Coronavirus en la Ciudad: la baja del R abre la puerta a más flexibilizaciones de la cuarentena



La semana próxima, Alberto Fernández tiene que reunirse nuevamente con Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof para definir cómo sigue la cuarentena después del 30 de agosto. Y el jefe de Gobierno porteño irá a ese encuentro con un dato alentador que abre la puerta a mayores flexibilizaciones: la baja del R por 10 días consecutivos.

El R, también llamado R0 o erre, es el índice de contagiosidad, la cantidad de personas que contagia un infectado en determinado momento de la curva. Si el valor del R es 1,1, significa que 10 contagiados infectarán a otros 11 en un tiempo determinado.

El R está hoy en 0,95. En el Gobierno porteño celebran como positivo este indicador, ya que nunca la Ciudad había mantenido por tantos días consecutivos el R debajo de 1. Sin embargo, están lejos de “cantar victoria”, y así lo hizo saber el ministro de Salud, Fernán Quirós, en la conferencia de prensa de este viernes por la mañana.

“Está en 0,95, hay una tendencia leve pero sostenida al descenso de casos, lo cual no significa nada en términos de relajación porque la cantidad de casos por día son altos”, remarcó Quirós, quien insistió en que se está “sutilmente debajo de uno, pero no hemos pasado lo peor porque todavía el número de casos por día es muy alto”.

¿Cuándo se habrá pasado el pico? Desde Salud no arriesgan una fecha. No pueden decir cuántos días debería seguir el R por debajo de 1, ni a cuánto tendría que bajar ese número para poder afirmar que ya estamos descendiendo la pendiente. Lo que sí afirman es que si la tendencia optimista persiste, ese descenso del R no será abrupto.

“Para tener un R de 0,5 tenés que pasar de 1.000 casos a 500 casos y eso no va a pasar de un día para el otro”, aclaran. La bajada de los casos diarios, pronostican, será como fue la subida: ese pico que tanto se hizo esperar terminó siendo una meseta, y habrá que desandarla también para el descenso. “Bajar la cantidad de casos diarios va a ser muy paulatino y muy estirado en el tiempo”, anticipan.

El jueves hubo 1.280 casos registrados en el ámbito porteño, pero en la Ciudad no miran días aislados, sino que hacen análisis por semana. Y lo que ven es una estabilización, a la que también está tendiendo el GBA. La disparada de los casos del parte de cada noche, explican, se atribuye a los focos que están creciendo en el Interior, como en la provincia de Jujuy. CABA y Provincia de Buenos Aires representaron el jueves el 79% de los casos, cuando en algún momento concentraron el 95% del total país.

”Llevamos unos 10 días de descensos, de un promedio diario de 1.200 a 1.300 casos a un promedio diario actual que está en 900 a 1.000 casos por día”, contabilizó Quirós en la conferencia. Otro número que su cartera sigue muy de cerca y que también da lugar para el optimismo es la ocupación de camas. Los pacientes leves internados en hoteles bajaron casi a la mitad (llegaron a ser 3.000 y hoy son 1.600), de las camas moderadas están ocupadas 759 (cuando llegaron a ser 1.000) y la curva más crítica, la de terapia, si bien tiene oscilaciones hace un mes que se viene manteniendo alrededor de 280 pacientes.

“No hay que ser demasiado optimistas ni confiarnos, y mantener la prudencia y precaución. Pero esto te permite pensar en avanzar un poquito más, en ir de a poco desandando las medidas”, conceden en el Gobierno porteño, en referencia al plan de aperturas en etapas que tiene la administración Rodríguez Larreta. 

El escenario optimista que esperan es que con estas próximas flexibilizaciones se siga manteniendo la tendencia a la baja paulatina del R y la ocupación de camas. “Cuando se estabilicen esos indicadores de forma sostenida con mayor circulación, recién entonces podremos empezar a pensar que lo peor ya pasó”, concluyen.

AS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2