¿Cuál es la bandera argentina más antigua que se conserva?



Todo hace pensar que no habrá museos con visitantes por algunos meses más. Justo en el año en que el prócer Manuel Belgrano tiene dos aniversarios importantes: los 250 años de su nacimiento (fue el 3 de junio de 1770) y los 200 de su muerte (fue el 20 de junio de 1820). El Museo Histórico Nacional, que alberga el mayor patrimonio “belgraniano” del país, aunque no es el único, preparaba para este año una gran muestra presencial en homenaje al creador de la bandera, pero la pandemia por coronavirus y la cuarentena torcieron todos los planes y ahora desde el Museo trabajan para convertir la exhibición en un recorrido virtual, que, estiman, podrá visitarse recién en agosto.

La bandera más antigua del país

“No está comprobado cuál fue la bandera enarbolada en Rosario en 1812, la primera izada en el país. Se piensa que no es como la actual, sino que eran dos cuadrados pegados, uno celeste y el otro blanco. Ya cuando Belgrano va al norte empieza a usar dos banderas, una celeste-blanca-celeste y otra blanca-celeste-blanca, con las franjas como ahora. En alguna de las campañas en el Alto Perú, se supone que después de la derrota de Ayohúma, esas banderas fueron escondidas por un cura en lo que hoy es Bolivia. Aparecieron detrás de una iglesia: la blanca-celeste-blanca quedó allá y la celeste-blanca-celeste, como la actual, fue enviada para el territorio argentino, y es la que se guarda en el Museo: es de 1813 y es la más antigua que se conserva en el país”, cuenta a Clarín Gabriel Di Meglio, director de la institución desde el 1° de abril y especialista en la Revolución de Mayo. Esta Bandera de Macha fue recuperada y restaurada para el Bicentenario de la Revolución en 2010.

La bandera más antigua del país es de 1813 y se conserva en el Museo Histórico Nacional. / Gentileza Museo Histórico Nacional

Sobre la creación de la bandera argentina, “en 1810, el gobierno revolucionario dice que gobierna en nombre de Fernando VII. Para 1811, hay figuras fuertes que están a favor de algo más radical, romper con España y crear un país nuevo. Aunque Belgrano no lo dice abiertamente, está a favor de esta posición y entonces crea una bandera”, desarrolla Di Meglio. Recién en 1812 se populariza su uso, la empiezan a llevar los ejércitos y adquiere gran fuerza simbólica.

Mirá también

En cuanto a la elección de los colores, el historiador desmitifica el relato que dice que Belgrano miró al cielo y se inspiró. “La elección viene justamente de esta diferencia entre el proyecto autonomista, que es el de la Revolución, de dejar de depender de España, pero no del rey, y el independentista, que se concreta recién en 1816. Belgrano toma un color muy familiar, que usaban los reyes de España, lo que se llamaba la orden de Carlos III, rey de fines del siglo XVIII, que creó una orden, una distinción que era una banda igual a la banda presidencial argentina, una banda que cruza el pecho. Si uno mira cuadros de Goya sobre la familia real de Carlos IV, el padre de Fernando VII. todos tienen en el pecho la banda como si fuera un presidente argentino actual. Toma un color conocido, compatible con seguir eventualmente en la monarquía española. Son colores anteriores a la bandera argentina. Y también viene del manto de la Inmaculada Concepción de María, de la cual era devoto Carlos III, y es celeste y blanco porque eran los colores del cielo”.

“La familia de Carlos IV”, por Francisco de Goya (1800). Se observa que algunos de los retratados llevan bandas celestes y blancas. Son anteriores a la creación de la bandera argentina y sirvieron de inspiración a Belgrano.

Los tesoros “belgranianos” del Museo Histórico

Entre los tesoros que conserva el Museo, ubicado sobre una colina del Parque Lezama, figuran muchos de los retratos originales que se conservan del prócer argentino más recordado en los libros de historia escolares –junto con San Martín–, aunque el retrato más famoso, el que Belgrano se hace pintar en Europa en 1815 está en Olavarría y el Histórico resguarda una copia antigua.

