Coronavirus y crisis: “¿Y si en vez de pelearnos aportáramos ideas?”



Ya se cumplieron más de 100 días de aislamiento social. A pesar de ello, los casos de coronavirus van en aumento, los hospitales se van llenando y las camas de las Unidades de Terapia Intensiva se van agotando. Nos pidieron otro esfuerzo con una nueva cuarentena estricta para tratar de evitar el colapso sanitario.

El presidente Alberto Fernández, junto al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y al gobernador bonaerense, Axel Kicillof, cuando anunciaron la extensión de la cuarentena por coronavirus.

En estos días se escucha a muchas personas, científicos, políticos, sociólogos y distintos opinadores explicando teorías del estilo de: “Qué hubiera pasado si…”, “Por qué no se hizo tal o cual cosa”, “El Presidente es un genio” o “El Presidente nos está destruyendo”. Seguramente cada uno tenga su parte de razón. Es imposible demostrar qué hubiera sucedido si las cosas se hubieran hecho de otra manera. Entonces, ¿por qué insistir con eso?

¿Qué pasaría si en lugar de pelearnos y criticarnos mutuamente empezáramos a analizar las ideas pensando en si son viables o no en lugar de pensar en quién las dice? ¿Qué pasaría si en vez de utilizar las redes sociales para pelearnos, insultarnos y criticar al otro las utilizáramos para aportar ideas?

Propongo darnos un día, tan solo 24 horas, para utilizar las redes sociales y canalizar ideas que nos ayuden a salir de esta terrible situación sanitaria, económica y social. Permitirnos un día de encuentro, en el que llegarían miles de propuestas. Seguramente muchas de ellas muy buenas.

Mirá también

El paso siguiente sería entregar las propuestas a un grupo de notables que, con honestidad intelectual, se encarguen de analizarlas, seleccionarlas y transformarlas en un proyecto serio, creíble y, sobre todo, posible de implementar. ¿Será esto una utopía?

Héctor Cairoli

cairoli@intramed.net

OTRAS CARTAS

Propone medidas ante la pandemia y la crisis

Sumar test de detección PCR es una de las propuestas del lector para atacar a la pandemia de coronavirus. (Foto: AFP)

Con mucha expectativa escuché el mensaje empático que las máximas autoridades de la Nación, Provincia y Ciudad de Buenos Aires enunciaron hace unos días. Los tres coincidieron en que esta nueva etapa de cuarentena tiene el propósito de disminuir los contagios del Covid 19. La población necesita conocer que estos nuevos 15 días tienen un objetivo mayor que disminuir el contagio y éste es, prepararnos para abrir la economía.

Mirá también

Respetuosamente sugiero aumentar este propósito con las siguientes ocho medidas: Adquirir más test de detección PCR y aplicarlos, ampliando el Programa Detectar. Adquirir más respiradores para terapia intensiva. Generar más camas de terapia intensiva. Capacitar más trabajadores de la salud en terapia intensiva. Ampliar los laboratorios que realizan análisis de test. Mejorar los tiempos de análisis de test. Realizar un programa nacional de elaboración de plasma anti Covid.

Y, por último, planificar apertura por actividad económica y por zonas con fechas ciertas, generando protocolos específicos.

Estas medidas deben formar parte del plan de apertura económica y son las armas que permitirán enfrentar mejor lo que nos depare la pandemia. Porque habrá que aprender a convivir con el virus, con todos nosotros trabajando y cuidándonos.

Silvio Garbarz

sigarbarz@gmail.com

Palabras sobre la credibilidad de los gobiernos

La pobreza es una de las deudas de los gobiernos argentinos. (Foto: EFE/ Juan Ignacio Roncoroni)

La confianza mutua ha sido fundamental en las sociedades humanas desde su formación. Las pequeñas comunidades nómades cazadoras-recolectoras debían confiar en la veracidad de cada uno que acercaba al grupo el resultado de sus correrías para compartir comida.

Mirá también

Más adelante era indispensable que cada guerrero confiara en el líder para así exponer su vida y tener chances de triunfo. Esto es común en todas las actividades sociales y comunitarias humanas, hasta en la credibilidad respecto a la fidelidad entre cónyuges .

