Coronavirus: la Ciudad mira la multiplicación de casos para explicar la etapa de la cuarentena incómoda



La del martes será una nueva etapa en la cuarentena que se inició el 20 de marzo. Y para la Ciudad de Buenos Aires quizá sea la más incómoda. Es que, a diferencia de lo que pasó hace dos semanas, cuando las restricciones se aflojaron, ahora volvieron a endurecerse. Habrá controles más rigurosos para circular y moverse en transporte público. Y muchos comercios que abrieron tendrán que volver a cerrar en las áreas comerciales en las que hay más circulación de gente. 

Los cambios en el período que se inicia desde este martes obedecen a que la aparición de nuevos casos se quintuplicó desde el 9 de mayo, cuando se anunció la etapa que aún transcurre. El foco de las autoridades porteñas está puesto en el crecimiento acelerado del contagio en villas; pero sin embargo el patrón de aumento se repite en el resto de la Ciudad, con lo cual es una cifra que no dejan de mirar y que sirve como argumento para las nuevas restricciones.

Hasta el parte diario difundido este domingo a la mañana, la Ciudad tenía 6.146 casos confirmados y 185 fallecidos. En las villas, en tanto, los contagiados suman 2.313 y 22, respectivamente. Mientras que los casos correspondientes al 8 de mayo, cuando se anunció la apertura de comercios, eran 2.211 en toda la Ciudad y 479 en las villas, con 113 y 6 muertos, respectivamente. En ese momento, en un sólo día se identificaron 107 infectados nuevos (60 en barrios vulnerables); este sábado hubo 396, de los cuales 197 fueron en villas.

COVID-19 en barrios vulnerables de la Ciudad

Tocá para explorar los datos

Fuente: GCBA Infografía: Clarín

¿Por qué será incómoda esta nueva etapa? Las medidas de apertura tomadas hace dos semanas obedecieron, en parte, a blanquear una situación que ya se veía en las calles. Había más gente, comercios abiertos o funcionando pese a que no podían hacerlo. Y un aumento en la circulación y el uso del transporte público.

El crecimiento de contagios mantenía un incremento moderado y pareció una buena oportunidad para “aflojar” las condiciones del aislamiento que había comenzado el 20 de marzo y evidenciaba signos de agotamiento.

El escenario cambió ahora. Los contagios se multiplican y, más allá de los barrios vulnerables, cuyos casos están en el orden del 50 por ciento de los infectados diarios que se dan en la Ciudad, la circulación del virus se verifica en todo el suelo porteño. 

“Habíamos dicho que si la situación lo requería las medidas que se tomaron podían revisarse”, repitió el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, tanto el sábado a la noche en la quinta de Olivos como este domingo en la sede del Ejecutivo porteño, en la calle Uspallata.

Aunque no se exprese en público, la cuarentena incómoda también la padecen los miembros del Gobierno porteño. Los reclamos, que ya se escuchaban de los comerciantes de ropa y calzado, que aún no pudieron abrir ni un día, se hicieron públicos de manera casi simultánea al anuncio. La Federación de Comercio e Industria de la Ciudad de Buenos Aires (FECOBA), emitió un comunicado en el que habló de “un retroceso en términos de recuperación de la actividad y presupone una aceleración en el proceso de quebranto que atraviesa el sector”. 

Mirá también

También volverá a ser más incómodo circular. Los controles rigurosos de las primeras semanas posteriores al 20 de marzo, con retenes y demoras de varias horas, se fueron aflojando. Ahora se anunció que se volverán más intensos con 430 agentes de tránsito y 250 policías.

La Ciudad mantendrá el esquema de 38 accesos habilitados, pero por los controles del nuevo permiso, que se podrá tramitar hasta el 29 de este mes, regresarán las colas en autopistas y puentes. También en los transportes públicos que ingresan a la Ciudad y los que circulan dentro del territorio porteño. Aunque ya regía la prohibición de uso para los trabajadores no esenciales, de cuyo traslado debe hacerse cargo el empleador, ahora se anunció que se verificará su cumplimiento. 

Las medias porteñas relacionadas con el transporte se enmarcan en el crecimiento que hay dentro del área metropolitana. Y con restringir el movimiento de gente en trenes, subtes y colectivos, un espacio propicio para la propagación de la enfermedad.

Con el feriado del 25 de Mayo por delante, el martes será el primer día hábil de la nueva etapa. Con menos circulación de gente en las áreas de más concentración esperan desacelerar el crecimiento de contagios, aunque esa evaluación podrá hacerse recién en diez días, cuando se pensará en cómo seguirá la cuarentena después del 8 de junio.

El uso del transporte públicoen el área metropolitana

Tocá para explorar los datos

Fuente: MINISTERIO DE TRANSPORTE Infografía: Clarín

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1