Coronavirus: la matemática confirma que la provincia de Buenos Aires también superó el pico de casos



El 3 de octubre quedará en la historia de la pandemia en la Argentina como el día en que la provincia de Buenos Aires llegó finalmente al pico de casos de coronavirus. Los datos de este lunes 4 y martes 5 de octubre así lo indican. Ocurrió 18 días después de que la Ciudad de Buenos Aires llegara a la misma instancia, el último 15 de septiembre, y ahora se encuentra en la pendiente descendente. Si bien la cantidad de contagios semanal sigue siendo alta en ambos distritos, esto confirma un cambio de tendencia en la totalidad del AMBA.

Los datos fueron proporcionados por la Universidad de Tres de Febrero (Untref), que elabora el índice MTBI (Mean Time Between Infections), que es el tiempo que existe entre un contagio y otro en determinado territorio. La provincia de Buenos Aires se mantuvo en una larga meseta, que comenzó hace 27 días, cuando el tiempo entre contagios era de 11 segundos. Las variación cotidiana fue muy pequeña en todo este último tiempo y ahora comenzo el camino inverso, luego de tocar un piso de 9,997 segundos. El lunes, el lapso en cuestión ya fue de 10,0005 y este martes marcó 10,0053.

La experiencia indica que en ningún territorio del mundo el tiempo entre contagios volvió a acelerarse una vez que llegó al punto de inflexión. ¿Influye el menor registro de casos durante el fin de semana y de este lunes para que este resultado? No. El algoritmo es una herramienta bastante más compleja que una calculadora de promedios cotidianos. Según explica Néstor Barraza, profesor de estadística de la Untref a cargo de este proyecto que fue elogiado por miembros de la Organización Mundial de la Salud, “el modelo ajusta esas variaciones, aprende de toda la historia, las variaciones diarias no influyen. El pico se dio en un contagio cada 10 segundos”.

¿Qué significa que la provincia de Buenos Aires haya llegado al pico? Que el pico nacional está, a su vez, más cerca. Si aún no ha ocurrido es porque, en el medio, se han disparado las curvas de contagios en Santa Fe y Córdoba. Y pese a que ya han atravesado su propia cima, en la Ciudad y la provincia de Buenos Aires la cantidad de casos sigue siendo lo suficientemente alta como para no compensar la explosión del Interior y que la acumulación del país aún no revierta la tendencia.

Cuanto más amplio es un territorio y su población, el MTBI tiene más chances de llegar a un piso más bajo. Sobre todo si son lugares en los que existe transmisión comunitaria del virus. Por ejemplo, en la Capital Federal el pico se alcanzo cuando el tiempo entre un contagio y otro fue de 47,98 segundos. A nivel nacional, actualmente se registra un caso cada 5,37 segundos. Y la cifra sigue bajando.

Brigadistas sanitarios de la Universidad de La Plata visitan a enfermos recuperados para ver si tienen anticuerpos para que donen plasma. Foto: Télam

La provincia de Buenos Aires ha logrado superar la peor parte de la pandemia con un margen ocioso de su capacidad sanitaria instalada, ya que hasta donde se informó nunca los médicos tuvieron que elegir a quién salvar en un hospital ante la falta de camas de terapia intensiva. Fue un camino sinuoso, que transcurrió entre un número deficitario de testeos y aislamiento de pacientes y una cuarentena más extensa que estricta.

Pocos días antes de llegar al pico, la Provincia comunicó además una importante cantidad de muertes que no habían sido contabilizadas previamente y las sumó a su nuevo y más preciso sistema de registro. Un total de 3.500 casos fatales extra, lo que llevó la tasa de mortalidad bonaerense al 3,2 por ciento, casi seis puntos por encima del promedio nacional, que se ubica en 2,65.

El pico de la provincia de Buenos Aires se dio el día que el distrito acumuló un total de casi 436 mil casos. El dato había sido adelantado por Clarín hace un mes, a partir del pronóstico de Daniel Gervini, profesor de matemática argentino en la Universidad de Wisconsin, Estados Unidos.

“Muchos creen que el pico es el fin de la epidemia. En realidad, el pico es el máximo de casos diarios, pero después del pico los casos diarios empiezan a descender lentamente o incluso se amesetan por un tiempo, como en la ciudad de Buenos Aires. Por eso, el pico es el medio de la epidemia, no el final. Después del pico hay más o menos la misma cantidad de casos que antes del pico”, explicó Gervini.

En su previsión de principios de septiembre, el experto agregó: “Si el pico en el Conurbano ocurre cuando haya 400.000 casos, para el final de la pandemia a fines de noviembre va a haber un total de 800.000 casos acumulados. Si a esto sumamos los aproximadamente 200.000 casos previstos para la Capital, para fines de noviembre va a haber aproximadamente 1.000.000 de casos acumulados en el área metropolitana de Buenos Aires”.

PS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1