Cuarentena por coronavirus: Quincy Jones y los campeones mundiales del R&B, el soul y el jazz



Por qué te lo recomendamos Porque sólo a un hombre de la genialidad de Quincy Jones se le ocurriría juntar en el mismo disco a Ella Fitzgerald, Miles Davis, Joe Zawinul, Ice-T, Big Daddy Kane, Sarah Vaughan, Dizzy Gillespie, George Benson, Luther Vandross, Dionne Warwick, Barry White, Chaka Khan, Take 6, Bobby McFerrin, Al Jarreau, Al B. Sure!, James Ingram, El DeBarge, Ray Charles y Tevin Campbell, entre otros monstruos de la escena del R&B, el soul y el jazz universal y no fracasar en el intento.

En verdad, la cuestión en torno a Back on the Block también podría ser vista de la manera inversa: ¿a la invitación de que otro productor, sino al gran Quincy, esos mismos artistas le habrían dicho que sí, allá por 1989? Pero Quincy era EL productor, y ahí los tuvo a todos, a disposición.

¿Alcanza eso para que lo recomendemos? Para nada; no hubiera sido la primera vez que una constelación de estrellas acaba estrellada. Y mucho menos la última. Pero Jones tenía un plan, y le salió a la perfección. tanto, que fue el primer álbum propio con el que consiguió subir al escenario de la entrega de los premios Grammy. No una, ni dos, ni tres… Fueron siete veces las que subió; una de ellas, para recibir el gramófono que galardonó a Back on the Block como Álbum del año.

¿Que qué tenía el disco para haber recibido semejante reconocimiento? Sencillamente todo. Ante todo, buenas canciones, de autores tan variados como Rod Temperton, Siedah Garrett, Caiphus Semenya, Ice-T, Glenn Ballard, Joe Zawinul, el brasileño Ivan Lins y el argentino Jorge Calandrelli. Sí, el mismo que hizo los arreglos del disco de boleros de Jorge Porcel, y que trabajó con artistas como Sergio Denis, Violeta Rivas y Estela Raval, antes de levantar vuelo a la gloria de la mano de Tony Bennett, Stevie Wonder y barbra Streisand, entre otros Top Ten.

En segundo término, una coherencia sonora que puso a todas las figuras en un mismo registro, con la música negra como marco contenedor de varias de sus vertientes, como el soul, el rap, algo de jazz, un poco de R&B y una pizca de funk. Todo, procesado a través del concepto Quincy, que tanto le dio a la industria de la música. o mejor, a la música, directamente.

Así es la tapa de “Back on the Block”, el álbum en el que Quincy Jones reunió a la elite del R&B y el soul universal.

En tercero, una base que si los Dire Straits son los sultanes del ritmo, estos son los reyes, príncipes, caciques, hetmanes y todos los demás cargos que se les ocurran. Rapero en Back on the Block, con Ice-T al frente, funkero moderno en I Don’t Go For That, soulero en I’ll Be Good to You, Quincy reunió en Wee B. Dooinit una fiesta acapella compartida por Bobby McFerrin, Al Jarreau y los Take 6.

La Birdland de los Weather Report cambia de clima en la versión Jones, con Miles, Dizzy Gillespie, George Benson y Aretha Franklin metiendo trompetas, guitarra y scat -hay dos trompetas más-; y Septembro, que tan bien interpretó Pedro Aznar en su primer álbum solista, acá combina los teclados del ex Frank Zappa Ian Underwood con los de Herbie Hancock y la voz de Sarah Vaughan.

La química entre el jazz y el rap adquiere su pico máximo en Jazz Corner of the Word, una vez más con Miles, Benson, Dizzy, Sarah y Ella; todos metidos ahí, haciendo de las suyas sobre un entramado de percusiones; y finalmente, The Secret Garden (Sweet Seduction Suite) impone condiciones con la voz de Barry White, que le abre paso a las de El DeBarge, James Ingram y Al B. Sure!

Todo es excesivo en Back on the Bock, pero llamativamente nada sobra. Ni siquiera en esa extensa lista de músicos que incluye a los Toto Steve Lukather y Steve Porcaro, además del ex Genesis Neil Stubenhaus, Sheila E., George Duke, Ray Charles y el crédito argento Calandrelli, entre muchos más. Todos, necesarios y valiosos en el armado del gran Quincy. Y ya que estamos, si tienen Netflix, no se pierdan Quincy, el fantástico documental que repasa su vida, fantástica. Pero después de escuchar el disco, claro.

E.S. 

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *