Crecen las protestas contra el toque de queda mientras el coronavirus se dispara en Italia



La expansión fuera de control del coronavirus continuó en Italia, donde este sábado hubo 19.664 contagiados y los muertos superaron los 37 mil desde el comienzo de la pandemia, a fines de febrero.

El toque de queda de las grandes áreas metropolitanas, como Milán, Roma y Nápoles se agitó por las marchas en contra. En Nápoles las protestas derivaron en una guerrilla urbana manejada por la criminalidad común y la participación de grupos de extrema derecha y extrema izquierda. Seis policias resultaron heridos y dos traficantes de droga fueron arrestados y condenados más tarde a un año de cárcel.

Las protestas continuaron el viernes a la noche en Nápoles, y a los manifestantes se agregó el grupo ultraderechista Forza Nuova en Roma, organizando un acto contra las restricciones impuestas para contener la difusión del virus, violando el toque de queda también en la capital italiana.

De las manifestaciones participan las barras bravas de los clubes de fútbol. En Nápoles también la camorra maneja los hilos de la protesta en nombre de la desesperación de miles de personas que se quedan sin trabajo, incluidos los mismos traficantes de estupefacientes que pierden sus clientelas.

La policía custodia el cumplimiento del toque de queda frente al Coliseo, en Roma. Foto: DPA

“La situación es espantosa, no es sostenible”, dijo Antonio Decaro, el presidente de los 8500 alcaldes italianos, que reclamó al gobierno medidas urgentes para detener “la segunda oleada del Covid-19 que se ha transformado en una marea y dentro de poco será un Tsunami (maremoto)”, según advirtió.

Nuevas medidas

El gobierno reunió a representantes parlamentarios y de las regiones antes de anunciar un tercer grupo de medidas para contener el virus. El primer ministro Giuseppe Conte reiteró que es necesario encontrar una síntesis entre la lucha sanitaria contra la epidemia y la necesidad de evitar la ruina de la economia.

Se estudia la extensión a todo el país del toque de queda iniciado ya a nivel regional por Milán, Roma y Nápoles, el cierre de los centros comerciales los fines de semana, la reducción de los amontonamientos de los pasajeros en el transporte público y otras medidas.

Muchos consideran que los anuncios de medidas han sido hasta ahora insuficientes para contener la peste que ha causado casi medio millón de contagiados en Italia y 37 mil muertos.

“No hay ya tiempo”, estimó el mundialmente famoso físico Giuseppe Parisi, presidente de la tradicional Academia de los Linces, que consignó al presidente de la República, Sergio Mattarella un pedido urgente para que el gobierno “adopte medidas drásticas en los próximos 3 días”.

Una fila para hacerse el test de coronavirus frente a un puesto en Turín, Italia, este sábado. Los contagios aumentan sin freno. Foto: EFE

El dramático reclamo está firmado por un centenar de científicos, rectores de las universidades y luminarias del mundo académico.

Parisi dijo que con un crecimiento exponencial logrado en tres semanas de veinte mil contagiados diarios, “tendremos 250 muertos cotidianos en la primera parte de noviembre, que llegara a 500 en pocos días más”.

Este es el resultado, según el físico del crecimiento exponencial del coronavirus. “Con el actual nivel cada contagiado infecta a dos personas. Es necesario reducir rápidamente esta realidad a la mitad para evitar que el desastre se propague a niveles peores”, agregó Parisi.

Lombardía, la región más castigada por el coronavirus, registró este sábado casi cinco mil contagiados (4.959) y su capital, Milán, 2.706. Ocho regiones italianas han llegado al cuarto nivel de crecimiento de la pandemia: Lombardía, Piamonte, Emilia Roania, Liguria, Puglia, Umbria y Véneto. También la provincia autónoma de Bolzano registra los peores índices de velocidad de los contagios.

Presión en los hospitales

El profesor Parisi advirtió que si no se consigue contener el avance del virus, también Campania (Nápoles), Lazio (Roma), Toscana (Florencia) y las Marcas pronto saltarán al nivel más peligroso.

El gobierno reconoció que hay un “rápido empeoramiento” y Eslovenia anunció que desde el lunes cerrará sus fronteras con Italia.

La cantidad de enfermos que se suman todos los días presionan sobre el sistema sanitario. Este sábado continuó el asalto de los que sienten los síntomas del contagio a los primeros auxilios de los hospitales, que no dan abasto. Filas de ambulancias esperan horas y hasta días el turno para dejar en los centros de salud italianos a las víctimas del coronavirus.

El presidente de la región Emilia Romania, Stefano Bonnacini, reclamó al gobierno “medidas de coordinación urgente con las regiones”. Explicó que en una semana aumentó en 4.670 personas la internación en los hospitales y de 423 enfermos más graves en las salas de terapia intensiva.

Mirá también Mirá también

Roma, corresponsal

CB​

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *