Coronavirus: la dramática muerte del paciente que se escapó del hospital para despedirse de su familia



Waldo Ramírez Astudillo, de 56 años, fue internado el 30 de junio pasado en la clínica 26 de Cabo San Lucas (Baja California, México), tras confirmarse el resultado positivo del test de coronavirus. Originario del estado de Guerrero, el hombre fue aislado en una habitación especial y, como todos los internados por Covid-19, sólo tuvo contacto con algunos médicos. A través de videollamadas​ pudo hablar con sus familiares, a quienes les relató que su salud estaba empeorando y que debían aplicarle un respirador artificial.

Fue demasiado para Astudillo. Después de ser atendido en un turno vespertino, se levantó de la cama y emprendió un inusitado escape para regresar a su casa. El hombre se retiró el catéter con el suero y con el tripié de la venoclisis, amenazó al personal del hospital, rompió un vidrio y salió corriendo hacia la calle. Se fugó de la clínica, según algunos medios locales, para despedirse de sus familiares.

Pero su salud, que ya estaba afectada por el virus, ahora debía afrontar el esfuerzo de la disputa con los médicos, la corrida y el pedazo de cristal que se le había clavado al salir de la clínica. Los testigos del increíble episodio lo vieron salir vestido con la bata color verde agua y cruzar una avenida. Quiso abordar una unidad de transporte público, pero no pudo lograrlo y siguió caminando por la calle. El dolor que le provocó la herida lo hizo caer al suelo, con esfuerzo logró levantarse y llegó hasta los jardines del centro comercial Chedrahui, donde empezó a tener problemas para respirar, lo que derivó en un ataque al corazón que puso fin a su fuga y a su vida.

Rompió una ventana y escapó para evitar ser intubado por COVID.

Cinco médicos de la clínica, protegidos con los trajes de seguridad, junto con personal de la Guardia Nacional, llegaron al lugar unos minutos más tarde. También se presentó una ambulancia, aunque el destino del hombre ya estaba sentenciado. 

Rompió una ventana y escapó para evitar ser intubado por COVID.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) informó en un comunicado difundido a los medios que al momento de localizar al paciente éste ya se encontraba sin signos vitales, motivo por el cual se solicitó apoyo al Ministerio Público para el trámite correspondiente. La institución recalcó que los pacientes diagnosticados con Covid-19 reciben una atención humana del personal de salud, y en todo momento se garantiza un trato digno para ellos. 

“Durante el turno vespertino y en el pase de visita por parte del sector médico, se le explicó que por su estado clínico era necesario realizar ventilación mecánica debido a complicaciones de salud. El paciente al conocer su situación, se retiró el catéter con el suero y con el tripié de la venoclisis amenazó al personal del IMSS, posteriormente rompió un cristal y salió corriendo hacia la vía pública”, describió el comunicado.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1