Lamentablemente, esta necesidad generó también una enfermedad social, el populismo, que consiste en el engaño sistemático con manifiestas mentiras, pero atractivas para un sector de la comunidad propenso a escuchar y creer solo lo que le gusta escuchar.

Mirá también

Esta situación es la que vivimos hoy en la Argentina, y es fácilmente detectable al escuchar afirmaciones, promesas y opiniones cambiantes de semana a semana, de día a día y hasta de hora en hora por parte de las autoridades.

Esta falta de credibilidad equivale a falta de vergüenza, a falta de ideas, a falta de capacidad, de honestidad. Esto solo nos puede conducir rápidamente a una debacle monumental, que aún no hemos sido capaces de evaluar. Pero que, indudablemente, será la peor crisis que jamás habíamos sufrido en Argentina.

Martha Devincenzi

marthadevin@hotmail.com

No quiere más “retos” presidenciales

La lectora habla de las críticas que hizo el presidente Alberto Fernández a los runners por practicar durante la pandemia de coronavirus. (Foto: Marcelo Carroll)

Me queda claro que la preocupación del gobierno es cuidar nuestra salud, evitar contagios y muertes, controlar la propagación del enemigo invisible que puso en jaque al planeta.

Lo que no sé si es tenido en cuenta, es que la salud física debe estar acompañada de la salud mental. Las autoridades no parecen tener en cuenta la angustia y legítima preocupación que provoca en muchos no poder generar ni el más mínimo ingreso. No todos reciben ayuda del Estado. Hay millones de trabajadores independientes, profesionales, cuentapropistas, que están maniatados y no pueden afrontar sus gastos diarios.

Mirá también

No veo señales de empatía y consideración hacia ellos, como si el estrés que estamos padeciendo hace más de 100 días no contara, como si este prolongado encierro no nos estuviera afectando psicológicamente a todos. Comentarios desafortunados como el de Alberto Fernández no suman: “Querían salir a correr, salgan. Ahí están las consecuencias”.

Mirá también

No nos rete, señor Presidente. Ya nos retó bastante su Vice en su momento. Todos somos adultos. No nos subestimen, por favor.

Irene Bianchi

irenebeatrizbianchi@hotmail.com

Reclama que todos los sectores sean solidarios

Luis Lacalle Pou, presidente de Uruguay. (Foto: Presidencia de Uruguay)

El presidente cuando llegó al gobierno pidió solidaridad a los sectores que podían colaborar. En julio de 2020 el pueblo argentino les pide a todos los políticos copiar el buen gesto que hizo Uruguay. Allí los principales partidos y cargos políticos se descontarán un 20% sus sueldos a pedido del presidente Luis Lacalle Pou, quien también se adhiere a esta medida.

Presidente Alberto Fernández, usted que toma ejemplos y comenta situaciones de otros países, sería bueno que copie la actitud del presidente uruguayo. Además le recuerdo que en octubre de 2019 recibieron una suba del 32% en sus dietas los diputados y senadores.

Mirá también

Nuestros políticos tienen que demostrar que tienen la intención de colaborar con el pueblo que está sufriendo por esta crisis económica afectada por el fenómeno del coronavirus. Situación que tiene al país sumergido en un encierro sin saber cuando llegará la libertad y poder así reactivar la economía otra vez.

Presidente, el pueblo espera que nuestros políticos colaboren imitando a nuestros hermanos uruguayos.

Antonio Longo

messina.fratelli@gmail.com

“Que la Ciudad considere la pandemia para cobrar el ABL”

Página web de la Administración Gubernamental de Ingresos Públicos de la Ciudad (AGIP).

Con gran disgusto veo que mes a mes los habitantes de la Ciudad de Buenos Aires tenemos que pagar indexado el ABL y bimensualmente la patente a los vehículos automotor.

No se tiene en cuenta la tremenda crisis económica causada por la interminable y necesaria cuarentena por la terrible pandemia. Además, hace cuatro meses que no puedo circular con mi auto.

Mirá también

Noto también que la Ciudad realiza muchos gastos que creo que en estos momentos son innecesarios, como los frecuentes reemplazos de baldosas en las veredas, como por ejemplo en la calle Larrea. Nadie supervisa si están correctamente colocadas y se aflojan enseguida.

Edgardo R. Purnik

edpurnik@gmail.com

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *