Coronavirus: menos las playas, Perú reabre todo para fin de año y le dice “No” a una vacuna



La consigna es ver el mar de lejos. Al menos los fin de semana. En medio de su decisión de terminar con la cuarentena por coronavirus, el gobierno de Perú decidió mantener la prohibición de bañarse en el mar y tomar sol en las playas debido al riesgo de aglomeraciones y propagación de la peste. Por lo demás, el país está embarcado a reabrir el 100 % de las actividades económicas y de entretenimiento entre noviembre y diciembre.

No es que el virus esté domando. Es cierto que las cifras de contagios bajaron, pero siguen.En las últimas horas se registraron 1.121 casos, llevando la cifra total de infectados a 879.876. Las autoridades también saben que una segunda ola podría estar a la vuelta de la esquina.

“Estamos prácticamente a 98 % de la economía funcionando, queda poco margen, esperemos que esté funcionando totalmente a fines de este año o en los primeros meses del próximo”, declaró el primer ministro Walter Martos en una rueda de prensa virtual con la Asociación de Prensa Extranjera en el Perú (APEP).

El uso de barbijos es obligatorio en Perú. Foto: Xinhua.

Después de haber soportado una caída de 40,4 % en el índice del PBI de abril, el ritmo de descenso se recuperó a 9,8 % en agosto, lo que es interpretado por el primer ministro como una de las recuperaciones económicas “más rápidas a nivel de Latinoamérica”.

“Nuestra economía debe estar positiva el próximo año”, confió.

Las playas

Por ahora el país mantendrá la prohibición de bañarse en el mar y tomar sol en las playas debido al riesgo de aglomeraciones y propagación del nuevo coronavirus, aunque autorizó a la población a hacer deporte en la arena bajo supervisión policial y militar.

El anuncio forma parte de un plan que prevé en “una primera fase, que las playas sean utilizadas como espacios de deportes, donde la gente puede ir a correr, caminar, con bicicleta, pero no puede entrar con su sombrilla ni entrar a bañarse”, dijo Martos en declaraciones a periodistas.

Personas descansan frente a la playa durante el brote de coronavirus en la Costa Verde, en Lima. Foto: Xinhua

“La policía y las fuerzas armadas vigilarán el acceso a las playas”, agregó.

La restricción se flexibilizará a medida que se reduzcan los contagios y esté bajo control la pandemia.

La decisión se produce cuando la primavera despuntó y la llegada del verano desempolva los planes de darse un chapuzón en el mar, en especial en Lima, donde viven casi 10 millones de personas.

El plan gubernamental prevé, en una segunda etapa, autorizar a la población a ingresar por turnos a la arena entre lunes y viernes pero siempre sin acceder al mar, detalló el Primer Ministro.

En caso que la pandemia decaiga en el país, se ampliará el permiso a los días sábados y domingos.

El objetivo de la restricción es evitar las aglomeraciones en las playas, lo que las convertiría en nuevo foco de contagio.

En la actualidad, se permite ingresar al mar a quienes hacen deportes individuales en el agua, como los surfistas y nadadores.

Un hombre con barbijo camina en la playa junto a una niña en la Costa Verde, en Lima. Foto: Xinhua

En Perú, el uso de barbijos es obligatorio en espacios públicos.

El acceso a las playas y al mar está restringido desde mediados de marzo, cuando el gobierno decretó una emergencia sanitaria y una cuarentena obligatoria.

No a la vacuna de AstraZeneca

Otras de las decisiones que tomó Perú en estas horas es rechazar un acuerdo con la vacuna de AstraZeneca.

La ministra de Salud peruana, Pilar Mazzetti, informó este jueves que el gobierno ha decidido no firmar un convenio con el laboratorio AstraZeneca, de Reino Unido, porque la información sobre los ensayos clínicos de su candidata a vacuna contra la COVID-19 es “insuficiente”.

“Nosotros podemos tener mucha preocupación por tener una vacuna (contra la COVID-19). Todos los países están dispuestos a correr cierto riesgo frente a una vacuna de emergencia, pero tampoco podemos correr mucho riesgo”, dijo  Mazzetti, según informa ‘El Comercio’, tras explicar que este laboratorio ha registrado hasta el momento dos casos de mielitis transversa en sus ensayos en el Reino Unido.

Reapertura para la diversión

Martos detalló que en la última etapa de la reapertura económica del país estarán las “actividades de diversión y distracción, cuya gran mayoría se están reactivando gradualmente”.

Entre ellas mencionó al turismo, “uno de los sectores más golpeados” por la crisis sanitaria, pero que está siendo reactivado “de manera más acelerada, dentro del manejo de la pandemia”.

El jefe del gabinete indicó que después de reactivar cualquier actividad han esperado dos o tres semanas para evaluar sus efectos, a nivel de contagios, y luego deciden si se vuelve a restringir o “da pie a continuar reactivando”.

Siete meses después de iniciado el contagio de la covid-19 en el país, el número de decesos ha caído a entre 60 y 70 diarios, pero el Gobierno piensa “que esta cantidad debe bajar” más, afirmó Martos.

Asimismo, insistió en que conforme se vayan “manejando los índices de contagio” se irán “restringiendo algunas actividades o liberando algunas conforme va bajando los índices”.

Segunda ola menos dura

No obstante, el primer ministro agregó que “probablemente haya una segunda ola” de la epidemia en el país, pero las autoridades piensan “que va a ser un tanto diferente a lo ocurrido en Europa”.

Mencionó como uno de los factores al número de personas inmunes en Perú, a diferencia de Europa, que alcanzó el 5 % antes de la segunda ola de contagios que afronta ese continente en la actualidad.

“En este mes estamos haciendo un estudio de seroprevalencia, que nos permite ver el nivel de inmunidad que ha alcanzado el país, con los resultados que tenemos hasta el momento un 35 % de la población ya tiene la inmunidad”, aseguró.

De acuerdo con ese estudio, Martos agregó que en Perú aún se tiene “entre 70 y 65 % susceptibles a ser contagiados y, si hay descuido en la protección personal, hay factibilidad de que haya una segunda ola, pero no será tan drástica como en Europa”.

Hasta la fecha, en Perú se han acumulado 876.885 casos, con 5.743 hospitalizados actualmente y 33.937 fallecidos.

A pesar de la posibilidad de esa segunda ola, el Gobierno peruano promete que sí habrá playas, pero en verano.

EFE y AFP

ap

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *