Cuarentena por coronavirus: el amor en tiempos de Tinder



En esta novela, ni él ni ella tienen nombre. Simplemente, son Él y Ella. Sus amigos, amantes, jefes tampoco tienen nombre: son señalados con una letra. No es ni más ni menos que una historia de amor, con la particularidad de ambientarse en los tiempos que corren. Al menos en los tiempos prepandemia: tiempos de Tinder, de lo efímero, de relaciones fugaces a través de la pantalla, de amor líquido, de decidir si alguien gusta o no por la foto que ofrece una app y de descarte o “match” con sólo deslizar el dedo. A eso se refiere el título: a la fugacidad de las relaciones y por eso nadie tiene nombres propios. Mañana tendremos otros nombres, del rosarino Patricio Pron, resultó ganadora del Premio Alfaguara de Novela en 2019.

Él es escritor, Ella es arquitecta, están juntos desde hace cinco años y viven en Madrid. Pero la historia no empieza por acá, sino cuando Él está rompiendo una página cada dos de todos los libros de Ella que quedan en el departamento que compartieron. Se están separando. ¿Qué hacen las partes para “reinsertarse” en el plano afectivo con tantas aplicaciones y tecnología puestas al servicio del coqueteo?

Escribe Patricio Pron, que actualmente vive en Madrid, pero está radicado en Europa desde hace dos décadas, y de ahí el uso de palabras más típicas del habla española que del habla argentina, como “apartamento”, “metro” o “flirtear”.

“Se puso a pensar qué había sucedido, en qué circunstancias y por qué habían decidido –aunque en realidad sólo había decidido Ella, que le había impuesto su decisión de una forma que sabía odiosa y triste– dejar de ser una pareja, desarticular el animal bifronte, el monstruo que habían sido, separarse definitivamente”.

Pron y una novela sobre el amor en los tiempos que corren. / EFE

Él sigue pensando en ella, pero sale con una compañera de oficina. Ella piensa en él, pero se relaciona con un inglés en un viaje que hace sola a una playa. Ambos pisan los 40 años y la posibilidad de convertirse o no en padres también los acecha. Y la tecnología que está ahí, tan cerca.

Mirá también

Esto decía Pron, de 44 años y doctor en filología románica por la Universidad Georg-August de Göttingen, de Alemania, en una entrevista con la revista Viva: “Las nuevas tecnologías han facilitado el encuentro casual, a menudo sexual, pero no las relaciones más duraderas, las que solían ser vistas como naturales y cuya finalidad, implícita o explícita, era la reproducción. Ahora, afortunadamente, esta opción es apenas una entre muchas otras que incluyen la exploración de todo tipo de deseo amoroso, sin que importe el género ni el número de integrantes de una pareja”.

Así lo escribe en la novela:

“Mientras tanto el flujo incesante de mensajes que definían los términos de una sexualidad nueva –o solo la continuidad de la misma, no lo sabía– desfilaba por la pantalla de su teléfono, sobre el que Ella se reclinaba exactamente igual que el resto de las personas en el metro, no podía evitarlo. E. y Ella habían empezado a componer para las otras un poema: lo hacían con las frases que algunos hombres les escribían a E. y a Bg. Cuando flirteaban con ellas, sin ningún resultado y apenas un instante antes de que ambas los bloquearan, como era previsible que sucedería para cualquier persona sensata, excepto al parecer para ellos”.

“Mañana tendremos otros nombres”, de Patricio Pron (Alfaguara, $849 impreso y $499,99 digital).

¿Pero el algoritmo virtual todo lo puede? “Hay tutoriales en la red –decía Pron a Viva– que te explican qué foto tienes que mostrar para resultar más atractivo, cómo intervenirla, cuál es el filtro de moda en Instagram o cuáles son las actividades al aire libre que más atracción suscitan en los que buscan pareja. Ayudan a construir una imagen falsa, a buscar una optimización que se parece mucho a la comercialización de un producto. No es necesariamente malo. Pero la confrontación con la realidad suele llevar al desencanto”.

PC

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1