Cuarentena en Argentina: el creador de la Torre Eiffel de Ituzaingó ahora se dedica a tunear autos puertas adentro



Rubén Ángel Díaz es conocido en el Oeste del Conurbano por “intervenir” artísticamente su barrio con obras como las réplicas de la Torre Eiffel, el Arco del Triunfo o la “Taberna de Moe” de los Simpsons. Hasta ahora los hacía en espacios abiertos, para decorar las calles de Ituzaingó. Pero en tiempos de cuarentena por coronavirus​, el artista se adaptó y reinventó su peculiar estilo para poder seguir creando.

Durante el verano, cuando presentó su Torre de Pisa en Ituzaingó al calor de música en vivo y con pizza de regalo para los vecinos, era difícil imaginar lo que vendría. Esa, su obra de hierro y chapa que emula la histórica torre inclinada de Italia, fue su última obra antes de la pandemia. Ahora, interviene autos y dice que lo hace tratando de plasmar una historia.

“Lo primero que hice fue convertir un Citroen C3 en una casa, con chimeneas, puertas y ventanas e intenté reflejar el sueño de la casa propia. Cada auto que hago tiene su historia de fantasía. En general son ideas mías, y creo que tanto los vehículos como las casas tienen que tener una historia, tener vida y transmitir un sentimiento”, dice Rubén. A esa primera obra sobre un vehículo le siguieron otras, como un auto invadido por aliens, otro evocando la prisión de Alcatraz, y uno que representa un pantano.

El Citroen C3 que intervino para reflejar “el sueño de la casa propia”, en uno de los diseños que hace a pedido.

Rubén tiene 66 años y se define como “arquitecto renunciante”. Estudió y terminó las materias de la carrera pero al momento de recibir el diploma se generó un desacuerdo con el protocolo ceremonial. “Cuando me fui a anotar a la facultad me dijeron que eran 32 materias, no las materias más la corbata. Y cuando terminé me dijeron que no podía jurar por no tener la corbata, y no lo hice por tres años. Tampoco me matriculé. No creo en los títulos porque generan una diferencia social”, sostiene. A esa altura, ya contaba con la capacitación como Maestro Mayor de Obras, y con eso pudo empezar a trabajar.

Cuando tenía 18 años comenzó a viajar como mochilero y no paró hasta hace poco. Recorrió 132 países y conoció el África, continente que visita seguido y que tiene tatuado en la cara.

Mirá también

Rubén dice que la casa de Dalí lo deslumbró y que viajar le enriqueció la mirada para lo que vino después: las 23 esculturas repartidas en distintos barrios de Ituzaingó, en el Oeste del Gran Buenos Aires.

El auto en el que, con una red y varios colores, Rubén Díaz representó un pantano.

La llegada del aislamiento entorpeció el trabajo que planeaba llevar adelante durante estos meses. Además de invertir el tiempo en los autos, también se lo dedica a planificar el después de la pandemia. Y pensó en Avenida 9 de Julio, y en los argentinos; y supo -cuenta- que a Ituzaingó le falta un Obelisco.

Ya lo tiene diseñado. Explica que será de 12 metros de alto, cuatro menos que la torre Eiffel, acaso la mas conocida de sus peculiares obras. Lo hará con hierro revestido en fibrocemento. Por la ubicación, se verá con la Torre Eiffel, construida en Lavalleja 40 y en la que hasta se habilitaron visitas guiadas al momento de su inauguración.

Balazos sobre la chapa, el diseño que creó para evocar la cárcel de Alcatraz.

“Las obras son una excusa, lo que en realidad trato de decir con los autos es que hagamos lo que nos gusta, que desmitifiquemos el ridículo. No tenemos que hacer todos lo mismo, no hay una verdad”, dice para explicar la razón de su arte. Y lo compara con su profesión: “La arquitectura te da la posibilidad de diseñar, pero después tenés a veinte profesionales que hicieron todos edificios iguales. Le tienen miedo al ridículo, al qué dirán”, polemiza.

Además del Obelisco, tiene otras obras en mente para cuando el periodo de Coronavirus pase, como es el caso de una estación vieja de ferrocarril, para la cual ya reservó un terreno y consiguió el vagón.

La Torre Eiffel que Rubén Ángel Díaz construyó en Ituzaingo.

En relación al arte en autos, asegura que está dispuesto a pintar sobre el vehículo de cualquiera que así lo desee: “Se lo hago a cualquier persona que me lo pida o que quiera también intervenir el frente de su casa”. Sólo hace falta que le escriban en su página de Facebook: Rubén Díaz RD.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

web web web web web web web web web web