Coronavirus: relató su dolor en un video, murió a los pocos días y desde el Gobierno de Salta culparon a la víctima



Un caso estremece a Salta en el contexto de la pandemia de coronavirus. Un hombre de 29 años murió en su casa luego de esperar varios días que lo internaran, tras tener síntomas compatibles con el Covid-19. Su familia denuncia que lo abandonaron y desde el Gobierno provincial responsabilizaron al joven por su propia muerte.

El protagonista de la triste historia es Gabriel Alejandro Paz, un estudiante catalogado como factor de riesgo al tener sobrepeso y problemas de tiroides. A principios de la semana pasada, el joven comenzó a sentirse mal y, según sus allegados, se comunicó con el 911 y con el SAMEC (Dirección de Emergencias) para pedir atención médica.

La familia de Gabriel contó que en primera instancia recibió instrucciones de los servicios de emergencia, vía telefónica, para que se tome un baño y se recueste.

Pero los síntomas se agravaron y, pese a nuevas llamadas, la respuesta no llegaba. Por eso, Paz decidió grabar un video pidiendo ayuda ante la difícil situación que estaba pasando.

La imagen de Gabriel en el video que grabó pidiendo ayuda.

“Hola, soy Gabriel Alejandro Paz. Hace poco tuve un cuadro de gripe, pensé que era gripe. Y la verdad que ahora tengo una tos que apenas puedo hablar. Estos ataques de voz me da, solo me relajo estando boca abajo”, dice el hombre en el video de alrededor de un minuto.

Y agrega: “Quería pedirle a mis amigos, por favor, si pueden compartir para que me ayuden y me puedan ver, me cansé de escribir y de llamar, y no te dan bolilla. Por favor, compartan”.

Tras varios llamados más, el jueves de la semana pasada una ambulancia del SAMEC se acercó hasta la casa de Gabriel y los médicos lo atendieron adentro del vehículo. Según testimonios de la familia, le dieron una inyección y lo mandaron de nuevo a la casa, con la promesa de que el viernes le encontrarían una cama para internarlo.

Pasó ese viernes y un día después Gabriel murió, rodeado de su familia. “Esto es un abandono total, por lo menos, ya que no vinieron, que tengan la decencia y empatía de buscarlo y llevarlo, tenemos que estar ahí con él sufriendo y llorando. Él está tirado en el piso”, aseguró Sergio Paz, el padre del joven fallecido, en declaraciones a DNI Salta.

Gabriel Alejando Paz, el hombre que murió en Salta esperando atención médica.

El cuerpo del joven quedó varias horas en la casa hasta que finalmente lo retiraron. La familia dice que “nunca le hicieron el hisopado” para constatar si tenía o no coronavirus y que desde el SAMEC les dijeron que el sistema de ellos estaba colapsado, por lo que no tenían ni cama ni oxígeno para internarlo.

El caso de Gabriel tomó trascendencia y llegó hasta las oficinas del gobierno provincial. Y desde allí se desató un conflicto aún más grande.

La ministra de Salud, Josefina Moreno, reconoció en diálogo con el canal 9 local que hubo demoras en la atención, pero cargó contra la víctima. “El sistema de salud lo atendió al señor oportunamente durante la semana y el señor se negó a internarse, se bajó de la ambulancia y se volvió a su casa. No quiero que sea un justificativo para las cosas que pasan pero hay que mirar algunas cuestiones puntuales de cada caso”, sostuvo.

Esas declaraciones indignaron a la familia de Gabriel y fue Gabriela, la mamá, quien respondió: “Cómo pueden, o en qué cabeza les cabe que mi hijo se iba a negar a ser internado, a que le den asistencia médica. Cómo se les ocurre eso. ¿Sabe qué, ministra de Salud? Usted y todos los demás, incluido el gobernador (Gustavo) Sáenz, son unos inoperantes”.

La publicación de la Facultad de Ciencias de la Salud UNSa en la que estudiaba Gabriel.

“Si ustedes se tomaran, o se dignaran a tomarse cinco minutos de su tan agitado tiempo, verían el video de mi hijo. Si eso no es pedir ayuda, ¿entonces qué mierda es? ¿Vos creés, ministra de Salud, que eso es negarse a ser internado?”, agregó, atravesada por el dolor y la bronca.

Y siguió: “Mi hijo murió en mi casa sin recibir asistencia, 40 minutos tardó en llegar una puta ambulancia, y encima ni siquiera contaba con los elementos necesarios para actuar en el caso. ¿Cómo puede ser que no tengan un desfibrilador, nada de nada? 11 horas lo tuve muerto a mi hijo en mi casa”.

Por último, denunció que “cuando llegaron los bomberos y debían desinfectar el lugar”, usaron “desodorante de citronella”, el mismo que, según ella, usan en la casa “para limpiar el piso”.

“Dejen que querer tapar la inoperancia que tienen”, arremetió. Y avisó: “Vamos a ir hasta las últimas consecuencias, que la pérdida de mi hijo no sea en vano”.

Mirá también

JPE

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *