Coronavirus: una empresa de combis del Conurbano hace una encuesta entre sus pasajeros para definir si vuelve a funcionar



En mayo, luego de varios reclamos efectuados por parte de empresas de transporte, el gobierno nacional habilitó la circulación de combis y servicios de charters que unen el Gran Buenos Aires con la Ciudad. El permiso sirvió de disparador para que algunas volvieran a ofrecer el servicio con protocolo preventivo. Pero un mes después la actividad se encuentra parada. Tras algunos intentos de reconversión que tampoco funcionaron, ahora lanzaron encuestan a los usuarios para ver qué pasos seguir.

A pesar de los reiterados esfuerzos por reactivarse, en la empresa Kombys del Oeste el traslado habitual de pasajeros al centro porteño se encuentra suspendido. Pero frente a la flexibilización anticipada el jueves por Horacio Rodríguez Larreta para la Capital Federal, desde el servicio de charters lanzaron una encuesta vía WhatsApp para evaluar el uso que los usuarios le darían al transporte.

“Queremos retomar el servicio de charter. Ayúdanos con una breve encuesta: ¿Ya estás trabajando? ¿Qué horario te sirve?”, preguntan en el mensaje, y agregan que el sondeo es para preparar a los vehículos de cara a una reactivación del servicio el lunes 8 de junio.

Además, adjuntan una grilla de horarios con combis que salen tanto del del Conurbano hacia el Obelisco como en sentido inverso. Para la ida desde zona Oeste ofrecen el traslado a partir de las 6.30 y lo cortan a las 17.30, mientras que para regresar desde la terminal céntrica la brecha se extiende una hora: de 7.30 a 18.30. Eso, por ahora, en los papeles.

Las combis que van del GBA a la terminal del Obelisco sólo pueden ocupar el 60% de sus asientos. Foto Alfredo Martínez

Vía decreto, el 11 de mayo se formalizó en el boletín oficial la habilitación de los transportes no tradicionales. Desde entonces, las combis deben cumplir con una serie de requisitos para prevenir la propagación del Coronavirus entre pasajeros.

Dentro de los puntos detallados en el protocolo se encuentra que deben viajar con el 60% del cupo de los vehículos ocupado. Así, una combi que trasladaba a 20 personas pasa a transportar a 12. Además, deben verificar el permiso de circulación de cada usuario, eliminar los objetos de tela como las cortinas de las ventanillas, mantener aislado al conductor y desinfectar la unidad luego de cada viaje.

Mirá también

“Venimos de un periodo de baja rentabilidad y poca capacidad de renovación de unidades, por lo cual muchas empresas ya se encontraban en crisis a pesar del esfuerzo de los usuarios por abonar la tarifa. La habilitación llegó con un estricto protocolo de cuidados el cual es llevado a cabo, pero con la limitación del 60% de la ocupación de asientos disponibles la recaudación se reduce por debajo del costo operativo”, explicaron a Clarín desde la empresa Fonobus, una de las pocas que se mantuvo funcionando.

Además del traslado de pasajeros, algunas empresas como Kombys del Oeste buscaron reconvertirse al servicio de encomiendas y fletes. Foto: Kombys de Oeste

Otras empresas del rubro exploraron otras ¿opciones ante la baja de clientes. Apuntaron a alternar el servicio regular de traslados al Obelisco con el de trabajadores a las empresas que paulatinamente fueron autorizando a reabrir siempre y cuando se encargaran del transporte de sus empleados. Kombys del Oeste fue una de las que intentó reconvirtieron, también, a servicios adicionales como fletes, transporte de mercadería y encomiendas.

Mirá también

Sin embargo, en el sector indican que tanto en el traslado habitual de pasajeros como en otras modalidades, la restricción del 60% de la capacidad de los vehículos les impide cubrir costos. El sector ya venía golpeado antes de la pandemia, debido a los constantes aumentos de combustibles y peajes, que se tradujo en subas de tarifas y cada vez menos pasajeros. La cuarentena terminó por consolidar la crítica situación.

Incluso, en la zona Oeste fue definitiva para la tradicional empresa Castelar Bus, que dejó de funcionar el 20 de marzo, cuando se inició el aislamiento, y a fines de mayo cerró. Se trataba de una de las más conocidas, con más de 15 años operando entre el centro de Castelar y el Obelisco. Cuando se autorizó a las combis a volver a las calles, anticipó que lo haría más adelante por la escasa demanda. Semanas más tarde, los trabajadores denunciaron que vendió los vehículos que tenía y 25 empleados, entre choferes y administrativos, quedaron en la calle sin cobrar los sueldos de abril. 

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1