Coronavirus: lograron sacar a dos contagiados de terapia intensiva tras tratarlos con plasma



En muchos casos es la última opción, la única manera de derrotar al coronavirus. Sin embargo, cada vez tiene más eficacia. Mientras el mundo busca frenéticamente una cura, las transfusiones de plasma convaleciente ganan terreno en la lucha contra la pandemia. Por eso, el proceso ya se aplica en San Isidro, donde hasta el momento resultó ser la carta ganadora para sacar a algunos pacientes de terapia intensiva.

La terapia consiste en realizar una transfusión del plasma sanguíneo de una persona recuperada a otra enferma, para que esta reciba los anticuerpos que ya vencieron al virus. No es sencillo y lleva mucho tiempo preparar una dosis. Por esa razón, se utiliza sólo en casos graves, cuando la persona se encuentra en una fase crítica. Sin embargo, no es un tratamiento nuevo, su uso ya fue probado con éxito para tratar otras enfermedades como el ébola y la gripe H1N1.

El método se utiliza cuando el paciente se encuentra en un estado crítico.

Según el Secretario de Salud de San Isidro, Juan Viaggio, el método se usa, básicamente, en aquellos pacientes en los que ningún tratamiento funciona: “Para aplicarlo, el paciente infectado y el recuperado tienen que tener el mismo tipo de sangre. Partimos de un estudio de hemoterapia, donde al recuperado se le hacen exámenes, dos o tres meses después de la patología, para saber que la extracción no le será perjudicial. Un aparato hace la plasmaféresis, se remueven los glóbulos rojos, las plaquetas y otros componentes celulares de la sangre, y nos queda un suero o parte líquida de la sangre”.

Con el avance de la pandemia, se encuentran más recuperados de entre 30 y 40 años, lo cual es beneficioso para el método, ya que en este rango etario, la extracción de plasma no representa un riesgo. A diferencia de lo que ocurría en los primeros meses, donde la mayoría de enfermos, y por ende recuperados, eran vecinos de más de 60 años, no aptos para la donación.

Mirá también

Más allá de que el tratamiento fue exitoso, el área de Salud todavía no lo tilda como 100% eficaz. “Hasta ahora lo usamos en dos pacientes y funcionó perfecto, a ambos los sacó de terapia intensiva. De todas maneras, por ahora no sacamos ninguna conclusión”, explica Viaggio.

En la misma sintonía, Gabriel Monti, jefe de Terapia Intensiva del Hospital Central de San Isidro, agregó que se trata de una enfermedad que no tiene muchas opciones terapéuticas. Por lo que cualquier tratamiento que aparezca es digno de ser probado.

Para aplicarlo, el paciente infectado y el recuperado tienen que tener el mismo tipo de sangre.

En San Isidro, el programa comenzó hace tres semanas y se aplica en todos los hospitales de la zona. Sin embargo, lleva su tiempo. A los análisis mencionados, y las etapas de aprobación, se le agrega la duración del proceso. “Hay que estudiar el plasma, se ve que no tenga patología infecciosa y que sea compatible. Después se manda al instituto de virología de Buenos Aires, se examina qué cantidad de inmunoglobulina tiene, y una vez que se aprueba, se lo titula para covid. Cada dosis sirve para tratar a tres pacientes”, resalta el Secretario de Salud.

Para continuar con este tipo de método es importante que quien se haya recuperado se acerque a donar. El procedimiento se realiza con un equipo de plasmaféresis que sólo saca unos mililitros de plasma, sin extraer ningún otro componente como: glóbulos rojos, blancos o plaquetas. Para donar, hay que comunicarse con CUCAIBA al 0800-222-0101. Se ofrecerá transporte gratuito al centro de extracción. Cuando todas las posibilidades se agotaron, esta opción es la única alternativa. La donación salva vidas.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1