a leerlo.

PK

Mirá también Mirá también Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1