Crean una máscara digital que permite expresar emociones a través del anime



La aparición del Covid-19 impulsó el uso masivo de máscaras faciales como medida sanitaria para prevenir que el virus se multiplique en lugares densamente poblados. Esta necesidad impulsó el desarrollo de diversos modelos, cada uno con sus particularidades y detalles técnicos, pero uno de Japón apuesta por revolucionar todo lo conocido.

A diferencia de los que apostaron por los purificadores o bien se conectan a un celular, la máscara digital E2-Mask Z es un desarrollo del laboratorio Hirata Takegawa de la Future University Hakodate que se caracteriza por emplear Inteligencia Artificial (IA).

Justamente, este barbijo tecnológico tiene la capacidad de comprender las expresiones de felicidad, tristeza o enojo de los usuarios y después representarlas a través de un avatar de anime.

E2-Mask Z cuenta con una pantalla en la que se puede observar al personaje de anime precargado en el sistema y debajo tiene una tela transparente a través de la que los usuarios podrán ver.

E2-Mask Z puede medir las expresiones faciales en 40 puntos característicos distribuidos en el rostro. Foto: captura YouTube.

El sistema de expresión facial puede medir las expresiones faciales en 40 puntos característicos distribuidos en el rostro y el modelo ha logrado una precisión media del 79 por ciento al identificar las expresiones faciales de múltiples usuarios, según explicaron sus autores en la web del proyecto.

Asimismo, tiene un amplio campo de visión gracias a su cubierta transparente, la misma que es flexible, liviana y apta para usar en público de acuerdo a los especialistas.

Los experimentos efectuados por los investigadores con la máscara muestran que las reacciones en tiempo real de los avatares ofrecen una “tasa de respuesta rápida” y “un sentimiento positivo de autogestión y autopropiedad” en las personas.

La intención de sus creadores es mejorar la comunicación en tiempos de pandemia de Covid-19. “Por ejemplo, si un médico se pusiera la máscara y apareciera el personaje favorito de un niño en la pantalla, este podría sentirse más cómodo y estar más dispuesto a recibir una vacuna o incluso a ser atendido por un dentista”, comentó uno de los realizadores.

También en Japón, la startup Donut Robotics presentó en julio pasado una “máscara inteligente” que puede transmitir mensajes y traducir del japonés a otros ocho idiomas gracias a su conectividad a Internet.

Máscara inteligente. Foto: Shutterstock

La c-mask de plástico blanco se adapta a las máscaras faciales estándar y se conecta a través de Bluetooth a una aplicación de celulares y tablets que puede transcribir el habla en mensajes de texto, hacer llamadas o amplificar la voz del usuario de la máscara.

A los ingenieros de la compañía se les ocurrió la idea de la máscara mientras buscaban un producto les los ayudara a sobrevivir a la pandemia. Cuando se produjo el coronavirus, Donut Robotics acababa de obtener un contrato para suministrar guías y traductores de robots al aeropuerto Haneda de Tokio, un producto que enfrenta un futuro incierto después del colapso de los viajes aéreos.

A unos 40 dólares por máscara, Donut Robotics apunta a un mercado masivo que no existía hasta hace unos meses. Un objetivo, aseguraron, es generar ingresos de los servicios de suscriptores ofrecidos a través de una aplicación que los usuarios descargarán.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1