Miniatura que retrata su ojo, realizada por el artista francés Jean-Philippe Goulu. / Gentileza Museo Histórico Nacional

También tiene objetos personales, como el catalejo que Belgrano usó en sus campañas militares o pistolas, su sable y, la primera bandera argentina que se conserva.

Mirá también

“Belgrano es un personaje fundamental en la historia argentina –explica Di Meglio–; tuvo algo muy importante que es el cambio de reformista a revolucionario, alguien que primero, como era hijo de un acaudalado comerciante, puede viajar a España a estudiar, cosa que era caro, ahí coincide con la Revolución Francesa y con las ideas de la ilustración, la española en particular, ideas de cambio, que él trae al Río de la Plata”.

Pistola obsequiada por el Cabildo a Belgrano. / Gentileza Museo Histórico Nacional

El Museo conserva, además, la Tarja de Potosí que le regalaron a Belgrano y que es un símbolo de América y de la Revolución, uno de los objetos más preciados del Museo. Una silla del Consulado y otra de campañas militares, un armario, el petitorio del 24 de mayo de 1810 que pide la renuncia del Virrey Cisneros y la formación de una nueva junta de Gobierno, de la cual él es miembro, una bombilla de mate que lo acompañó en las misiones guaraníes, en 1810, son algunas de las joyitas que están en el Histórico y que, sin mediar el coronavirus, podrían visitarse en la sede de San Telmo.

El Museo Histórico Nacional, en San Telmo, se encuentra actualmente cerrado por la pandemia de coronavirus. La foto es de principios de marzo, antes de que se decretara la cuarentena obligatoria y el uso de barbijos. / JMFoglia

“En el recorrido virtual se van a poder visitar distintos objetos del Museo Histórico: cada uno dispara un tema o conduce a otros objetos. La gente va a poder hacer un recorrido por la vida de Belgrano y también por los temas, como el Plan Incaico, la Bandera, la Independencia”, adelanta Di Meglio, que también fue director del Cabildo​ entre 2014 y 2018, además de investigador del Conicet.

Mirá también

El paseo virtual se centrará, sobre todo, en la vida política de Belgrano, sus comienzos como escritor y periodista a principios del siglo XIX, impulsando ideas ilustradas; luego, su trayectoria como secretario del consulado, también como uno de los impulsores de lo que se llamó “el Carlotismo” (la idea de que Carlota Joaquina, la hermana del rey Fernando VII. fuera regente del Río de la Plata, el Museo conserva un retrato de ella); su actuación en las Invasiones Inglesas; su participación en la Revolución de Mayo.

Detalle de una pistola con el nombre de Manuel Belgrano. / Gentileza Museo Histórico Nacional

En una segunda parte, se incluye lo que pasa después de la Revolución, su rol cuando se vuelve militar y diplomático en Europa. Un apartado especial estará dedicado a la Bandera y al Plan Incaico. Es que en un primer momento, Belgrano va proponiendo transformaciones, sin romper con España: al principio, piensa cómo mejorar la economía, liberándola un poco, incorporando la agricultura, cómo mejorar la educación e incluir a las mujeres, que para la época no era habitual.

El retrato que Manuel Belgrano se hizo pintar en su viaje a Europa en 1815 se conserva en Olavarría.

Para Di Meglio, son ideas de progreso: “Todo eso no lo lleva a luchar por la independencia, lo piensa dentro de la monarquía española. Luego, intenta poner a Carlota de regente y no le va bien. Lo interesante es que va cambiando sus ideas. Ya en 1814 propone una monarquía constitucional con un rey inca. El proyecto tampoco prospera. Pero lo que tiene como algo consecuente más allá de sus triunfos y derrotas es que va cambiando y va buscando transformaciones. Es un personaje muy intenso”.

PC

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1